lunes. 15.07.2024
NUEVATRIBUNA.ES / ISABEL G. CABALLERO 10.06.2009

Se le ve dolido pero no hundido. El presidente del Gobierno habló por primera vez de los resultados de las elecciones europeas en una reunión celebrada en la sede del PSOE en Ferraz para constituir la dirección del Grupo Socialista en el Parlamento de Estrasburgo. “El resultado ha sido muy digno”, aseguró ante los suyos en una intervención en la que no hubo atisbo de autocrítica y sí cierto tono de resentimiento hacia el PP y a la lectura triunfal hecha por el equipo de Mariano Rajoy.

Precisamente, los dardos más envenenados fueron dirigidos hacia el líder de la oposición. “Para llegar a la Moncloa hay que ganar en la Carrera de San Jerónimo y no en Estrasburgo (�) Para ganar el Tour hay que dar pedales y no estar en el coche alentando a los pupilos”. Así responde José Luis Rodríguez Zapatero al líder de la oposición, muy crecido por el resultado del 7-J.

HACER VALER LOS 11 MILLONES DE VOTOS DE 2008

Flanqueado por la secretaria de Organización, Leire Pajín -que ha sido cuestionada por varios sectores del partido por cómo ha dirigido la campaña electoral- y por el cabeza de lista al Parlamento Europeo, Juan Fernando López Aguilar, el jefe del Ejecutivo reivindicó su mayoría parlamentaria y, a modo de aviso a navegantes, afirmó que hará “valer” los once millones de votos obtenidos en las últimas elecciones generales con toda su “determinación”.

“Lo voy a hacer, empujen lo que empujen, y empujarán, y van a empujar más”, señaló en clara referencia al PP y a sus guiños con los nacionalistas de CiU y el PNV en el Congreso de los Diputados.

Zapatero pidió a sus compañeros de partido “sosiego y tranquilidad” y encomendó la tarea a los europarlamentarios socialistas de ser “muy exigentes” y seguir muy de cerca las políticas que la derecha lleve a cabo en Europa. También criticó los personalismos esgrimidos por algunos presidentes autonómicos del PP (en alusión, aunque sin citar nombres, a Esperanza Aguirre y Francisco Camps, salpicados por la trama Gürtel), una actitud �dijo- detrás de la cual “se esconde siempre el mismo comportamiento”. Y es que a juicio del presidente, los dirigentes del PP “en unas ocasiones soportan mal lo que se vota y en otras confunden lo que se vota”, recordando que al poco de ganar las Generales de 2008 ya le dijeron que iba a ser “una etapa corta y provisional”.

En clave europea, Zapatero pidió a la delegación española que trabajará en el Parlamento de la UE que “incentiven” la participación de los ciudadanos en su vínculo con Europa, al tiempo que alabó la iniciativa que el PSOE llevara a cabo para que trimestralmente los eurodiputados den cuanta a la ciudadanía de su trabajo en actos celebrados por todas las comunidades autónomas. Su principal objetivo será luchar contra la crisis económica y el paro: “Vamos a trabajar desde Europa y España en la recuperación” de la economía, dijo.

PAJÍN CUESTIONADA Y LA VERBORREA DE BLANCO

La reunión, celebrada en Ferraz, sirvió para constituir la delegación que encabezará al Grupo Socialista en la Eurocámara con López Aguilar de presidente y Fernando Jáuregui de secretario general. Al encuentro no asistió el vicesecretario general del PSOE y ministro de Fomento, José Blanco, quien el martes se descolgó en los pasillos del Senado con unas declaraciones que han abierto la caja de los truenos. En un corrillo con periodistas, bromeó con que será él y no Pajín el que dirija la campaña de las Legislativas de 2012, palabras que luego han sido matizadas por fuentes de su entorno.

En la trastienda quedan las críticas a Pajín y su supuesto enfrentamiento con Blanco. Algunos dirigentes critican a la ‘numero tres’ del PSOE el haber diseñado una estrategia de campaña más en negativo que en positivo, una negligencia que algunos achacan a su juventud, aunque nadie quiere en público criticar a la que fue una de las principales apuestas de Zapatero en el último Congreso Nacional del partido.

Zapatero elude la autocrítica por el 7-J y reta con dureza a Rajoy