<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
martes. 04.10.2022
GUERRA DE UCRANIA

Amnistía Internacional, en crisis tras la publicación de su informe sobre la guerra en Ucrania

Ucrania acusa a la ONG de hacerle el juego a Rusia tras la publicación de un informe sobre el peligro que corren los civiles en la resistencia armada ucraniana.

La directora de la oficina de Amnistía Internacional (AI) en Kiev, Oksana Pokaltschuk, anunció el sábado 6 de agosto su dimisión tras la publicación de un informe en el que, según ella, se hace "propaganda rusa" y con el que no está de acuerdo..

El informe, fue presentado la semana pasada y había causado indignación en Kiev. acusa a Ucrania de poner en peligro a los civiles al instalar comandos militares en zonas residenciales, escuelas y hospitales.

Pokaltschuk, dijo que para quien no vive en un país sobre el que ha caído un ejército invasor es difícil entender lo que implica condenar a los defensores.

En su informe Amnistía Internacional explica que el ejército ucraniano está poniendo en peligro la vida de los civiles al instalarse en áreas residenciales.

Los investigadores del grupo de derechos humanos descubrieron que las fuerzas ucranianas estaban usando escuelas y hospitales como bases, disparando cerca de las casas y, a veces, viviendo en pisos residenciales. El informe concluyó que esto significaba que, en algunos casos, las fuerzas rusas responderían a un ataque o atacarían áreas residenciales, poniendo en riesgo a los civiles y dañando la infraestructura civil.

También criticó al ejército ucraniano por no evacuar a los civiles que podrían verse atrapados en el fuego cruzado.

“Hemos documentado un patrón en el que las fuerzas ucranianas ponen en peligro a los civiles y violan las leyes de la guerra cuando operan en zonas pobladas”, dijo Agnès Callamard, secretaria general de Amnistía Internacional.

La viceministra de Defensa de Ucrania, Hanna Maliar, acusó a Amnistía Internacional de “distorsionar la imagen real” y de no comprender la situación sobre el terreno. Ella dijo que los soldados ucranianos fueron desplegados en ciudades y áreas pobladas para defenderlos del ataque ruso.

“No hay una cronología de los eventos [en el informe]. La Federación Rusa está cometiendo el crimen aquí. Ucrania está protegiendo su tierra. Moscú ignora todas las reglas de la guerra. Y a diferencia de Ucrania, no deja entrar a organizaciones internacionales como Amnistía”, dijo Maliar.

Maliar enfatizó que las fuerzas armadas ucranianas instalaron autobuses para evacuar a los civiles del frente. Algunos se negaron a ir, a pesar de las repetidas súplicas y ofertas de transporte a regiones más seguras. Ucrania dio acceso a agencias externas, incluida la corte penal internacional, y llevó a cabo sus propias investigaciones sobre los abusos cometidos por sus tropas, dijo.

Oleksii Reznikov, ministro de defensa de Ucrania, dijo que "cualquier intento de cuestionar el derecho de los ucranianos a resistir el genocidio, a proteger a sus familias y hogares... es una perversión" y el asesor presidencial Mykhailo Podolyak tuiteó que "lo único que representa una amenaza para Ucrania es un ejército ruso de verdugos y violadores que viene a Ucrania para cometer genocidio”.

 Amnistía Interrnacional ha asegurado que la organización se adhiere plenamente y no tiene intención de retractarse de las conclusiones de su reciente informe, en el que aseguraba que Ucrania viola las leyes de la guerra y pone en peligro a los civiles al desplegar equipos militares y armas en escuelas y hospitales.

"Las conclusiones de nuestro comunicado de prensa, que documentan las violaciones del derecho internacional humanitario por parte del Ejército ucraniano, se basan en las pruebas recogidas durante extensas investigaciones sobre el terreno", ha manifestado Amnistía Internacional

 "Creemos que es fundamentalmente importante responder con imparcialidad. Cuando descubramos violaciones del derecho internacional humanitario por parte de Ucrania, como hemos hecho en este caso, informaremos de ellas con honestidad y precisión. Ignorar las violaciones cometidas por cualquiera de los dos bandos en cualquier conflicto no sería informar de forma creíble sobre la situación de los derechos humanos", consta la declaración.

