#TEMP
sábado. 25.06.2022
ENTREVISTA A ODÓN ELORZA

“Sería un error que Rubalcaba se presentara a candidato en las primarias del PSOE”

Exalcalde de San Sebastián y diputado por Guipúzcoa, Odón Elorza cree que el PSOE necesita un revulsivo para recuperar la credibilidad perdida y ganar posiciones frente a un PP cada vez más debilitado. Junto a otros dirigentes apuesta por celebrar las primarias antes de las elecciones europeas, unas primarias abiertas a la ciudadanía de las que salga un nuevo liderazgo y un proyecto renovado, "la apuesta tiene que ser a futuro", afirma. Por Isabel G. Caballero | Fotos: Prudencio Morales.

Forofo de La Real y aficionado a la bicicleta, Odón Elorza, compagina su trabajo en el Congreso de los Diputados con el proyecto Foro Ética, grupo independiente del PSOE del que forman parte el exministro Miguel Angel Moratinos y la dirigente juvenil Beatriz Talegón y del que están saliendo propuestas para la regeneración democrática cara a la próxima Conferencia Política. Elorza nos recibe en su despacho de la Carrera de San Jerónimo. Tras él, su bicicleta con la que se mueve por Madrid y sobre la mesa el 'tomazo' del documento marco elaborado por Ramón Jáuregui. El diputado por Guipúzcoa tiene claro que lo que necesita su partido es un revulsivo, unas primarias y un proyecto de cambio, una profunda transformación que pasa por cerrar página al pasado y mirar al futuro con un nuevo liderazgo.


Nuevatribuna.es | Isabel G. Caballero | Uno de los asuntos que más está afectando a su partido en estos momentos es el caso de los ERE partido tras el último auto de la juez Alaya incriminando a Chaves y a Griñán. Hace unos días manifestó la necesidad de que el PSOE pidiera perdón. ¿Quién tiene que pedir perdón?

Caso de los ERE: "Algunas de sus actuaciones de la juez Alaya tienen una extraña intencionalidad política

Odón Elorza | Me parecía que el debate en el Parlamento de Andalucía, con el discurso de la nueva presidenta, con esa fuerza que ella traslada en sus palabras, era un momento oportuno para, de forma solemne, hablar de los ERE, reconocer los graves errores y pedir perdón a la ciudadanía. Me refería a Susana Díaz, no hablaba tanto del partido, decía ella como nueva responsable de un gobierno. Todo se verá, pero de alguna forma, en este tipo de casos, hay una responsabilidad política última, no penal, por no haber estado encima, por no haber sabido cortar a tiempo lo que es un caso de corrupción de una administración.

Pero quizá más que a ella habría que mirar a Chaves o a Griñán

O.E. | Pero ella tiene seguramente más fuerza y más animo y el talante adecuado en ese momento, digamos histórico, solemne, para hacer esa expresión. Me parecía muy conveniente.

¿Cree que el PSOE debería retirar la propuesta de designar senador a Griñán?

O.E. | Esa es una decisión personal que corresponde al propio Griñán. Qué duda cabe que la propuesta en sí misma ha levantado un cierto debate pero no tengo deseos de pronunciarme o de dar mi opinión personal sobre la cuestión.

¿Considera que ha habido una intencionalidad política en la actuación de la juez Alaya?

O.E. | Desde luego si no la hay da la impresión que algunas de sus actuaciones tienen una extraña intencionalidad política. Me he leído el auto tres veces con mucho detalle y me parece un auto confuso, laberíntico. Además, ella misma reconoce que no hay indicios, ni es intención de ella tampoco señalar indicios individualizados a cada uno de los posibles imputados. Me parece una maniobra jurídica muy extraña y creo que la justicia no tiene que ser tan confusa y tan enrevesada y, en este caso, además tan lenta.

