miércoles. 21.02.2024
Lola Bañon

A pocos días del inicio del conflicto entre Israel y Palestina, la periodista Lola Bañon echa un poco de luz para aclarar la niebla que se cierne en las fake news que circulan por los medios de comunicación del mundo. 

Lola Bañon ha trabajado como corresponsal de la televisión valenciana en temas de Oriente Medio y ha cubierto el conflicto palestino-israelí. Además, es profesora en la Universidad de Valencia y trabaja en la ONU en la gestión de los refugiados. 

Entrevistada por Roberto San Martín para el programa radial “Cenizas de Babilonia. Diáspora Española” (AM 830 Radio del Pueblo) la periodista trazó un panorama clarificador sobre lo que está sucediendo entre Israel y Palestina. 


Hoy hemos visto crónicas en varios medios, de una y de otra tendencia y nos hemos encontrado con algunas portadas muy contradictorias respecto al bombardeo del hospital que generó más de 500 víctimas. ¿Qué opinas de esa equidistancia de una mayoría del periodismo español ante hechos tan graves como este, y cuáles son los límites de la ética periodística y a qué escenario nos llevan traspasarnos de esta forma?

La propia génesis del conflicto es un campo de falsedades, de mitos históricos levantados para construir discursivamente

En Europa tenemos una situación bastante complicada a la hora de poder contar los hechos porque tenemos una concentración de la propiedad de los medios de comunicación. Legalmente existe una libertad de expresión, pero existe una concentración de temas, lo que se llama una agenda temática pobre. Todo el mundo habla de lo mismo, todo el mundo dice lo mismo, y siempre se oyen las mismas voces y los mismos expertos. En un conflicto como el de Israel y Palestina, donde hay unas connotaciones políticas y también intereses económicos, porque los holdings económicos están vinculados a los gobiernos; existe muchas veces dificultades para poder contar la verdad. En la guerra es difícil contar la verdad cuando hay buenas condiciones periodísticas, pero en este caso resulta extremadamente complicado y el resultado es que, por ejemplo, hemos visto algunas portadas donde se atribuye la autoría a Israel, otras portadas donde se atribuye la autoría a Hamas, y la realidad es que de momento, lo único que podemos decir es que dentro de la ética periodística nadie tiene la prueba definitiva en mano todavía. Puede haber conclusiones, pero hasta que no existan pruebas definitivas siempre debemos guardar distancia y reflejar las versiones. Pero estamos en un conflicto donde la verdad ha estado ausente desde hace más de setenta años. La propia génesis del conflicto es un campo de falsedades, de mitos históricos levantados para construir discursivamente. Yo siempre digo que para hacer una acción militar, una acción política, previamente es necesario elaborar un discurso; y en el caso de este conflicto es una realidad.

¿Cuáles han sido las fake news y cortinas de humo más difundidas para manipular la opinión pública respecto a la realidad del pueblo palestino durante los años que tú has hecho de corresponsal y hasta la actualidad?

Ahora conocemos a las fake news con ese término, pero las noticias falsas son consustanciales no solamente a la historia del periodismo sino también a la historia de la condición humana. Yo creo que la misma fundación del Estado de Israel está sentada discursivamente sobre una gran mentira. Por ejemplo: n pueblo sin guerra para una tierra sin pueblo, esto realmente no es así. La sociedad palestina era una sociedad organizada, había equipos de fútbol, había periódicos; la existencia de prensa es un indicador muy sólido de la existencia de sociedades organizadas. Había una agricultura fértil, otro mito construido es que los israelíes hicieron de un desierto un lugar fértil. Ya existía Palestina. Y tantas verdades falsas que se presentan a la opinión pública para justificar grandes operaciones militares. No solamente fue Irak, Palestina siempre ha sido escenario de este tipo de mentiras. En la otra parte podemos registrar también verdades que no han sido confirmadas, y por tanto no se pueden vender como verdades. Por ejemplo el caso de que Hamas haya sido creado por Israel. Desde mi punto de vista no ha sido creado por Israel, pero sí ha sido consentido su crecimiento y su desarrollo. Hay que tener mucho cuidado con el lenguaje, en cómo y en qué momento se cuentan las cosas. Una operación como la creación de un estado, el establecimiento de hostilidades, todo esto necesita siempre un discurso, por eso la palabra es tan importante y por eso también el periodismo tiene una función social y política sin ninguna duda fundamental. Sin la colaboración de ciertos medios es imposible sostener que una opinión pública tenga una operación militar, por ejemplo.