Amnesty International señaló que había enviado una carta al Gobierno de Ucrania el 29 de julio notificando sus conclusiones. "En esa carta, enumeramos numerosas ciudades y pueblos en los que documentamos las acciones descritas en el comunicado de prensa y proporcionamos las coordenadas GPS de 24 lugares, incluidas escuelas y hospitales, en los que Amnesty International confirmó que había soldados ucranianos. Por razones de seguridad, esta información detallada no se incluyó en el comunicado de prensa. Informamos al Gobierno de que íbamos a publicar nuestras conclusiones y les pedimos que dieran alguna respuesta antes del 3 de agosto, pero no recibimos ninguna", concluyó.

Los investigadores de Amnistía investigaron los ataques rusos en las regiones ucranianas de Kharkiv, Donbas y Mykolaiv entre abril y julio. Encontraron 19 pueblos y ciudades desde donde las fuerzas ucranianas habían lanzado ataques. En estas tres regiones, Amnistía Internacional encontró cinco lugares donde los hospitales se utilizaban “de facto” como bases y, de las 29 escuelas visitadas por Amnistía, concluyó que 22 se habían utilizado como bases.

Las escuelas cerraron el primer día de la invasión y los alumnos han estado aprendiendo de forma remota, siempre que ha sido posible.

El informe señaló que la mayor parte de la infraestructura civil reutilizada por el ejército ucraniano estaba ubicada a kilómetros de la línea del frente y argumentó que había ubicaciones alternativas disponibles.

Maliar argumentó en la rueda de prensa que los sistemas antiaéreos ucranianos debían tener su base en las ciudades para proteger la infraestructura civil y que si las fuerzas ucranianas solo tuvieran su base fuera de los asentamientos urbanos, "las fuerzas armadas rusas simplemente barrerían sin oposición".

En una escuela que estaba siendo utilizada como base por las fuerzas ucranianas en el centro de Ucrania, el comandante dijo que escuelas y jardines de infancia en toda Ucrania estaban siendo bombardeados porque estaban siendo utilizados como bases. El comandante dijo que las escuelas proporcionaron las instalaciones necesarias: duchas, baños múltiples, amplias cocinas, comedores, sótanos y habitaciones. Dijo que la invasión significó que el ejército tuvo que acomodar rápidamente a masas de nuevos reclutas.

Steven Haines, profesor de derecho internacional público en la Universidad de Greenwich de Londres, quien redactó directrices no vinculantes legalmente sobre el uso militar de escuelas y universidades durante conflictos, que 100 estados, incluida Ucrania, han respaldado, dijo que las acciones de Ucrania no necesariamente las habían violado. “El uso de las escuelas, si no se utilizan también para su propósito principal, no es invariablemente ilegal. Muy obviamente, la situación en Ucrania cuenta como excepcional a este respecto... por lo que el ejército ucraniano no necesariamente está violando las pautas”, dijo.

Haines estuvo de acuerdo con la evaluación de Amnistía. Dijo que era responsabilidad de los comandantes militares sobre el terreno evitar daños colaterales y tratar de elegir edificios que, de ser atacados como objetivos militares legítimos, serían atacados sin poner en riesgo la vida de los civiles cercanos.

En un escenario ideal, las áreas pobladas no serían parte de la guerra, pero la naturaleza de la invasión significaba que la guerra en las ciudades se había vuelto inevitable en Ucrania, dijo Haines.

“La gente de Kharkiv se ha enfrentado a un aluvión incesante de ataques indiscriminados en los últimos meses”, ha dicho Donatella Rovera, asesora principal de respuesta a las crisis de Amnistía Internacional. Las personas han sido asesinadas en sus casas y en las calles, en los parques infantiles y en los cementerios, mientras hacían cola para recibir ayuda humanitaria o comprar alimentos y medicinas” . Denuncia el uso “reiterado e impactante” de las bombas de racimo, que “muestra un total desprecio por la vida de los civiles” .

Amnistía Internacional señala al menos diecinueve ejemplos en los que las fuerzas armadas ucranianas han establecido bases y desplegado armas en zonas residenciales. Como resultado, los civiles se convierten en víctimas colaterales del bombardeo de artillería al que Rusia está sometiendo a todo el frente en su guerra de conquista. Desde su publicación, el informe se ha convertido en uno de los temas más discutidos en Ucrania, dando fe de la dificultad de una ONG, entre las más influyentes del panorama internacional, para realizar investigaciones imparciales en el contexto de una guerra feroz donde las historias chocan. .

Amnistía Internacional, en crisis tras la publicación de su informe sobre la guerra en...