Domingo 16.06.2019

Votar por la Educación pública, laica e inclusiva

Este 26 de mayo tendremos que ejercer el derecho democrático de participar en decidir qué modelo social y humano queremos a través de las urnas. Y, por lo tanto, que modelo de educación necesitamos para conformar una sociedad que responda a esa concepción.

El programa y las declaraciones de los representantes de los grupos parlamentarios conservadores, neoliberales y de ultraderecha proponen implantar un modelo de negocio en la escuela, recortando progresivamente la educación pública y ampliando la financiación de centros privados; asentar la religión católica en la escuela; consolidar las reválidas y otros mecanismos de segregación como el “spanglish” o “bilingüismo cañí”; promover aún más elescandaloso negocio del bachillerato internacional; obligar a que la lengua vehicular sea el castellano en todas las comunidades; implantar asignaturas de “ideología nacional” e impedir la formación en educación afectivo sexual, igualdad o derechos humanos; etc.

Estos tres partidos, que cada vez radicalizan más su discurso hacia la ultraderecha y el fascismo, apuestan por un modelo radicalmente neoliberal, profundamente desigual y excluyente, pero revestido de neolengua que disfraza la segregación con “excelencia”, la privatización con “libertad de elección”, la mercantilización con “patrocinio”, la conversión de las escuelas en empresas con “gestión eficaz y pago por objetivos”.

El modelo educativo que defienden es el retorno a “la letra con sangre entra”, la ideología del esfuerzo y la cultura de la autoridad, que convierten al profesorado en una figura coercitiva y disciplinadora, y al alumnado en el responsable de su propio fracaso porque “no se ha esforzado lo suficiente”, convirtiendo a la víctima en culpable. Un modelo educativo que convierte en “contenido estrella” el emprendimiento, vendido con el hálito mágico de la ideología del populismo empresarial, pero convertido en pesadilla de autoexplotación con la uberización y las reformas laborales; desplazando así el riesgo y la responsabilidad de la precariedad a la capacidad de empleabilidad de cada emprendedor, lo cual ya no cuestiona el modelo laboral de precariedad y temporalidad.

No olvidemos que la ideología del emprendimiento tiene las mismas raíces que la ideología del esfuerzo o la ideología de la “libre elección”: el interés propio, el egoísmo, base de la ideología neoliberal. Frente al bien público se alza el afán privado.

Frente a este modelo educativo, social y humano, debemos optar por la solidaridad. Por un modelo educativo queapueste por el desarrollo de todos y de todas y no el de unos pocos. Este es el otro modelo, que tiene un objetivo democrático, inclusivo y sensible con los aspectos sociales y la equidad. Que considera que la finalidad de la educación es conseguir fundamentalmente el gusto por el saber, el desarrollo moral y la formación de ciudadanía crítica y comprometida con la mejora de la sociedad en la que viven. Como decía Freire “la educación puede, o bien funcionar como un instrumento que se utiliza para facilitar la integración y la conformación de las nuevas generaciones en la lógica del sistema actual, o bien convertirse en ‘un ejercicio de libertad’, el medio a través del cual hombres y mujeres se relacionan crítica y creativamente con la realidad y descubren cómo participar en la transformación del mundo” (pg. 15).

Este modelo busca la mejora de todas las escuelas públicas, en vez de incitar a las familias a elegir y competir, ya que no solo es menos costoso, sino que preserva los fines sociales de la educación. Entiende la educación como un bien común, en el que las familias participen, no como clientes, sino como copartícipes activos en la construcción social de una escuela beneficiosa no solo para sus hijos e hijas, sino también para los hijos e hijas de los demás.

La obligación de la comunidad, por tanto, desde esta concepción, debe ser garantizar el derecho a la mejor educación que tienen todas las personas, por el hecho de ser personas, al margen de cualquier otra condición.

Este modelo apuesta por una educación laica, que respete la libertad de conciencia de los niños y niñas. Unaeducación inclusiva que mira desde la perspectiva de un nosotros y nosotras común atendiendo a la diversidad con recursos. Una educación que respete criterios pedagógicos y equitativos que beneficien a los menores y que ofrezca igualdad de oportunidades no solo de acceso, sino también durante el proceso educativo y al finalizarlo. Una educación pública con financiación suficiente y garantizada constitucionalmente para poder desarrollar todo ello, en vez de destinarlo a rescatar bancos o a armamento.

Pero esto solo es posible con una red pública única, como plantean los grupos políticos que plasman en su programa el acuerdo, largamente debatido y consensuado, de buena parte de la comunidad educativa reflejado en elDocumento de Bases para una nueva Ley de Educación de Redes por una Nueva Política Educativa. Porque, como demuestran los tratados internacionales de la ONU y la UNESCO y las evidencias internacionales, la escuela pública es la única garantía de este derecho universal a la educación en condiciones de igualdad y democracia, es la que más y mejor asegura la igualdad y la convivencia democrática de personas con distintas procedencias socio-culturales; y por ello, es la que mejor contribuye a la equidad y la cohesión social. Además de ser la única que se compromete con el interés común y el servicio público, al margen de intereses particulares ligados al adoctrinamiento ideológico o al negocio económico.

Estamos ante una grave disyuntiva. Hoy dos proyectos ideológicos, sociales y políticos avanzan en España. Estos dos proyectos encarnan dos formas radicalmente diferentes de entender el ser humano, las relaciones económico-sociales y la educación. El primero, asienta sus raíces en un modelo económico y social capitalista basado en el egoísmo competitivo y fundamentado en la ideología neoliberal. El segundo, asienta sus raíces en el bien común y la solidaridad, los derechos humanos y la ecología ético-crítica.

En estas elecciones, el futuro de la educación, la decides tú.