lunes. 26.02.2024
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 16.02.2009
Primero, la discusión. Luego, los golpes. Y una vez rematada, su cuerpo sin vida. Todo en la casa en la que había vuelto a vivir el ex novio de Marta de Castillo, en el 78 de la calle León XIII de Sevilla. La heredó de su madre cuando ésta murió. Eso y una silla de ruedas a la que parece que encontró una utilidad el pasado 25 de enero.

Fuentes de la investigación han desvelado que, según la declaración de Samuel, el amigo del ex novio de Marta detenido como presunto cómplice del asesinato, Miguel Carcaño habría utilizado esa silla abandonada en casa para sacar el cadáver. Después, trasladaron el cuerpo en una motocicleta hasta el Guadalquivir.

Para eso, Miguel tuvo presuntamente ayuda del segundo detenido como supuesto cómplice el pasado viernes, su amigo Samuel. Según las mismas fuentes, Miguel llamó a Samuel el mismo día de la desaparición de Marta, el 24 de enero, porque la había matado y no sabía cómo deshacerse del cadáver.

Samuel, cuando llegó a la casa de Miguel, en la calle León XIII del barrio de la Macarena, encontró el cadáver de Marta, al que montaron en la silla de ruedas. En el exterior de la casa estaba aparcada la moto de Miguel, en la que montaron a Marta para llevarla hasta el puente sobre el Guadalquivir, desde el que aseguran que la arrojaron al río.

Todo ocurrió en la madrugada del domingo 25 de enero, pocas horas después de que presuntamente Miguel matara a Marta tras golpearla en la cabeza con un objeto contundente, según ha relatado Samuel en la reconstrucción de los hechos practicada por la Policía.

Trasladaron el cadáver en una silla de ruedas y en una moto