#TEMP
martes 17/5/22

Touriño endurece su discurso y el PP se compromete con mayores y dependientes

El candidato socialista cree posible una mayoría que le permita prescindir de "ataduras". El candidato del PP ha prometido a los dependientes que percibirán las ayudas de la Ley de Dependencia y, en concreto, que hará efectivo el 50% de estas prestaciones en los próximos 120 días.
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 22.2.2009

El secretario general del PSdeG y candidato a la reelección como presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, rechazó este domingo "renunciar" a una mayoría que consideró "posible" y mostró su aspiración de convertirse en presidente "sin ataduras" y sin "pasar por el aro" de la "imposición lingüística".

En un mitin en la localidad coruñesa de Noia ante más de 400 personas que abarrotaban el Teatro Noela, hizo referencia a las encuestas que publican hoy los diarios y aseguró que el PP "está temblando" porque "sabe que no va a gobernar". "Todas las encuestas coinciden en que estamos en condiciones de ganar y vamos a ganar", proclamó. "No me conformo con ser presidente, quiero todo vuestro apoyo", solicitó a un público que le respondía con aplausos y cánticos de 'presidente, presidente'. "Os pido toda vuestra ayuda, la necesito", insistió, para apelar a una "movilización masiva" que sirva para "seguir modernizando" Galicia. "No os quedéis en casa, no votar es igual que votar al PP", advirtió.

Touriño, quien este fin de semana endureció su discurso de campaña, aprovechó para marcar distancias con su socio de gobierno, el BNG, y explicó a los gobiernos que su proyecto es convertirse en "un presidente sin ataduras" y "con total autonomía" para "construir el proyecto soñado de una gran Galicia" en la que "la transparencia, la honestidad, los derechos y la igualdad" sean "irrenunciables". "No quiero renunciar a la mayoría, sé que es posible, podemos soñar con la mayoría", enfatizó, para asegurar que no gobernará "a cualquier precio". "Mi precio es alto, y se llama Galicia, y nunca me deberé a nada que no sea Galicia. Porque quiero ser el presidente de todos y sino, no lo seré. Tenéis mi palabra", garantizó.

Acto seguido, el líder socialista dejó claro que no pasará "por el aro" de la "imposición lingüística", porque "las lenguas ni se imponen ni se prohíben", y apostó por una educación "en libertad" y no "doctrinaria" que haga a los gallegos "cada día más cultos, libres e iguales".

"TRAVESTISMO" POLÍTICO

Tras plantear su proyecto de futuro, Touriño se centró en el partido de la oposición y criticó de su presidente, Alberto Núñez Feijóo, su "travestismo político". "Feijóo anda medio disfrazado de 009, de James Bond", bromeó, aunque ironizó con que el disfraz apropiado para el popular sería el de "fugitivo", porque "anda escapado" de los debates.

Al hilo del Carnaval, evidenció que "los de la derecha tienen un gran fondo de armario", por lo que, en ocasiones, optan por "disfrazarse de modernos, conciliadores y tolerantes". "Desde aquí le recuerdo a las mujeres de Galicia que lo único que hicieron por ellas fue votar en contra de la Ley de Igualdad", apuntó, y recomendó a las féminas votar "por quienes las apoyaron desde el primer día". Todos esos "disfraces", según Touriño, provocan que su candidato en el País Vasco, Antonio Basagoiti, participase en un debate a cinco, mientras que Feijóo se negó a participar en uno a tres, "como le tocaba". "Debe responder por qué", advirtió el socialista, puesto que los populares aseguran tener "la misma política en toda España".

También aprovechó para criticar el lema del PPdeG, "Empezamos", con el objetivo de recordar que Feijóo fue vicepresidente y conselleiro de Política Territorial con Manuel Fraga en la Xunta. "¡Vaya desmemoriado!", ironizó, y alertó de que "la derecha no quiere empezar nada, sino hacer lo que hizo siempre: gobernar para los suyos, apoyar a los que más tienen y olvidarse de los débiles". Para ilustrar esta afirmación, hizo alusión al cántico de 'Si no eres del PP, jódete, jódete', que utilizaba el presidente de la Diputación de Ourense, Manuel Baltar, aunque sustituyó la palabra malsonante por "fastídiate". No obstante, el público que le aplaudía sin cesar y que aprovechaba cualquier momento para piropearle, recordó el vocablo. "Es burdo, es primario e inadmisible", reprobó Touriño, y consideró que "eso" es lo que "ellos entienden por Galicia". Se situó en el lado opuesto para erigirse en un "presidente leal, de todos y de todas".

"SE VA EL CAIMÁN"

El escenario del teatro noiés fue también utilizado por Lage Tuñas para criticar a los populares y al ex número 1 de su candidatura por Ourense, Luis Carrera, que fue excluido por irregularidades fiscales. "Visitaba mucho las Islas Caimán, y ya sabéis la canción: se va el caimán, se va por la barranquilla", satirizó, y bromeó con que "a la barranquilla" irá Feijóo el 1 de marzo. Tras los comentarios jocosos que le valieron grandes ovaciones del público, pidió el voto para que Touriño gobierne "con más fuerza" y optó también por desmarcarse de las políticas nacionalistas argumentando que "lo importante no es que los niños lleven mandilones del mismo color", sino que "aprendan inglés". "'Ésa es nuestra política, la de las personas", remachó.