Algunas de las últimas encuestas publicadas sobre intención de voto (usted hace referencia a ellas en un artículo publicado en Nuevatribuna.es), reflejan una clara bajada del PP y una pequeña subida del PSOE. ¿Por qué no remonta el PSOE en un momento en que el Gobierno de Rajoy y el PP están muy tocados por los recortes, el ‘caso Bárcenas’…? ¿Cuáles son los puntos débiles en la oposición que está haciendo el Partido Socialista al PP?

O.E. | Las causas son complejas, no hay una sola causa. No hemos recuperado todavía la credibilidad perdida en el último mandato del presidente Zapatero porque no supimos afrontar la crisis con claridad, con toda la verdad, con pedagogía, consultando a la gente. Es cierto que esa crisis era impensable en su magnitud y que no había un manual de instrucciones y que todos los grandes economistas se equivocaron y que la crisis duró mucho más lo que el propio gobierno Zapatero pensó que iba a ser. Hay una merma importante de credibilidad en nuestra actuación en el gobierno frente a la crisis. Pero creo que esos errores no son tan graves como los que ahora se imputan al PSOE porque se llegan a equiparar con los recortes de derechos y de servicios públicos del PP y no hay comparación entre unos y otros. En segundo lugar, es que realmente durante años, antes de la crisis y antes incluso de Zapatero, el PSOE y lo que el PSOE representaba en las instituciones que gobernaba fue perdiendo la pasión por la democracia, desde Rumasa, pasando por Gil y Gil y por mil situaciones, Filesa… La democracia en España fue cogiendo vicios, perdiendo calidad, frescura, se fueron colonizando desde los partidos un conjunto de instituciones que tenían y tienen la función de controlar precisamente a las instituciones, al Ejecutivo, a las entidades bancarias, a los jueces, todo eso bajo la lupa de una situación de crisis en la que la ciudadanía está pasándolo mal y no está dispuesta a tolerar ningún gasto de dinero público injustificado, o innecesario o inmoral. Bajo esa lupa, cuando la gente lo está pasando tan mal, con tantísimos parados y con tantas personas con una incertidumbre de futuro, ‘conseguiré cotizar todo lo que me queda para tener una pensión, conseguiré volver al circuito de trabajo’, pues hace que se dispare el enfado de la ciudadanía, la indignación ciudadana, la desconfianza hacia los políticos, hacia las instituciones. A ello ha contribuido también la Corona, los empresarios, bueno, la Iglesia desde siempre, han contribuido a ese marasmo de pérdida de credibilidad de un conjunto de entidades, de instituciones. Y eso, en parte, se ha encarnado en el PSOE y el PP porque han sido los que han gobernado España en los años de democracia. Quitarse todo eso de encima es muy difícil sobre todo porque algunos de nuestros dirigentes estuvieron también en el pasado y en puestos de mucha responsabilidad. Eso explica la situación. Además el PSOE ha mantenido una oposición denominada o titulada ‘útil’ en contraposición quizá a una estrategia de oposición que tenía que haber sido clara, creíble, didáctica y mucho más intransigente con la derecha.

¿Cree que el problema es solo de discurso o también de caras?

Del Congreso de Sevilla salió el partido no más unido sino más dividido

O.E. | Es un problema de discurso, de prácticas, de capacidad propositiva. Es también un problema de reconocer los errores, de hacerse una autocrítica a modo de catarsis. Y es un problema también de caras. Es todo un conjunto. No son únicamente las caras sino también todo esto que he citado. El congreso federal no sirvió para que el PSOE hiciera una análisis de los errores, una especie de catarsis, ‘vamos a recomenzar, vamos a corregir errores, vamos reconocer, vamos a plantear un proyecto alternativo, vamos a acercarnos más a la ciudadanía, a relacionarnos de otra manera con los movimientos sociales’. El Congreso Federal último de Sevilla sirvió para elegir una dirección por un escaso margen de votos y de ese Congreso salió el partido no más unido sino quizá más dividido.

Rubalcaba ha dicho que va a endurecer su labor de oposición.