Tú, desde los acuerdos de Oslo trabajaste este tema desde la corresponsalía de Canal Nou de Televisión Valenciana. Tras tantos años cubriendo esa realidad, ¿qué cambios de convicción has tenido en tu visión al día de hoy sobre este conflicto? 

Justamente los acuerdos de Oslo fueron la ocasión para mi experiencia periodística, de entender que las cosas no eran como nos la estaban contando los medios mayoritarios. Yo trabajaba en una televisión autonómica, por tanto pública pero pequeña en dimensiones, y observaba que el ambiente general de Europa era de decir que ya habíamos finalizado el conflicto, que los acuerdos de Oslo cerraban un ciclo de violencia, que todas las partes habían salido ganando. Yo en esa época era estudiante de árabe y aproveché unos días libres que tenía, para irme a Palestina, en el año 1995. La sorpresa mayúscula que me llevé al llegar a Tel Aviv fue que había un cierto optimismo, pero cuando entrabas en territorio palestino había una enorme insatisfacción, porque pensaban que habían hecho unas concesiones que después no iban a ser recompensadas tal y como recogían los acuerdos, porque los acuerdos lo que decían era que poco a poco Israel iba a ir abandonando gradualmente el territorio. No solamente eso no ha ocurrido, sino que Israel ha seguido construyendo asentamientos en tierra palestina, haciendo por lo tanto imposible la viabilidad de un estado. ¿Cómo ha cambiado la gente?, bueno, desde el punto de vista de mi observación en estos años, yo creo que el gran error que ha hecho Israel en estos años es anular la interlocución, desautorizar a los palestinos que sí que podían haber sido interlocutores, que son las personas de la autoridad palestina, las personas que componían la OLP en la cual no está Hamas. Lo que muy poca gente se plantea y sabe es que islamistas palestinos no hubo hasta los años ‘80s; Hamas es una rama de los Hermanos Musulmanes, pero hasta los años 80s no tuvieron implantación en el territorio palestino. Por lo tanto, el hecho de que los palestinos vieran, año tras año, que no consolidaban ningún logro de aquellos prometidos en Oslo, les daba la sensación de que la autoridad palestina no defendía sus intereses. Poco a poco han ido perdiendo credibilidad y afectos entre la población palestina, y esto ha sido un gran error porque ha privado de una posibilidad de interlocución importante. Israel, desde mi punto de vista, ha anulado el poder que podía tener la autoridad palestina sobre su gente. Hay zonas de Cisjordania, en las cuales no pueden entrar, y por tanto no puede controlar. Muchas facciones palestinas les acusan de no defender intereses palestinos y de ser colaboracionistas. Mi experiencia personal es que evidentemente hay gente corrupta en la autoridad palestina, pero hay otra gente que realmente son genuinos defensores de los palestinos; gente con principios y gentes que realmente lo que quiere es el bien para su gente. Yo creo que ahí Israel ha perdido una posibilidad de interlocución. ¿Con quién va a negociar ahora Israel? ¿Con Hamas?

¿A qué se debe, según tu punto de vista, que Mahamud Abás no haya planteado elecciones en Palestina desde el año 2006. ¿No son muchos diecisiete años sin plantear algún tipo de comicios dentro de lo que es Palestina?

