sábado 06.06.2020
TRAS LOS RESULTADOS DE LAS ELECCIONES EUROPEAS

La CES exige a las autoridades europeas un cambio de rumbo de las políticas económicas y sociales tras los resultados de las elecciones europeas

“El resultado de las elecciones europeas muestra la creciente distancia entre trabajadores y ciudadanos y las instituciones de la UE y sus líderes”. Así comienza la declaración aprobada por unanimidad en el Comité Ejecutivo de la CES sobre los resultados de las elecciones europeas.

La CES exige a las autoridades europeas un cambio de rumbo de las políticas económicas y sociales

El Comité Ejecutivo de la Confederación Europea de Sindicatos (CES), reunido en Bruselas, ha aprobado una resolución por unanimidad en la que pide a las nuevas instituciones europeas –Parlamento y Comisión- y a los gobiernos nacionales un cambio de rumbo de las políticas europeas para que se centren en la creación de empleos de calidad, la protección social y el fortalecimiento del Modelo Social Europeo. En particular, va intensificar su campaña a favor de un “nuevo contrato social europeo” y de la implementación del Plan de inversiones europeo, elaborado por la CES, que supondría la creación de 11 millones de nuevos empleos.

“El resultado de las elecciones europeas muestra la creciente distancia entre trabajadores y ciudadanos y las instituciones de la UE y sus líderes”. Así comienza la declaración aprobada por unanimidad en el Comité Ejecutivo de la CES sobre los resultados de las elecciones europeas y la orientación política que las instituciones de la UE deberían adoptar. Para la CES el mensaje de los votantes ha sido claro: el desempleo, el trabajo precario y los bajos salarios, promovidos por las políticas de austeridad de los últimos cinco años, son el mayor problema de la UE.

Resulta especialmente preocupante, a juicio del Ejecutivo de la CES, el avance de los partidos de extrema derecha, antieuropeos, xenófobos y autoritarios. Sus valores son radicalmente contrarios a los que defiende el sindicalismo europeo. Aceptar que sus agendas políticas contagien las de la UE llevaría a su destrucción.

En su intervención en el Comité Ejecutivo de la CES, la secretaria de Internacional de CCOO, Montserrat Mir, incidió en la necesidad de cambios profundos en la política europea. Subrayó también que en España, al igual que en Portugal, la extrema derecha no había tenido ninguna representación, y se había producido un avance de la izquierda coincidente con un descenso muy importante de los dos principales partidos que han definido hasta el momento un  sistema bipartidista.

La CES va a proponer a las nuevas instituciones europeas –Parlamento y Comisión- y a los gobiernos nacionales un cambio de rumbo de las políticas europeas para que se centren en la creación de empleos de calidad, la protección social y el fortalecimiento del Modelo Social Europeo. En particular, va a intensificar su campaña a favor de un “nuevo contrato social europeo” y de la implementación del Plan de inversiones europeo elaborado por la CES y que supondría la creación de 11 millones de nuevos empleos en el continente.

El Comité Ejecutivo examinó el estado del diálogo social europeo y de las conversaciones mantenidas con las patronales europeas –BusinessEurope, UEAPME y CEEP– de cara a la elaboración del programa de trabajo 2015-2017. Una mayoría de sindicatos, CCOO entre ellos, se manifestó críticamente frente a la actitud de la patronal que pretende sacar del ámbito del diálogo social europeo los problemas que más preocupan a los trabajadores y exigió que la creación de empleo y la reducción de la precariedad laboral entren en la agenda del diálogo social.

Otro de los temas que suscitaron un amplio debate fue el de las negociaciones entre la UE y los EE UU de cara a la firma de la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversiones (ATCI, o TTIP por sus siglas en inglés). El Ejecutivo aprobó el texto de una declaración conjunta de la CES con la AFL-CIO de los EE UU en la que se fija la posición común del sindicalismo europeo y estadounidense frente al Tratado. El documento señala los riesgos del proceso y las condiciones que debería incluir para solventarlos. Pide, entre otras cuestiones, que parlamentarios e interlocutores sociales participen en la negociación del Tratado y en su aplicación, que se establezcan garantías de cumplimiento de las legislaciones laborales y medioambientales nacionales, europeas e internacionales y que se preserven los servicios públicos de los riesgos de privatización. Al tiempo se rechaza firmemente el establecimiento de un mecanismo específico de resolución de conflictos entre inversores y Estados porque socavaría las legislaciones y los sistemas judiciales nacionales.

Finalmente, el Comité Ejecutivo de la CES aprobó el calendario del XIII Congreso de la Confederación Europea de Sindicatos, que se celebrará en París en septiembre de 2015.

La CES exige a las autoridades europeas un cambio de rumbo de las políticas económicas...
Comentarios