lunes. 17.06.2024
NUEVATRIBUNA.ES/AGENCIAS - 12.10.2010

La bandera de Venezuela no ha desfilado en la parada militar por la Fiesta Nacional, pese a que este país había sido invitado a participar junto a otras ocho naciones iberoamericanas con motivo del Bicentenario de sus independencias, que se celebra este año. Este hecho y el recibimiento con silbidos y gritos dispensado al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, han marcado el desfile militar con motivo de la Fiesta Nacional que se ha celebrado este martes en Madrid.

Pese a que desde un primer momento se anunció que serían nueve las enseñas nacionales que desfilarían por el Paseo de la Castellana, sólo se pudo ver a las banderas y estandartes de Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, El Salvador, Paraguay, Bolivia y México. Por el momento se desconoce el motivo de la ausencia de Venezuela. El paso de militares de estos países junto al desfile terrestre era una de las novedades de la Fiesta Nacional este año, en el que nuevamente se han repetido los silbidos y gritos al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Por su parte, según comunicó la Embajada de Venezuela al Ministerio de Defensa el abanderado venezolano no ha podido desfilar en la parada militar celebrada en Madrid con motivo de la Fiesta Nacional porque ha sufrido "una indisposición". En concreto, las mismas fuentes explicaron que el Ministerio recibió esta mañana entre las 9.00 y 9.30 horas, una hora antes del comienzo del desfile, una llamada oficial de Venezuela en la que le informaba de que el abanderado venezolano no podría desfilar porque "estaba indispuesto".

SILBIDOS A ZAPATERO

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, fue recibido con silbidos y gritos pidiendo su dimisión a su llegada a la Plaza de Lima para asistir al desfile militar con motivo de la Fiesta Nacional, poco antes de que hicieran su entrada los Reyes, Don Juan Carlos y Doña Sofía, para presidir la parada, en la que participarán más de 3.000 militares, 153 vehículos y unas 50 aeronaves.

El jefe del Ejecutivo hizo su entrada en la céntrica plaza madrileña pasadas las 10.30 horas, pero desde las 10.00 horas se pudieron escuchar gritos y abucheos.

Los silbidos procedentes del público situado en las inmediaciones de las tribunas de autoridades e invitados fueron más fuertes cuando el narrador pronunció su nombre al anunciar que recibía a los Reyes, e incluso se mantuvieron en el momento en el que Zapatero procedía a saludar a Don Juan Carlos y Doña Sofía, y hasta que sonaron los primeros acordes del himno nacional. Éste ya es el quinto año consecutivo en que Zapatero es recibido de esta forma en la Fiesta Nacional.

Los Reyes, acompañados por los Príncipes de Asturias, don Felipe y doña Letizia saludaron a todos los miembros del Gobierno allí presentes (14 de los 17) y Don Juan Carlos se detuvo unos instantes con la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez.

El año pasado, acudieron 14 miembros del Gobierno y 10 presidentes autonómicos, incluidos los presidentes de Ceuta y Melilla, Juan Jesús Vivas y Juan José Imbroda. También acudió entonces el consejero de Interior del Gobierno vasco, Rodolfo Ares, en representación del lehendakari Patxi López, mientras que este año lo hace la consejera de Educación, Isabel Celaá.

Este año han acudido los presidentes de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre; Cataluña, José Montilla; Castilla-La Mancha, José María Barreda; Extremadura, Guillermo Fernández Vara; Galicia, Alberto Núñez Feijóo; Navarra, Miguel Sanz, y Cantabria, Miguel Ángel Revilla, así como el presidente de Ceuta, Juan Jesús Vivas.

También se encuentraban en las tribunas de autoridades el presidente del Tribunal Supremo y el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Dívar, la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, y los presidentes del Senado y el Congreso, Javier Rojo y José Bono.

Venezuela y los 'rituales' gritos contra Zapatero marcan el desfile