O.E. | Dijo exactamente que va a ‘intensificar’ e ‘incrementar’. Él justificó en la reunión con el Grupo Parlamentario Socialista que la apuesta estratégica de una oposición útil era buena, era la necesaria. Dijo que estaba convencido de ello pese a las críticas que había recibido, refiriéndose seguramente a algunos de nosotros, pero señaló por dos veces que los ‘papeles de Bárcenas’ y los ‘sms de Bárcenas’ conocidos ya en junio, fueron el detonante para que él mismo considerara que había que realizar una oposición mucho más nítida, hablar de ruptura de diálogo y de puentes con el Gobierno y negarle al Gobierno el liderazgo en el proceso de regeneración democrática a la vista de cómo está actuando con el asunto ‘Gürtel-Bárcenas’.

¿Sigue el PSOE sin descartar una moción de censura?

O.E. | La dirección del partido no la descarta, ya lo ha dicho Alfredo. Se trata de no quemar medidas, acciones antes de tiempo. Primero fue la petición de comparecencia de Rajoy, se consiguió -digamos entre comillas- la amenaza de una moción de censura. Luego vino la petición o la formulación de una reprobación, el intento de cambio del reglamento del Parlamento. Van a seguir produciéndose este tipo de preguntas permanentemente y quizá se vuelva a plantear, no sé en qué coyuntura, la moción de censura.

Viendo a Rajoy no parece que vaya a cambiar su hermetismo con el tema de Bárcenas.

Si salen nuevos datos del asunto ‘Gürtel-Bárcenas’, Rajoy acabará dimitiendo

O.E. | Rajoy es un político muy tocado, es un hombre que ya no puede hacer actos públicos con un mínimo de tranquilidad y seguridad. Los actos los tiene ya casi eliminados, excepto los que hace con los propios militantes. Para mí, es un hombre que, políticamente, no digo muerto, pero sí muy tocado. Él es consciente de sus limitaciones y vamos a ver, si salen nuevos datos del asunto ‘Gürtel-Bárcenas’, creo que acabará dimitiendo una vez que saque adelante el Presupuesto del año 2014, el que se aprueba este año.

¿Entonces usted vislumbra a corto plazo una posible dimisión del presidente del Gobierno?

La persona a futuro es ‘Soraya SS’

O.E. | Si aparecen datos objetivos, o papeles o elementos que tengan fuerza, estoy convencido de que este hombre lo tendrá que dejar porque va a tener una presión interna muy gorda, en la medida que esos datos nuevos y el desgaste de su credibilidad personal vaya haciendo mella y se patentice en las encuestas, empezará a tener problemas en su casa como tienen los demás. Las encuestas valen lo que valen, no son palabra de Dios, marcan algunas tendencias, tienen mucha cocina, pero mucha gente se pone nerviosa con las encuestas y el que está enfrente del partido del Gobierno le atacan y creo que dentro del PP hay cierto guirigay entre Esperanza Aguirre y Aznar y su equipo y la Fundación [FAES], no sé en qué medida el ministro Gallardón, etc. Hay una situación complicada y eso va a ir a más y yo creo que ahí la persona a futuro es ‘Soraya SS’.

Hablaba antes de la necesidad de que la ciudadanía vislumbre que PP y PSOE no son iguales. Hemos visto pancartas en múltiples manifestaciones con esos mensajes y se habla de la crisis del bipartidismo, ¿cómo se combate eso?

O.E. | Hay toda una estrategia por parte de algunos sectores políticos de la sociedad para intentar hundir definitivamente el barco socialista…

¿Sectores de izquierda?