Israel no está teniendo un discurso extremadamente belicista contra Irán, y esto lo que denota claramente es que Israel está siendo muy prudente porque sabe que si el conflicto se extendiera, Hezbollah tendría más ayudas

En primer lugar, como Palestina está cuarteada, no hay movilidad, no hay continuidad territorial, organizar unas elecciones es francamente complicado, porque serían siempre elecciones bajo control Israelí. Pero hay más razones como también seguramente te estás imaginando. Las últimas las ganó Hamas, entonces occidente, es decir Europa y Estados Unidos fundamentalmente, pues siempre han visto la posibilidad muy sólida de que Hamas ganara las elecciones. Y esto es un escenario que para la política internacional no es conveniente o no entra dentro del diseño que hace occidente. Y esta es la razón por la que no se plantean comicios electorales porque en este momento si en Palestina hicieran unas elecciones francamente habría muchísimas posibilidades de que Hamas fueran los vencedores. Siempre hay que pensar que Hamas tiene una rama armada, pero es además una formación política, que tiene implantación en órganos de gobierno y muchísimos seguidores, incluso muchos cristianos. Es una formación islamista pero hay muchos palestinos cristianos que defienden a Hamas en cuanto que le consideran que son defensores de los intereses de los palestinos. Es muy difícil que haya comicios. Hay un problema en el liderazgo palestino de la parte llamada laica, de formaciones que no son religiosas confesionales. Mahmud Abás es un hombre muy mayor, no hay liderazgos claros por causa de la inestabilidad política que tiene la autoridad palestina. Es una situación muy difícil cuando tienes que estar luchando con una ocupación y colaborando a la vez en la seguridad con Israel, y obligado a negociar bastantes cosas. Es una posición que a la autoridad palestina la desautoriza totalmente de cara a su propio pueblo. Porque a su propio pueblo no pueden decirle que han conseguido beneficios para ellos. 

¿Cuál puede ser la labor o la misión de Hezbollah, en estos momentos en los cuales se está llevando todo el protagonismo Hamas?

Siempre digo que para hacer una acción militar, una acción política, previamente es necesario elaborar un discurso; y en el caso de este conflicto es una realidad

Pues es muy importante porque si se abriesen las hostilidades por la parte norte, Israel se podría meter en una situación realmente complicada. Yo siempre digo que mucha gente observa la parte religiosa, la parte confesional del conflicto. Yo observo con estupor a muchos comentaristas llamados expertos decir, “bueno, es que Hezbollah son Chiitas y Hamas son Sunitas y por tanto….”. La cuestión de la confesionalidad religiosa tiene una importancia relativa en este aspecto, porque ellos colaboran, y el colaboracionismo de estas dos entidades está basado en una decisión de Israel. Hace muchísimos años, cuando Hamas estaba en sus inicios, pues Israel deportó a un grupo muy numeroso de militantes de Hamas a las montañas del Líbano. Y allí, en medio de las montañas del Líbano, sin comida ni agua, los que acudieron a ayudar a los expulsados fueron los guerrilleros de Hezbollah, que les llevaron comida, tiendas de campaña y también les hicieron los primeros entrenamientos militares. La relación entre Hamas y Hezbollah es de antiguo, se consideran movimientos de resistencia y Hezbollah mantiene el eje con Irán, y ahí está el peligro de la extensión del conflicto. Hezbollah es un factor muy muy importante. No olvidemos que se considera vencedor del último enfrentamiento bélico que tuvo con Israel. Sería realmente catastrófico que Hezbollah decidiera ampliar las hostilidades porque realmente podría ser para Israel una situación francamente difícil. Israel no está teniendo un discurso extremadamente belicista contra Irán, y esto lo que denota claramente es que Israel está siendo muy prudente porque sabe que si el conflicto se extendiera, Hezbollah tendría más ayudas y aquí sí que nos podríamos enfrenar a un escenario realmente muy complicado e imprevisible.

“Sería catastrófico que Hezbollah decidiera ampliar las hostilidades”