#TEMP
martes. 09.08.2022

Zapatero no tiene nada que hacer con Rajoy

Se guardan las formas y hasta habrá nueva foto en las escalinatas de La Moncloa pero la palabra pacto sigue provocando urticaria en el PP. Mientras tanto, el PSOE busca nuevas alianzas en el Congreso con un PNV que se muestra más dócil.

NUEVATRIBUNA.ES / I.G.C. - 09.09.2009

Primer ensayo general de lo que está por venir. El pleno monográfico sobre política económica celebrado este miércoles en el Congreso –primer gran debate parlamentario del nuevo curso político- fue la antesala de las negociaciones que se producirán en los próximos meses para sacar adelante las cuentas públicas de 2010 y aprobar la Ley de Economía Sostenible, principal instrumento legislativo –sostiene el Gobierno- para cambiar el patrón de crecimiento en España.

El PSOE confía en aprobar con holgura los Presupuestos Generales del Estado que incluirán la anunciada subida de impuestos -según dijo el presidente José Luis Rodríguez Zapatero- con el apoyo de las minorías y también con el Partido Nacionalista Vasco tras el divorcio escenificado por las elecciones en Euskadi. De hecho, fue el propio portavoz peneuvista Josu Erkoreka el que durante su intervención en el pleno dejó la puerta abierta a posibles acuerdos económicos con su oferta de “estabilidad institucional y presupuestaria”. Sus palabras no pasaron desapercibidas para el equipo de José Antonio Alonso como tampoco las del resto de portavoces de los Grupos minoritarios a los que los socialistas vieron en “disposición favorable” a apoyar las cuentas públicas. En cuanto al PNV, fuentes del PSOE sostienen que “no están por el asilamiento sino por la participación” y condicionan un posible acuerdo económico con importantes partidas de inversión en Euskadi.

GALLARDÓN Y CAMPS, ALUDIDOS POR ZAPATERO

El Ejecutivo vuelve así a iniciar una difícil carrera por su debilidad parlamentaria a cara de perro con el principal partido de la oposición. Zapatero tendió la mano a Mariano Rajoy a sabiendas de que todo quedará a lo sumo en una foto. Desde la tribuna le anunció que le convocará a un encuentro para analizar juntos las cuentas públicas, subrayó con cierta ironía. El presidente pidió al líder del PP que le diga cuáles son las partidas de gasto público que eliminaría para superar la crisis, al tiempo que le recomendó que fuera a la reunión con algún ejemplo práctico.

“Voy a convocarle, conociendo su amabilidad, que siempre acude, como por otra parte es normal, a mis convocatorias" (…) Y bueno sería que viniera con algún ejemplo, pienso, que tuviera una sentada previa a la mía con el alcalde de Madrid para ver qué ha hecho con los impuestos y qué endeudamiento tiene o con la Comunidad valenciana para ver qué endeudamiento tiene y qué política de restricción de gastos tienen algunas CCAA", afirmó Zapatero en alusión a Alberto Ruiz-Gallardón y Francisco Camps a lo que Rajoy replicó con que el único con el que tenía que hablar es “con usted, el mayor experto en déficit”.

EL PACTO DE EDUCACIÓN SE DILUYE

“La política económica con el PP es un diálogo de sordos. Estos debates se han convertido en el día de la marmota”, comentó un diputado del PSOE que descartó de plano un pacto en materia educativa tal y como ofreció Zapatero al líder de la oposición. Los socialistas sí esperan sin embargo concretar algún acuerdo con los populares en energía en el marco de la ‘ley de sostenibilidad’.

La ofensiva popular contra la subida de impuestos fue la nota más destacada de la mañana. La política fiscal tiene dividida a la cámara con las minorías de izquierda favorables y los partidos conservadores (PP y CiU) radicalmente en contra. Los populares se apresuraron a reseñar en una nota de prensa remitida a los medios las “similitudes” del discurso de Zapatero en el Debate sobre el Estado de la Nación y esta última comparecencia, concluyendo a modo de titular en que no hay “nada nuevo bajo el sol, solo una subida de impuestos de 15.000 millones de euros”.

Zapatero no tiene nada que hacer con Rajoy
Comentarios