miércoles. 21.02.2024

El pasado 11 de junio, hace ya algunos días, el Consejo General de la Confederación Sindical Internacional (CSI), convocó nada menos que un “Congreso Mundial Extraordinario” para el próximo 12 de octubre. Y esta convocatoria es para algo serio: se trata de elegir un/a nuevo/a Secretario/a General del sindicalismo mundial, cuestión muy importante, ya que se trata de la dirección del sindicalismo global, con posible incidencia en el devenir de las condiciones de vida y de trabajo para la clase trabajadora de este nuestro mundo.

De ello me enteré de forma casual buceando [1] en este complejo mundo de la información. Una noticia, un congreso “extraordinario” sindical mundial, que sigue ignorada en los canales más adecuados para ello.

Convocado un Congreso Mundial Extraordinario, el próximo 12 de octubre, para elegir un/a nuevo/a Secretario/a General del sindicalismo mundial

Recordemos (a ello me refería hace poco [2]), el 21 de noviembre del año pasado era elegido Luca Visentini como Secretario General de la CSI. La actual vacante resulta de la decisión del Consejo General del sindicalismo mundial de “retirarle su confianza” como consecuencia de su implicación en el “Qatargate” que llevó a la cárcel primero, y a un proceso en marcha después, a dirigentes del Parlamento europeo como consecuencia de su supuesta corrupción por Qatar en su intento de blanquear las medievales condiciones de trabajo de este Estado del Golfo. Luca Visentini, en las redes del negocio, reconoció que había recibido una cuantiosa aportación de decenas o cientos de miles de euros de Qatar para su campaña para conseguir la Secretaria Sindical General, afirmando que “sin nada a cambio”. No convenció al Consejo General de la CSI y fue separado de sus funciones. Luc Triangle asumió provisionalmente la Secretaría General a la espera del previsto Congreso Extraordinario, convocado ahora para el 12 de octubre.

En su momento me pareció que esta evidente crisis de la estructura del sindicalismo mundial era una oportunidad para el necesario viraje en la inercia burocrática de esta organización sin un proyecto sindical global eficaz. Fracasaron los Congresos de la CSI de 2018 en Copenhague y de noviembre 2022 en Melbourne en los que se frustraron las propuestas de profunda renovación en la dirección de la CSI planteadas respectivamente por las candidaturas de Susanna Camusso y de Kemal Özkan.   

Es necesario que esta historia no se repita. Todavía hay tiempo si las direcciones de los sindicatos organizados en la CSI se lo plantean.

Tiempo aún, aunque poco, para un amplo debate sindical. En cada país, en cada Federación Sindical Internacional, en las cadenas de valor de las multinacionales, para examinar en cada ámbito las exigencias de la acción sindical transnacional, global, su relación con la acción sindical diaria desde cada centro de trabajo, y con la más adecuada estructura de la dirección del sindicalismo mundial, personas y formas de trabajo. Para examinar el programa de cada candidato/a, cómo se plantea el avance hacia el proclamado objetivo de la CSI de un Nuevo Contrato Social global para defender la dignidad del trabajo en el mundo. Tiempo hay para que los/las candidatos/as se expliquen y escuchen, también si hay uno/a solo/a.

Se plantea el avance hacia el proclamado objetivo de la CSI de un Nuevo Contrato Social global para defender la dignidad del trabajo en el mundo

Propongo, o sugiero, dos debates online mundiales, uno en cada hemisferio, con directa intervención de estructuras sindicales mundiales, y transmitido en abierto a todas las personas interesadas (perfectamente posible al igual que el convocado Congreso extraordinario del 12-O). El sindicalismo, desde la básica solidaridad de la clase trabajadora mundial, es sin duda el ámbito en el que mejor podría desarrollarse esta experiencia de debate global. 

La nota del Consejo General de la CSI del 15 de junio antes mencionada indica que: El Congreso, que se celebrará en línea, elegirá a un/a nuevo/a Secretario/a General de la CSI y examinará un número limitado de enmiendas a los Estatutos de la CSI”. Y que “los/las candidatos/as debían haber sido nombrados/as por el 10% del número total de organizaciones afiliadas a la CSI o el 10% de la membresía de la CSI”

Manos a la obra, pues. Que se llene de contenido esta burocrática convocatoria. Poco tiempo queda hasta el 12 de octubre, pero suficiente para que además de nombres para un/a nuevo/a Secretario/a General, el proceso hasta su elección pueda suponer una contribución al necesario avance de la acción social global para la sostenibilidad del planeta en todos los órdenes, social, ambiental, económico …, para el avance hacia ese otro mundo que anhelamos cuando proclamamos ¡“otro mundo es posible”!


[1] https://www.ituc-csi.org/ITUC-General-Council-Extraordinary-Congress-es?lang=es&msdynttrid=w9Iwabsh9FmOd2EK5ZRLt832Dgi_xCgfscOlRdnmc-0
[2] Congreso extraordinario de la Confederación Sindical Internacional (nuevatribuna.es)

CSI: ¿alguien sabía algo? Aún hay tiempo