IU e izquierda Plural tienen muchísimo interés en el naufragio definitivo del Partido Socialista

O.E. | Sí evidentemente, IU e izquierda Plural tienen muchísimo interés en el naufragio definitivo del Partido Socialista y utiliza hipérboles y hace un juego muy duro, sobre todo en las redes sociales y en el mundo asociativo, de denuncia al PSOE para colocarlo al mismo nivel que el PP. Todo esto tiene poco de improvisación y en la calle hay movimientos sociales muy dolidos que no han estado buena parte de ellos en la órbita del PSOE y que al PSOE le tienen muchas ganas y creen que este es el momento de laminarlo, de debilitarlo. Ciertamente, el eslogan, la idea de que PP-PSOE es lo mismo ha encontrado un caldo de cultivo importante. Eso es así, hay que saberlo y hay que intentar salir de esa situación. ¿Cómo? Yo lo intentaba explicar en cuatro líneas, con cuatro ejes de acción. Con un determinado tipo de oposición, liderando, que hasta ahora hemos ido con retraso a la hora de hacer propuestas concretas en materia de regeneración democrática y de lucha contra la corrupción. Hemos ido en esa cuestión por detrás de IU y de UPyD, nos ha faltado ‘reprise’. Se está en ello, con la próxima Conferencia, construyendo las bases de un proyecto socioeconómico alternativo a la política y al modelo de sociedad que defiende la derecha neoliberal. En eso estamos ahora, con el proceso de la Conferencia, porque lo que salga de ahí serán bases para luego ir elaborando los sucesivos programas electorales, que habrá que hacer con diálogo, en el marco siempre de un contrato con la ciudadanía, con los sindicatos, con los agentes económicos, en el que nosotros ofrezcamos un programa electoral en cada una de las elecciones, discutido, negociado con la sociedad española y desde una posición de responsabilidad política y democrática, no vendiendo lo imposible, no alabando los oídos de la ciudadanía sino diciendo la verdad de cómo están las cosas. Está, como te decía, el liderazgo de la regeneración democrática en un doble sentido, la regeneración o democratización interna, hacia dentro del partido y de los partidos, y hacia afuera de las instituciones, de los gobiernos, con una serie de medidas y reformas legislativas. Y el cuarto eje para hacer creíble una nueva cultura política dejando a un lado la vieja política, centrada más en la ética, en la participación de la ciudadanía, una cultura política que aborde transformaciones. La palabra cambio no me gusta, está muy manida, la utilizó Felipe, la utilizó Aznar, la palabra es transformación, transformaciones sociales, transformaciones de la estructura económica, en esa línea hay que ir. Y el cuarto eje importante que tenemos también que realizar es el de los nuevos liderazgos –fíjate que no hablo de cambios de liderazgo para que nadie se enfade- sino de nuevos liderazgos que tienen que surgir de procesos de primarias abiertas, con garantías democráticas, con otra concepción de los avales, con debates entre candidatos y candidatas abiertos a la sociedad. De ahí tienen que salir nuevos liderazgos del PSOE que tengan una componente cívica, enraizados en la sociedad, conocedores de los problemas de la ciudadanía, que sean liderazgos que no sirvan únicamente a PSOE sino que sirvan a la sociedad, liderazgos también con una enorme componente ética, lo cual quiere decir que tienen que ser también liderazgos nuevos que guarden una coherencia en su trayectoria personal respecto del pasado. Con ese tipo de liderazgos, con esa regeneración interna y externa, con ese proyecto alternativo, es posible que el PSOE pueda ir ganando espacio.

Se está hablando incluso de ‘refundación’ del PSOE

Estamos mal, por mucho que diga la encuesta de El País

O.E. | Por darle un carácter épico a la cuestión. No se trata de un cambio o de una simple regeneración, tiene que ser algo mucho más profundo, por eso a veces hablamos de catarsis, de refundación para, utilizando esa hipérbole, dar a entender que hace falta un proceso que vaya a fondo, en las actitudes, en las personas, en las propuestas, en los comportamientos a futuro. Estamos mal, por mucho que la encuesta de El País o la que fuera nos dé que no estamos tan mal en proyección como el PP.

Sigamos con la tan necesaria regeneración democrática. Desde Foro Ético se plantea acabar con el aforamiento.