También cargó contra el PP, insistiendo en que "no pueden volver" los que "dejaron al 80% de los niños sin plazas de Educación Infantil", los que "promovían anuncios para que se instalaran empresas en Galicia con el reclamo de los salarios bajos" y los que dejaban los hospitales "sin camas".
"La primera victoria de Touriño fue jubilar a Fraga y cambiar las derechas por los derechos", ensalzó, y pidió que, el 1 de marzo, "se llenen las urnas de puños y rosas" para tener un presidente socialista "cuatro años más". "Pido el voto para seguir construyendo el futuro, para no pagar los libros de texto y para que los niños puedan aprender idiomas en el extranjero", concluyó Lage.

PROMESAS A LOS DEPENDIENTES

El líder del PP gallego y candidato a la Presidencia de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, garantizó que si se impone en las elecciones el próximo domingo agilizará los trámites para que los 16.000 grandes dependientes que existen en Galicia perciban las ayudas de la Ley de Dependencia y, en concreto, prometió hacer efectivo el 50% de estas prestaciones en los próximos 120 días y la totalidad antes de que termine el presente año 2009.

De este modo se pronunció tras reunirse con quince "madres, padres o abuelos" con dependientes a su cargo, que "sufren a diario" la "falta de compromiso" tanto del Gobierno central como del autonómico y que erigió en "fiel expresión" del "gran engaño y decepción" que existe en Galicia con respecto a la Ley de Dependencia. "Un total de 3.500 personas cobran actualmente las ayudas, pero 4.500 personas murieron antes de percibir la prestación", ilustró para concluir que el balance de la aplicación de la normativa en la comunidad gallega es "descarnado". "Hay más personas con derecho a las ayudas que ya han fallecido que cobrándolas", censuró.

Por eso, comprendió que la mayoría de los 91.000 dependientes contabilizados en la comunidad gallega -42.500 de ellos valorados y que aún no cobran ayudas-- se sientan "engañados" y, frente a esto, abogó por tratar "con realismo" los problemas de estas personas que "no pueden levantarse de la cama o adecentar su cuerpo". Así, se marcó como propósito que "al menos" los grandes dependientes obtengan la percepción antes de que termine el año, un objetivo para el que encontró respaldo en las arcas públicas. "Puedo asegurar que hay fondos para esto en los 12.000 millones de euros de los presupuestos", sentenció para dar credibilidad a esta promesa, a la que también sumó la de reducir "a la cuarta parte" el plazo de valoración de los dependientes, que pretende fijar en un máximo de cuatro meses.

NI UN EURO PARA PUBLICIDAD

A mayores, Feijóo se mostró decidido a no invertir "ni un solo euro" en publicidad y propaganda para desmarcarse de la "utilización partidista y sectaria" que el bipartito ha hecho de los fondos para dependencia. "¿Dónde está el dinero de la Ley?", se preguntó, y lamentó que el "incumplimiento" de la normativa sitúa a Galicia como "la sexta comunidad por la cola" en la aplicación de la Ley y como la autonomía, junto con Baleares, con más retraso en la percepción de las ayudas.

Por esto, concluyó que la normativa ha pasado de ser "una muy buena idea" a "la ley de la frustración" y a esto atribuyó que algunas personas hayan decidido ya acudir a los tribunales y demandar al Estado por el incumplimiento de la Ley de Dependencia. Preguntado por anima a la sociedad a acogerse a esta posibilidad, Feijóo rechazó dar "instrucciones" y prefirió trabajar para que su gobierno no sea denunciado. "No se pueden aprobar leyes para luego incumplirlas al minuto siguiente. No se pueden declarar derechos para después denegarlos", razonó. Así, apostó por arbitrar las medidas necesarias para atender las necesidades de los mayores, en lugar de intentar "controlarlos" como hizo, según él, el Consorcio Galego de Servizos Sociais puesto en marcha por Vicepresidencia de la Xunta, y que definió como "un gigante con pies de barro".

OTRAS MEDIDAS "URGENTES"

Frente a esto, se comprometió a poner en marcha un sistema de gestión de los servicios sociales "lo más eficientes posible" para cumplir algunas medidas "urgentes". Entre éstas, citó la creación de un centro de día en todos los ayuntamientos con más de 1.500 habitantes, la construcción de una residencia de mayores en todas las cabeceras de comarca, sin renunciar a los conciertos, o la puesta en marcha de centros específicos para enfermos de Alzheimer. Asimismo, prometió que los departamentos encargados de sanidad -en manos del PSOE actualmente- y de servicios sociales -competencia del BNG- "empezarán a hablar entre sí", consciente de la interrelación de ambos campos.

El candidato popular puso sus "propuestas concretas, con plazos concretos y con presupuestos concretas" como demostración de su compromiso con las políticas de bienestar y de que los poderes públicos tienen que ser "garantía" de la igualdad de oportunidades para todos los ciudadanos. A su juicio, este objetivo es "permanente" pero en tiempos de crisis como el actual se hace "imprescindible", convencido de que las dificultades económicos "siempre golpean con más dureza a los más débiles".

Touriño endurece su discurso y el PP se compromete con mayores y dependientes
Comentarios