sábado. 20.04.2024
Foto: Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura

La organización Bread for the World publicó esta semana un nuevo comunicado que ahonda en la crisis humanitaria que asola a Honduras. El incremento de la pobreza generalizada, la violencia, el hambre y la desnutrición son los puntos salientes de un informe demoledor: Casi el 63 por ciento de la población vive por debajo del umbral de pobreza nacional, uno de cada cuatro niños tiene retraso en el crecimiento o desnutrición crónica, y la tasa de asesinatos es una de las más altas del mundo.

El hambre afecta al 70 por ciento de la población

El Programa Mundial de Alimentos (PMA), por su parte, desarrolló un documento en cual se puntualiza en las razones por las que Honduras, junto a Guatemala, se ha convertido en el país más pobre de la región. Las altas tasas de desempleo y los bajos salarios son particularmente comunes en el Corredor Seco, la región más vulnerable. Allí, el 68 por ciento de la población está desempleada. Los motivos que explican el creciente número de hondureños sin trabajo están en la sequía, en el cambio climático y en la destrucción generalizada de los cultivos por la enfermedad roya de café. La roya es la enfermedad más destructiva del cafeto y la de mayor importancia económica a nivel mundial, debido a que provoca la caída prematura de hojas, propiciando la reducción de la capacidad fotosintética, así como el debilitamiento de árboles enfermos. Es la causa por la que el sector agrícola se encuentra en su peor crisis, habiendo diezmado medios de subsistencia e incrementado la inseguridad alimentaria. 

En febrero de 2022, La FAO -el organismo dependiente de la ONU que dirige las actividades internacionales encaminadas a erradicar el hambre- incluyó a Honduras en la lista de los países americanos en riesgo de inseguridad alimentaria y hambruna. Más de 3 millones de hondureños padecen de hambre. Se trata del 70 por ciento de la población. Y las causas de esta realidad no acaban en las razones anteriormente señaladas, sino que, además, tienen su explicación en la entrega de los recursos del Estado a empresas privadas; una maniobra silenciosa que, al compás del expolio del erario público, está provocando una catástrofe sin eco en los grandes medios de comunicación. 

Empeora la situación en Honduras