La Conferencia no es el revulsivo que necesita el PSOE

O.E. | Más que acabar lo que planteamos es reestudiar el aforamiento: para quienes sí, hasta dónde debe llegar, en qué casos. Porque ha habido una proliferación de políticos, a nivel de parlamento nacional, regionales etc., donde se ha extendido en demasía el aforamiento. Los únicos que no están y no hemos estado aforados somos los alcaldes. Yo he estado 20 años de alcalde en San Sebastián y he tenido denuncias en los juzgados y siempre me he defendido como usted, ningún régimen especial. No digo que todos queden desaforados pero que sí que se reestudie porque igual ha habido una ampliación excesiva, sin duda.

Junto a otros dirigentes, usted se ha posicionado a favor de celebrar las primarias antes de las elecciones europeas. ¿Por qué?

O.E. | Sí, porque creemos que el PSOE necesita un revulsivo, un arranque y creemos que unas primarias antes de las Europeas pueden ser lo que el PSOE está ahora requiriendo. Unas primarais abiertas a la sociedad y en claves democráticas, incorporando un debate social, sin miedo. Es verdad que nos falta la cultura democrática de las primarias, eso es reciente en los partidos socialistas aunque lo hayan hecho ya en Francia varias veces y ahora en Italia tiene sus riesgos, su complejidad, pero sería un gesto de abrirnos, de aire fresco, de debatir programas con la sociedad, de dar cauce a la sociedad para que elija también a nuestro representante, hombre o mujer cara a la Moncloa y además diciendo que las primarias es una parte del proceso de regeneración democrática, no son un objetivo en sí mismo, sino una parte de esa regeneración democrática que significa un nuevo modelo de partido, más democrático, más transparente, financiado de otra manera, explicando todo lo que somos, lo que debemos, a quién debemos, lo que pagamos, posibilitando legalmente que el Tribunal de Cuentas nos controle las cuentas año a año, no con retraso. En fin, un nuevo modelo de organización, de funcionamiento del PSOE y de los partidos españoles en general. Y cara a las Europeas creemos que la Conferencia no es el revulsivo que necesita el PSOE, no creo que nos vaya a reconectar con la sociedad o que vaya a provocar un ‘reseteo’ del PSOE. Se necesita algo más y ese algo más es para nosotros vincular la conferencia a un adelantamiento de las elecciones primarias, abiertas, con un comité de ética y garantía que controle, un comité electoral independiente, etc., etc.

Otros dirigentes del PSOE, sobre todo desde la dirección federal, defienden que las primarias se celebren más cerca de las Generales. Se temen un mal resultado en las Europeas que acabe quemando al recién elegido candidato.

O.E. | Bueno, es un argumento que hay que colocar encima de la mesa. Ninguno es desdeñable. Pero frente a eso entendemos que el PSOE tiene que poner ya la carne en el asador. No tendría porque dar casi como perdidas las Europeas, tampoco tiene que retrasar ese momento de relanzamiento aun asumiendo un cierto riesgo, y en todo caso ese riesgo siempre será menor en unas Europeas que ir a unas elecciones que son básicas, claves para nosotros como son las municipales y forales, con una inercia negativa, saliendo de una derrota en las Europeas con la gente un poco descolocada, sin candidato o candidata que identifique al PSOE en su competencia con Rajoy y con el PP, con problemas quizá luego de fechas para establecer el calendario de esas primarias abiertas a la Moncloa porque puedan pasar cosas no previstas, limitados en nuestra capacidad para presentar una moción de censura porque de momento no iría acompañada de un candidato o candidata auténtico, todo eso lo argumentamos en el documento que entregamos a Alfredo [Rubalcaba] el 1 de agosto, después de la comparecencia de Rajoy en el Senado. Y al cabo de mes y pico seguimos trabajando ese documento, lo perfeccionamos lo mejoramos, y lo hicimos público. No creo que eso sea una mala mecánica.

A día de hoy, el actual secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, no ha descartado presentarse a esas primarias como candidato a la presidencia del Gobierno ¿Cree que dará un paso atrás? ¿Cree que debería dar un paso atrás?

