viernes. 29.09.2023

Somos el partido de los trabajadores, el que más ha hecho por el progreso de los ciudadanos y por la convivencia

El PSOE sale de su Conferencia Política celebrada este fin de semana en Madrid “más fuerte, más unido y con las ideas claras”. Así lo dijo Alfredo Pérez Rubalcaba nada más iniciar su discurso de clausura, una larga intervención de fuerte carga ideológica en la que evitó los personalismos o cualquier mención a la crisis de liderazgo.

Arropado por los expresidentes del Gobierno, Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, así como exdirigentes socialistas y los miembros de la dirección del partido, el secretario general llamó al PSOE a recuperar su vocación mayoritaria y pelear para reconstruir un Estado de Bienestar moribundo por las políticas puestas en marcha por la derecha encarnada en el Gobierno del PP. Rubalcaba no dejó nada en el tintero y recordó que el PSOE es “el más importante, el único partido de izquierdas capaz de parar a la derecha” con un proyecto renovado e “imparable”. “El PSOE ha vuelto”, enfatizó ante un plenario ansioso por salir de la travesía en el desierto en la que el partido ha estado desde su derrota en las elecciones generales de 2011. “Somos el Partido Socialista Obrero Español. Somos el partido de los trabajadores, el que más ha hecho por el progreso de los ciudadanos y por la convivencia, tenemos un proyecto para España, somos el único partido capaz de llevar a la práctica sus ideas, sabemos lo que tenemos que hacer, hagámoslo, hagámoslo”, enfatizó Rubalcaba ante un aforo que respondió con entusiasmo a muchas de sus proclamas.

En el plenario del Palacio de Congresos de Madrid se dieron cita los dirigentes de antes y los de ahora en una foto de unidad para intentar remar en la misma dirección: recuperar el apoyo social, presentarse como alternativa ante una derecha voraz que está acabando con muchas de las conquistas sociales. Rubalcaba –al que se escuchó durante más de una hora con la voz tomada por un resfriado-, sacó lo mejor de sí mismo en un momento en el que su figura y gestión ha estado seriamente cuestionada por los suyos. Agradeció a todos el trabajo realizado en este último año con una mención especial a Ramón Jáuregui, Valeriano Gómez, Óscar López y Elena Valenciano, la 'guardia de corps' que ha sabido mantener el tipo pese a las tensiones internas y concitar el apoyo mayoritario al nuevo proyecto socialista, el surgido de esta Conferencia Política.

Rubalcaba no dudó en poner en valor la historia del PSOE, del que dijo sentirse “orgulloso”, su vocación por representar a los trabajadores y abanderar las políticas de igualdad frente a una derecha que en su opinión está acabando con esos logros sociales, precisamente los que puso en marcha el Gobierno socialista de Felipe González. “No somos iguales, no somos iguales”, enfatizó en respuesta a todos aquellos que vienen etiquetando al PSOE como al PP como iguales y que provocó la aclamación y los aplausos de todos los allí presentes.

El secretario general del PSOE repasó todo lo hecho desde el Congreso de Sevilla de 2012, donde salió elegido como máximo responsable socialista y tras perder “severamente” las elecciones generales de 2011. “Pocos dudamos que la derecha iba a aprovechar para aplicar un programa de máximos, una derecha exultante, sin complejos”. Ese fue el momento en el que Rubalcaba reconoció que había que “repensar” muchas cosas, y eso fue lo que le llevó a presentarse, para “reconquistar la confianza de los ciudadanos con un cambio de proyecto político, un proyecto de reformismo radical”, con “valentía y responsabilidad”, dada la “trascendencia del momento” en el que “nos estamos jugando el bienestar de mucha gente y del rostro de la sociedad para mucho tiempo”, afirmó.

