<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
jueves. 26.01.2023
BOLIVIA

Respuesta al exgobernador de Santa Cruz

Señor Luis Fernando Camacho Vaca, exgobernador de Santa Cruz | Penal San Pedro de Chonchocoro | La Paz (Bolivia).

Ponchos Rojos haciendo vigilancia fuera del Penal De Chonchocoro
Ponchos Rojos haciendo vigilancia fuera del Penal De Chonchocoro

De mi mayor consideración:
He leído la carta que usted ha escrito desde el Penal de Chonchocoro. Y no me sorprende las mentiras que menciona. Usted siempre ha sido un hombre de conducta oscura en donde el engaño, el odio y la violencia son parte de su personalidad. Para empezar, déjeme aclararle: la fiscalía general del Estado Plurinacional de Bolivia, lo citó cuatro veces para que usted declare sobre el caso “Golpe de Estado I”. Y usted creyéndose el Dios intocable de Santa Cruz, y bien atrincherado entre las logias cruceñas, hizo caso omiso. Se burló del Estado boliviano. Es más, con sorna dijo: “Si me quieren meter preso que vengan a mi pueblo, porque yo no voy a ir a entregarme al masismo”. Durante dos años no fue a declarar a la Fiscalía. Finalmente, el 31 de octubre del año pasado se emitió la orden aprehensión en su contra. Usted lo sabía muy bien. Usted es abogado y tiene a su disposición otros abogados. Y no hicieron absolutamente nada. En consecuencia, su detención es correcta y de acuerdo a la ley. No sea cobarde al hablar de secuestro. En todas partes del mundo cuando una persona, como usted, comete desacato ante las funciones del Estado, es detenida por las fuerzas de seguridad. En este sentido, se ha cumplido lo que usted pedía. Y ahora está en la cárcel de máxima seguridad. 

Usted utiliza exactamente los mismos métodos de la señora Jeanine Añez: su enfermedad, que ha caído en las garras de la dictadura masista, que fue secuestrado, que lo tratan mal, que es una injusticia, etc. Y de nada le sirvió a la señora Añez. El Gobierno de Luis Arce Catacora, conforme la ley, ha tomado medidas para cuidar su salud. El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, informó: “El excívico Fernando Camacho tiene en la cárcel de Chonchocoro a su disposición un equipo de 18 profesionales entre médicos generales y especialistas. En las cárceles de Bolivia hay muchos presos con problemas de salud, y ninguno de ellos disfruta de esas ventajas que tiene usted. Qué injusticia, ¿verdad?

Si usted, en el futuro, decide quitarse la vida; es problema suyo. Y no eche la culpa al Gobierno, porque su muerte tendrá nombre y apellido de usted.

En ningún país del mundo se ha visto que una familia privada, en este caso, la familia Camacho Vaca negocie con los militares mientras se prepara un golpe de Estado

¿Se acuerda de aquel día cuando habló, frente al monumento del Cristo Redentor, junto con Marco Pumari? Los dos con voz hitleriana, anunciaron a voz en cuello, la caída del Gobierno de Evo Morales. ¿Se acuerda del video que circula por las redes sociales? Cuando dice: “Fue mi padre quien cerró con los militares para que no salgan a reprimir; fue por esa razón que la persona que fue justamente a hablar con ellos, a coordinar todo, fue Fernando López, actual ministro de Defensa. Es por eso que él está de ministro de Defensa, para cumplirles los compromisos”. En ningún país del mundo se ha visto que una familia privada, en este caso, la familia Camacho Vaca negocie con los militares mientras se prepara un golpe de Estado. 
 ¿A qué obedece esa conducta? ¿Por qué el siniestro Fernando López habló con los militares? ¿Cuáles son los compromisos que usted menciona? ¿Quiénes están detrás del golpe de Estado? ¿Cuánto dinero recibieron de EEUU? 

Hay muchas sospechas al respecto y el pueblo boliviano tiene derecho a saber la verdad.

Esos dos actos fueron el principio del golpe de Estado contra el presidente Evo Morales Ayma. Luego vinieron las reuniones en la mal llamada Universidad Católica. En esa casa de estudios se reunieron personas de tendencia ultra fascista y, sin ningún mandato, pusieron a la señora Añez como la presidenta del Estado Plurinacional de Bolivia. El golpe de Estado se hizo realidad. Y, en consecuencia, se llevaron a cabo todo lo que ya se conoce. 
Usted es el brazo articulador para la violencia que se genera en Santa Cruz. Una violencia que se ha dado en todos los ámbitos de la sociedad. El pueblo boliviano no busca venganza ni revanchismo. Lo que busca, con poderosas lámparas de carburo, con sombreros, ponchos y whipalas; es Justicia y nada más. ¿Usted cree que los Ponchos Rojos que hacen vigilancia fuera de Chonchocoro están locos? ¿Cree usted que los pueblos originarios que reclaman justicia, son desquiciados mentales? ¿Cree usted que los familiares de los asesinados, durante la dictadura de Añez, son esquizofrénicos? Nada de eso, señor Camacho.

Usted es uno de los actores intelectuales de toda la violencia y la ruptura constitucional en Bolivia, a partir del golpe de Estado de la señora Añez y su Gobierno

En conclusión, usted es uno de los actores intelectuales de toda la violencia y la ruptura constitucional en Bolivia, a partir del golpe de Estado de la señora Añez y su Gobierno. Y, por tal razón, tiene las manos manchadas con sangre de las masacres de Senkata, de Sacaba, del Pedregal y de otras partes donde murieron gente inocente por balas del ejército. Todo el daño que usted ha provocado a Bolivia, está tipificado como “terrorismo de Estado” o “traición a la Patria”. Los crímenes de lesa humanidad, como los que ocurrieron durante la dictadura de Añez, en la cual usted formó parte; no se solucionan con “sentimentalismos”, con “lloriqueos” ni violando la verdad. Se soluciona con todo el peso de la ley. 

Cada día que pasa se van sumando denuncias en su contra. La situación es extremadamente crítica para usted. Hay suficientes elementos, tanto en las redes sociales como en el expediente que tiene el Estado boliviano referente a su persona, para juzgarlo. 

Por sus acciones terroristas contra el Estado Plurinacional de Bolivia, creo que la condena de cárcel para usted, oscila entre 15 a 20 años. Y me alegra, como dice en su carta, que ahora esté más fuerte que nunca. Así logrará una existencia más llevadera, mirando el sol del altiplano boliviano, desde las rejas del Penal de Chonchocoro. 

Respuesta al exgobernador de Santa Cruz