sábado. 02.03.2024

El presidente de la Plataforma “Va Por Ti Ecuador”, Alex Flores, analizó las realidades socio-económicas de Argentina y Ecuador, trazando paralelismos entre ambos países latinoamericanos. “Lo que vemos en Ecuador es a un psicópata al frente del gobierno argentino”, sostuvo entre otras definiciones, acerca de la llegada de Javier Milei a la Casa Rosada. 

Entre otros temas, Flores hizo hincapié en la amenaza que representan las grandes élites económicas globales para los países latinoamericanos y sus continuidades progresistas. Habló además de las formas de contrarrestar las argucias de las derechas para mantener ocultos los daños que generan a las sociedades en vías de desarrollo. “Todo va por el tema económico. De ahí que la lucha ecologista y la lucha feminista tiene que ser transversal al tema económico. Porque ahí está la verdadera lucha. Son tan poderosos que no se sabe cómo contraatacarlos”.

Flores hizo hincapié en la amenaza que representan las grandes élites económicas globales para los países latinoamericanos y sus continuidades progresistas

¿Cómo ves la situación política y económica actual en Ecuador tras la asunción de Daniel Noboa, y qué perspectivas ves a corto y mediano plazo?

La verdad es que en Ecuador lo tenemos bastante complicado; aunque creo que Argentina la está pasando mucho peor que Ecuador, aunque vamos por la misma línea pero con tiempos diferentes. En Ecuador están siendo más taimados para rebelar todo su plan neoliberal brutal; entre otras cosas porque es un gobierno de transición. Un año y medio más y Noboa va a querer la reelección, que la tiene fácil ahora mismo. Cuando empiece un período de cuatro años, va a dejar ver su verdadero rostro, más de lo que lo está dejando ver ahora. En el caso de la Argentina es ya de análisis sociológico. 

Desde fuera vemos a un psicópata como Milei al frente de Argentina, que se cree el ungido dentro de la doctrina sionista. Hay que analizar el discurso de Milei, sobre todo el de posesión, cómo hace alusiones a la torá y principalmente a lo que manda la cabalá; hay que analizarlo muy de fondo. Algo que une a Argentina y a Ecuador, por desgracia, es el peligro que sería en este caso derrocar a Noboa o a Milei. Peligro entre comillas, porque quienes vienen detrás son dos mujeres en ambos países. En el caso de Argentina tenéis a la vicepresidenta Victoria Villarruel, y en Ecuador a Verónica Abad, las dos son más fascistas que los propios presidentes. Pero al menos Argentina tiene bien definido el enemigo político, el enemigo a combatir, políticamente hablando. 

La situación en Ecuador es más compleja de luchar que en Argentina. Y en los dos países el efecto va a ser mortal para los pueblos

En el caso de Ecuador, Noboa tiene la reelección fácil en el 2025, gracias al apoyo de la Revolución Ciudadana de Rafael Correa. Si las medidas neoliberales son respaldadas por esta formación que en principio es de izquierdas…. Para que se entere todo el mundo, la RC5, de Rafael Correa, se ha convertido en el Psoe ecuatoriano, la derecha carnívora, que es el PP, y el Psoe, que es la derecha vegetariana. Y en este caso, la Revolución Ciudadana se ha convertido en una derecha vegetariana en base a unos pactos de gobernabilidad entre Rafael Correa y Daniel Noboa para dar paso a leyes tremendamente perjudiciales para el pueblo, pero que le conviene a estos oligarcas Y ya lo hizo Rafael Correa en el caso de Guillermo Lasso allá por 2021 cuando también dejó pasar leyes claras, las mismas que dieron paso a que Ecuador se convierta en un paraíso fiscal durante todo el año 2022. Eso implicó la llamada a los poderosos carteles del narcotráfico a que viniesen al Ecuador a lavar dinero no solo del narcotráfico sino de muchos otros delitos internacionales, de forma legal. Y eso implicó también que se agudizara el drama del sicariato, el auge del narcotráfico, de extorciones a los negocios, igual que en la mafia. Todo esto fue gracias al pacto de Rafael Correa con Guillermo Lasso al convertir a Ecuador en un paraíso fiscal. En el caso de Daniel Noboa también existe un pacto, y por lo que sabemos por fuentes internas ese pacto es por lograr el regreso de Rafael Correa. 

No puedes combatir a un régimen con las fuerzas -entre comillas- de izquierda, apoyándolo descaradamente. Se está anteponiendo el interés de unas pocas personas, por muy justas que en algunos casos pueda ser dentro de la persecución política, pero no se puede y no se debe anteponer el bienestar de un pequeño grupo de personas, que en su día fueron representantes políticos, por sobre el bienestar de todo un pueblo de dieciocho millones de personas. Es inaudito porque no solo se está hipotecando literalmente el país para que sea absolutamente privatizado. La situación en Ecuador es más compleja de luchar que en Argentina. Y en los dos países el efecto va a ser mortal para los pueblos.

La lucha ecologista y la lucha feminista tiene que ser transversal al tema económico. Porque ahí está la verdadera lucha

Siempre se dice que hay una similitud en cuanto a las políticas en Argentina o en las que se están dando en otros países. Todo parece mandado por una dirección por parte de los poderes fácticos, los fondos buitre y el propio gobierno norteamericano, para intentar controlar la soberanía de los pueblos, las riquezas, el litio, el petróleo y el gas, ¿Crees que esta es una nueva etapa en lo que se refiere a intentar controlar a los estados latinoamericanos, que están utilizando tanto a Noboa como a Milei como conejillos de indias para implantar estas políticas neoliberales?

Yo creo que para poder explicar todo esto hay que comparar el esquema geopolítico mundial con una empresa. El poder detrás del poder. Los accionistas son los dueños de la empresa, luego el gerente general, debajo los directores, debajo los gerentes operacionales, debajo los jefes departamentales y luego los trabajadores, los empleados. Eso es así en el aspecto geopolítico mundial; me refiero a las superpotencias del norte global frente al sur global; donde hay esas escalas en la élite de un reducido grupo, y luego va para abajo, a los poderes criollos, que siguen siendo élites pero que están por debajo de esos poderosos de arriba. En esa lucha de control sobre los países tenemos que ser conscientes que todo pasa por el dominio económico y tener a millones de personas como esclavos, a tu servicio, y además poder robarles todos los recursos que tengan. Todo va por el tema económico. De ahí la lucha ecologista y la lucha feminista tiene que ser transversal al tema económico. Porque ahí está la verdadera lucha. Son tan poderosos que no se sabe cómo contraatacarlos. Y todo va en relación a instrumentos que estos poderosos en contubernio con las élites criollas que a su vez tienen el contubernio de gobiernos no solo de derecha, no solo fascistas como el de Milei, sino también los supuestamente progres. Esos instrumentos que utiliza la élite son ocultados y no son debatidos con la población. Hay que combatir con la información hacia la población para que sepamos cuál es el punto débil del enemigo, no solo político sino de clase social; los de arriba que siempre están contra los de abajo. Hay que juntarse y ver las opciones desde el sur global para combatir. Hay que devolver el golpe, pero de forma democrática, constitucional, inteligente, organizada, coordinada, y entonces sí podremos avanzar. 


FUENTE: “Cenizas de Babilonia. Diáspora Española”

“Lo que vemos es a un psicópata al frente del gobierno argentino”