Rubalcaba hizo un repaso de todas las políticas puestas en marcha por el PP y por un Gobierno, el de Rajoy, “insensible”. En este sentido destacó dos cosas que ha hecho la derecha y que le parecen “profundamente repugnantes”, expulsar de la sanidad pública a los inmigrantes irregulares y cobrar los medicamentos a los enfermos crónicos, algo que –recordó- no se está aplicando ni en Canarias, ni en Andalucía ni en Asturias, donde gobiernan los socialistas.

Defensa de una sanidad y una educación públicas, dependencia, pensiones, derechos laborales, igualdad entre hombres y mujeres, aborto, laicismo, cohesión y diálogo social frente a un PP que “no cree en la igualdad”, que “ha elegido ese modelo de salida de la crisis”, pero “hay otro modelo, es el que hemos diseñado en esta conferencia”, afirmó.

"SOMOS SOCIALISTAS, NO NACIONALISTAS"

Rubalcaba no esquivó el asunto territorial y la crisis entre Cataluña y España. Su mensaje fue directo en presencia del primer secretario del PSC, Pere Navarro: “Somos socialistas, no nacionalistas. No hay nadie ningún partido que tengan tanta pasión por España y su gente, pasión por su igualdad, por España y los españoles, pasión por los ciudadanos”, dijo. Y todo ello, conducido por la fórmula federal y la reforma de la Constitución, una reforma que dé respuesta a todos los españoles que no la votaron, “una Constitución más social, que marque un rumbo de convivencia”, que sirva para luchar contra la corrupción política, “que afecta a todos, no hay siglas, solo hay corruptos”, subrayó.

En presencia de los líderes sindicales, Cándido Méndez (UGT) y José Ignacio Fernández Toxo (CCOO), Rubalcaba se comprometió a recuperar los derechos cercenados con la última reforma laboral del Gobierno y apostó por que el Estado ponga en marcha política activas de empleo capaces de frenar la sangría del paro, potenciando la industria y la innovación para ganar competitividad frente a los que propugnaN la devaluación salarial. En esa línea, defendió una nueva política económica, un nuevo modelo productivo, en defensa del medio ambiente, del ecologismo, la defensa de la cultura como un sector de riqueza, y una reforma fiscal (asunto que destacó como el capítulo más importante que se ha abordado en la Conferencia Política) para que paguen los que más tienen. También planteo la necesidad de crear un banco de inversiones público que permita a las pymes crecer y crear empleo: “Rajoy dice que para crecer tenemos que ser socialmente injustos: no, la eficacia económica es la social”, enfatizó.

Rubalcaba se mostró como un ferviente defensor del proyecto europeo y el ideal europeísta como el mejor instrumento “para luchar por la igualdad y el progreso” y llamó a su partido a batallar por las próximas elecciones europeas; en ello “nos va mucho, nos va nuestra salida de la crisis”, dijo.

Cuando estemos en el gobierno vamos a derogar el concordato con la Santa Sede

El PSOE del siglo XXI que quiere Rubalcaba y que beberá de las propuestas aprobadas en la Conferencia Política, defiende el feminismo y la igualdad así como una sociedad laica: “Vamos a denunciar el concordato con la Santa Sede, lo vamos a denunciar, cuando estemos en el gobierno lo vamos a derogar”, dijo, lo que provocó muchos aplausos.

El secretario general del PSOE tampoco evitó pronunciarse por uno de los asuntos que han planeado en la Conferencia Política, las primarias, sobre lo que prometió todo un “ejercicio de la mejor democracia”, pero sin desvelar si él mismo se presentará como candidato.

Ese fue su mensaje, un mensaje para todos los compañeros de partido y un mensaje también para el resto de fuerzas políticas, aquellas del ámbito de la izquierda que vienen situando al PSOE como un partido sin alternativa, un mensaje a la derecha y a todos aquellos españoles que se han visto defraudados con el Partido Socialista. “No somos iguales”, afirmó Rubalcaba, “Vamos a liderar la reconstrucción del Estado social”, algo que, según dijo, “los españoles tienen derecho a saber”.

“Somos el único partido de izquierdas capaz de parar a la derecha”