miércoles. 19.06.2024

Tregua entre las dos almas del PSM tras el triunfo de Gómez

"Si hay voluntad de integración y generosidad, la lealtad la va a tener", ha dicho a este periódico un dirigente socialista que apoyó a Trinidad Jiménez. El Comité Regional del Partido Socialista de Madrid discurrió en paz, con la única intervención del secretario general y candidato a la presidencia de la Comunidad que hizo un llamamiento a la unidad en un discurso que alguno de sus adversarios calificó de "impecable".
> Los criticos de Gómez temen represalias
NUEVATRIBUNA.ES / ISABEL G. CABALLERO 06.10.2010

Tomás Gómez ha conseguido –al menos de momento- calmar las aguas en el Partido Socialista de Madrid tras las reñidas primarias en las que se alzó como vencedor frente a la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, por un margen de poco más de quinientos votos.

Las llamadas a la unidad hechas desde Ferraz; el intento por que Zapatero no salga ‘tocado’ por la ‘operación Trini’; las declaraciones conciliadoras de la candidata por la que apostó buena parte de la ejecutiva federal y del Gobierno con su secretario general a la cabeza; y el objetivo de vencer al PP para ganar Madrid (los sondeos que maneja el PSOE reflejan la pérdida de la mayoría absoluta de Esperanza Aguirre) han pesado mucho más que las rencillas internas y los enfrentamientos en el seno del PSM.

Este miércoles se reunía el primer Comité Regional tras las elecciones del domingo ante la expectación creada por el resultado de las mismas y las sospechas de no pocos ‘trinitarios’ de que Gómez pudiera administrar a partir ahora el poder a su antojo y con ánimo de revancha. Pero en la reunión, celebrada en la sede que UGT tiene en la Avenida de América -el mismo escenario que eligió Gómez para el arranque de su campaña- no hubo ni discrepancias ni enfrentamiento sino cierre de filas.

La reunión del máximo órgano entre Congresos fue corta, “de trámite” –según la dirección regional-, pero todos los ojos estaban puestos en el mensaje político del ya candidato electo para las elecciones autonómicas en Madrid del próximo mes de mayo. La única intervención fue la de Gómez y sus dos principales mensajes, voluntad de integración y seguir trabajando “unidos” por la victoria en Madrid.

“Nadie sobra, nadie debe autoexcluirse, todos somos necesarios en este proyecto, todos los que estamos y más. Yo no puedo ofrecer otra cosa que lo que tengo que es mi voluntad de que todos caminemos hacia el mismo objetivo. Y no puedo ofrecer otra cosa que trabajo. Mi proyecto, nuestro proyecto se llama trabajo. En este proyecto el trabajo se paga con más trabajo, el esfuerzo con más esfuerzo, y el sacrificio con más sacrificio”…

…“Este partido está unido y en marcha y cuando el PSOE está unido y en marcha es un partido imparable hasta conseguir el objetivo que es la victoria regional”…

…“Hoy ya no hay un 52 por ciento y un 48 por ciento en esta federación, hoy hay un 100 por cien del PSM dispuesto a dar también el 100 por cien de su trabajo, el 100 por cien de sus ideas y el 100 de sus militantes para devolver la Comunidad de Madrid a los valores de la izquierda. Aquí ya no veo partidarios de una y otra candidatura, veo la entera representación de una organización política que acaban de dar una brillante y vibrante lección de democracia y libertad”, dijo Gómez en un discurso que uno de sus antaño adversarios llegó a calificar de “impecable”.

Trinidad Jiménez fue una de las protagonistas del acto en el que finalmente no intervino pese a los rumores de que lo haría. La ministra aprovechó su llegada para asegurar ante los medios de comunicación que Gómez cuenta con su apoyo “más allá de nombres y presencia en las listas”.

Sólo quedaba que Gómez hiciera una mención expresa a Rodríguez Zapatero y José Blanco, el principal impulsor junto a Alfredo Pérez Rubalcaba de la candidatura de Jiménez. Y así fue. El candidato del PSOE a la presidencia de la Comunidad de Madrid agradeció a ambos el “apoyo y ánimo” mostrados. También tuvo palabras de gratitud hacia Jiménez por su “comportamiento y su actitud” en todo el proceso de primarias y por haber sido –dijo- una “adversaria formidable”.

La opinión generalizada tras el discurso de Gómez es que a partir de ahora el PSM debe actuar como una piña. “Tenemos que ir todos juntos y unidos, lo tenemos que hacer para ganar”, dice una de las personas que apoyaron la candidatura de la ministra.

Los ‘trinitarios’ consideran oportuno abrir un periodo de tregua para que Gómez lleve a la práctica sus buenas palabras. “Si hay voluntad de integración y generosidad la lealtad la va a tener”, asegura un dirigente, para el que a partir de ahora, Gómez debe “administrar de manera leal y generosa” su nuevo liderazgo reforzado por las primarias: “Tiene el reto de administrar esto de manera hábil e inteligentemente”, afirma.

Tregua entre las dos almas del PSM tras el triunfo de Gómez