martes. 23.07.2024

Rajoy se reunirá por separado con Rosell, Toxo y Méndez el 30 de noviembre

El próximo presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, apremiará a lo largo de esta semana a los empresarios y a los sindicatos para que "en un plazo urgente" se pongan de acuerdo sobre la bases de un nuevo modelo laboral, y les advertirá de que si no lo hacen, el nuevo Ejecutivo tomará decisiones por sí solo.

La secretaria general del PP, María Dolores De Cospedal, lo ha dejado claro cuando, tras la reunión del Comité de Dirección del partido, ha comparecido en conferencia de prensa: Rajoy quiere tener pronto un marco laboral distinto al vigente, y así se lo transmitirá al presidente de la CEOE, Juan Rosell, y los responsables de UGT y de CCOO, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, respectivamente.

Segun ha podido saber nuevatribuna.es, Rajoy se reunirá por separado con Rosell, Toxo y Méndez el próximo 30 de noviembre. 

La que tenga con los tres durante esta semana -ni Cospedal ni el PP han precisado qué día- no será la única reunión del ganador de las elecciones, quien también ha convocado a los presidentes regionales de su organización el jueves que viene para hablar de la obligatoria reducción del déficit.

Tras una primera semana de conversaciones telefónicas con líderes europeos, de entrevistas cara a cara con algunos de los banqueros más poderosos de España y de trabajo de despacho, el líder del PP tiene previsto mostrar ahora a la opinión pública que hay mucho que hacer y poco tiempo para hacerlo.

El traspaso de poderes sigue su curso, ha indicado Cospedal, ya que las reuniones entre Soraya Sáenz de Santamaría y Ramón Jáuregui proseguirán estos días, al tiempo que los comisionados del PP conocerán de técnicos de los Ministerios la situación presupuestaria de todos ellos.

Como colofón, antes del 9 de diciembre, Rajoy y José Luis Rodríguez Zapatero se verán por segunda vez. La entrevista de ambos tiene como objetivo pactar la posición española en la trascendental Cumbre europea de esa fecha.

No obstante, Rajoy podrá conocer antes las perspectivas de Nicolas Sarkozy y de Angela Merkel, en concreto durante los días 7 y 8 de diciembre, dentro de la Cumbre del Partido Popular Europeo. Aunque aún no se han concertado, el próximo presidente español tiene planeado reunirse por separado con la dirigente alemana y con el francés.

Aunque no contará a ambos con precisión sus primeras medidas, pues el próximo presidente quiere darlas a conocer en el debate de investidura del día 20, sí les comunicará varios aspectos para él cruciales. Por un lado, que España, con él al mando, cumplirá los objetivos de déficit de 2012 y de 2013 -4,4 y 3 por ciento, respectivamente- porque al país no le queda otra alternativa, en palabras de Cospedal.

Por otro, que como España será un país cumplidor no puede suscitarse ninguna duda sobre su viabilidad y garantías financieras, y por ello, como contrapartida, debe recibir de los organismos comunitarios una serie de facilidades para que pueda financiarse. En cambio, los que no cumplan, padecerán la presión de la UE.

Rajoy, además, dirá a Merkel y a Sarkozy, según la número dos del PP, que no quiere una "Europa de dos velocidades", pero también que si esta fractura se consolida, la economía española se situará en "la primera velocidad".

Por último, el nuevo jefe del Gobierno manifestará su posición a favor de que el Banco Central Europea (BCE) asuma "una función muy importante", esto es, que pueda comprar deuda de forma masiva y pueda así calmar a los mercados, cada vez más escépticos con el euro.

Una vez reunido con Merkel y con Sarkozy, y una vez pactada con Zapatero la postura española en la Cumbre del día 9, el líder del PP se dedicará de lleno a preparar su discurso de investidura del día 20, si bien antes tendrá que cerrar algunos flecos.

El 12 de diciembre la Junta Directiva del PP aprobará el congreso de febrero del año próximo y designará a las personas que presidan las Cortes y dirijan los grupos parlamentarios.

Superada la investidura, en lo que no habrá problemas por la mayoría absoluta, el próximo presidente tomará posesión del cargo el 22, comunicará al rey quiénes serán sus ministros y el 23, viernes, se celebrará el primer Consejo de Ministros.

Tanto en la investidura como ante sus ministros, Rajoy destacará sus prioridades: reducir el déficit hasta donde se ha prometido, terminar la reestructuración del sistema bancario y plantear otra reforma laboral.

Por eso Rajoy ha cerrado una reunión esta semana con sindicatos y patronal, para decirles que urge cerrar un acuerdo y mandar un mensaje de firmeza a Europa y a los mercados. El líder del PP, de momento, no incluye entre sus planes comparecer ante los periodistas y explicar qué está haciendo.

"Es tranquilizador para los españoles que sepan que desde la misma noche electoral Rajoy no ha parado de trabajar, igual que es tranquilizador para los mercados que haya hablado con los líderes europeos más importantes", ha zanjado Cospedal.

Rajoy se reunirá con Rosell, Toxo y Méndez el miércoles