Debemos pensar en candidatos con un recorrido a futuro

O.E. | Empiezo reconociendo el derecho que tiene Rubalcaba a ser candidato y también reconozco su inteligencia y su valía política. Pero creo que debemos pensar en candidatos con un recorrido a futuro, aunque desde el punto de vista de la capacidad política inicial, desde el punto de vista discursivo o desde el punto de vista de la dialéctica no sea una “joya” como Alfredo, pero la apuesta es a futuro y, por tanto, a mí me parece que sería un error que Alfredo se presentara. Pero un error pensando en estas claves de líderes del partido a futuro, pero nada más, hasta ahí llego creo que habría que hacer otras apuestas.

En la palestra hay otros candidatos, están surgiendo y surgirán más Patxi López, Eduardo Madina y Carme Chacón, ¿qué te ha parecido la marcha de Chacón?

O.E. | Sobre los posibles candidatos no digo nada al respecto y sobre la renuncia de Chacón de su puesto de diputada y su salida de la política -de la política, en fin, entre comillas, durante un año-, me parece una decisión suya respetable.

¿Pero qué le parece su posible candidatura?

O.E. | Bueno, yo no hice campaña para ella. Entendí en las elecciones al Congreso de Sevilla que el candidato o candidata no tendrían que haber estado en el Gobierno por aquello de intentar una ruptura con el inmediato pasado, pero reconozco que de alguna manera siempre me he sentido más próximo a los planteamientos que se hacían desde el equipo de Chacón que desde el equipo y los planteamientos de Alfredo. Pero nada más, tengo que ella una buena amistad.

Dos temas más para terminar, primero Cataluña. ¿Qué propuesta de modelo de Estado debería hacer el PSOE?

El PSOE debería añadir a su propuesta la consideración de España como un Estado plurinacional

O.E. | Modelo de Estado Federal basado en la cooperación, en el diálogo territorial, en un diálogo permanente entre el Estado y las Comunidades Autónomas. Y, desde mi punto de vista, el PSOE debería añadir a su propuesta la consideración de España como un Estado plurinacional, lo cual yo creo que es una realidad, que Cataluña es una nación, que Euskadi es una nación y que España es una nación de naciones, y eso no debería llevar al crujir de dientes a nadie, para nada, sobre todo si eso consigue resolver algunas historias, algunos conflictos. El reconocimiento de España como un Estado plurinacional y pluricultural sin aceptar la formulación del derecho a decidir porque no es un derecho y no pueden decidir únicamente los catalanes. Yo soy vasco y en esas cosas he trabajado mucho, he estudiado a fondo el caso de Quebec en Canadá y ahora estoy siguiendo muy de cerca el proceso de la consulta en Escocia con Cameron. Creo que la consulta a la ciudadanía, en este caso catalana, el PSOE debería analizarla en profundidad, en qué términos, de qué manera para que sea constitucional y legal. Veo muy difícil que podamos salir de ese laberinto en el que nos ha metido fundamentalmente la derecha española el señor Aznar, el señor Rajoy y el PP con la colaboración del Tribunal Constitucional, también con esa radicalidad infantil de Artur Mas y de CiU. Pero en todo este proceso y delimitando esas responsabilidades políticas mayores creo que la consulta no se puede desestimar, que no se puede rechazar.

Pero se habla de independencia, ¿no cree que el resto de los españoles deberían también poder pronunciarse?

O.E. | Claro que sí, por eso hay que buscar la fórmula y para mí la fórmula es la aprobación en Cortes de una ‘ley de la claridad’ para que si hay una expresión en una consulta previa de los catalanes a favor de un Estado independiente, si esa expresión, en esa consulta legal, por tanto permitida, autorizada, incorporada, eso se someta al refrendo de los españoles y eso exige la reforma de la Constitución, entiendo que por muy compleja que parezca la solución, va por ahí, o nos vamos a meter en una situación delicadísima que a ver cómo se resuelve.

Ese deseo suyo que manifiesta de un Estado plurinacional sería pasar página al modelo de Estado de las autonomías…

O.E. | No, se puede seguir en el Estado de la Autonomías, pero que haya un artículo que reconozca que España es una nación de naciones y que Cataluña es una nación y si eso da satisfacción a una serie de personas y de pueblos pues no pasa nada.

