#TEMP
viernes. 01.07.2022

Ante el nuevo escenario político vasco, se esta abriendo un debate en algunos sectores de la sociedad, que me hace dudar de si hemos entendido todos y todas lo que este nuevo escenario representa. Parto de que el nuevo escenario es el triunfo de la democracia frente al terrorismo, es el triunfo del Estado de Derecho frente al fanatismo y la falta de libertad para mucha gente. No estamos creando una nueva democracia ad hoc para este nuevo escenario político, es la consolidación de nuestra democracia que se consigue extender también en Euskadi.

La desaparición de ETA, si al final se consigue, es el triunfo de un país que ha sufrido las consecuencias del terrorismo, pero ha continuado luchando para que este nuevo escenario se de algún día, no estamos pensando en reinventar una nueva democracia, el Estado de Derecho tiene los suficientes resortes para adecuar sus propias leyes para este nuevo escenario. Nadie piensa en una nueva amnistía que pondría en entredicho a la propia democracia ¿cómo se podría entender que después de 30 años de democracia admitiéramos una amnistía que en definitiva supone su propio cuestionamiento? Nuestra democracia no tiene que pasar exámenes de calidad está suficientemente acreditada con sus aciertos y errores.

La sociedad vasca en este momento tiene que pensar en cómo conseguimos que la convivencia, que durante tantos años no nos ha sido posible, la empecemos a construir entre todos y todas, admitiendo la diferencias políticas como una forma mas de convivencia y que las diferencias políticas se puedan discutir en los ámbitos naturales que son la calle, el parlamento o donde los ciudadano y ciudadanas quieran. Todas las posiciones políticas tienen que ser discutidas, y todos los sentimientos identitarios pueden ser expresados libremente, desde la independencia hasta el estado centralista.

Los pasos que se han de dar durante este tiempo van a ser muchas veces no muy bien entendidos por algunos sectores de la sociedad. Tenemos que tener muy claros nuestros objetivos y no dudar de nuestra democracia y de las posibilidades que esta nos permite. Otros tendrán que explicar para qué han servido 50 años de violencia para llegar a esta situación. Nos hubiéramos evitado muchas muertes y sufrimientos. La situación no tiene vuelta atrás. Merece la pena.

Vencedores y vencidos en Euskadi
Comentarios