En ese cambio de modelo de Estado qué papel o que no papel debería tener la monarquía, hablamos de un Estado federal pero también hay quien reivindica la República. ¿Qué opina sobre ello?

O.E. | En los últimos tiempos, el devenir en los hechos que han acontecido en torno a la monarquía me han convertido en una persona más republicana que lo que era antes. Nunca sentí una especial aversión a la monarquía, y más aun seguramente por el hecho de haber sido alcalde de San Sebastián, haber tenido una cierta relación o un trato personal con miembros de la familia real. Pero lo que está pasando, lo que va saliendo, lo que se sabe, lo que no sabe, hace que al final los genes republicanos vayan cogiendo mucha dimensión.

En el PSOE también hay cierta tradición republicana.

En el PSOE ha habido mucho republicanismo dormido y como otras cosas estamos saliendo del armario

O.E. | En el PSOE ha habido mucho republicanismo dormido y como otras cosas estamos saliendo del armario, vamos nos están echando del armario, la propia monarquía, y eso no quita para que yo reconozca lo último, el buen papel que ha hecho el Príncipe [candidatura olímpica]. Pensando en ellos, si yo fuera asesor de la monarquía, el rey hubiera hecho la renuncia hace ya un año o poco más de un año. Me parece un error que no lo haya hecho. En fin, ellos sabrán.

Por último, hablemos del País Vasco, ¿cómo se está viviendo el proceso de paz?

La disolución de ETA hay que exigirla

O.E. | La paz y la convivencia se van instalando en las calles y pueblos y ciudades del País Vasco pero realmente conseguir la paz y la convivencia no se va a lograr desde la espontaneidad, de modo automático o con el paso del tiempo. Seamos serios, eso exige una serie de decisiones y de acciones muy relevantes que van desde la disolución efectiva de ETA, el reconocimiento explícito del mundo de la izquierda abertzale que cometió gravísimos errores apoyando y justificando a ETA durante años. Eso tienen que reconocerlo, no puede ser como que no ha pasado nada, ya se les olvidará a los ciudadanos. También, en el centro de paz y convivencia deben estar las víctimas, todas. Evidentemente hay víctimas del GAL, claro que las hay, y de la extrema derecha y de torturas, pero el grueso de las víctimas son de ETA porque el GAL dejó de actuar hace 25 años y ETA continuó asesinando. Además hay que hacer una educación profunda en valores de respeto a la diferencia porque todavía hay dentro de la llamada izquierda abertzale un odio importante a lo español. Hay que convivir y la convivencia es otra cosa a estar odiando a lo español o todo lo que no sea genuinamente vasco. Y hay que pedir también a los presos de ETA que acepten medidas de reinserción individual y que reconozcan y pidan perdón. Todo eso tiene que ir acompañado de un cambio urgente de actitud del Gobierno, del señor Rajoy y del PP en política penitenciaria porque la ley actual le da mucho juego, una política penitenciaria diferente, en cuestiones que son sabidas. De modo que si no tenemos estas cosas claras, desde el llamado suelo ético que plantea el PSOE mirando a la izquierda abertzale, a Bildu, a Amaiur y pasando por estas cuestiones que son importantes como las que he citado todas, que nadie se crea que por el hecho de que ya no hay kale borroka aquello está bien y tranquilo y se ha conseguido la paz y la convivencia.

¿Espera un comunicado de ETA anunciando su disolución?

O.E. | No, deseo y exijo.

Sería el último estadio…

Ahora se habla en sectores de la izquierda abertzale, van lanzando por ahí comentarios ‘off the record’, que esperan algún comunicado de ETA relacionado con algún posible estado de desarme… Pero no, no, conociendo a ETA sabemos que la disolución de ETA hay que exigirla pero que también, cuando llegue, esté vinculada a qué pasa con los presos.

“Sería un error que Rubalcaba se presentara a candidato en las primarias del PSOE”
Comentarios