lunes. 17.06.2024
NUEVATRIBUNA.ES 08.10.2010

Que Mariano Rajoy tiene entre sus enemigos a buena parte de la derecha es bien conocido por todos. Sólo hay que echar un vistazo a las hemerotecas para recordar las perlitas que le han estado dedicando estos últimos años con el objetivo de moverle la silla y forzarle a una retirada. Claro que no esperaban el temple de acero que se gasta el gallego que, lejos de sentirse aludido, ha seguido a lo suyo, intentando no mojarse en todos los charcos que se le han ido poniendo a su paso, el último, la batalla que libra el PP de Asturias por la posible candidatura de Francisco Álvarez Cascos.

La caverna mediática, más proclive al aguirrismo (por Esperanza Aguirre) que al marianismo, ha rescatado uno de los traspiés más sonados de Rajoy para significarle y ponerle en el centro de la diana. No deja de tener cierta guasa que Libertad Digital haya titulado una de las informaciones publicadas en la edición de este viernes con Rajoy se va de puente: nada en su agenda hasta el "coñazo" del desfile del 12-O, todo un torpedo en la línea de flotación.

“Mañana tengo el coñazo del desfile; en fin, un plan apasionante”. La frasecita de marras ha sido ladinamente recordada en las páginas de LD dos años después de que Rajoy la pronunciara en presencia de Javier Arenas y creyendo no haber sido oído. La noticia no sólo recuerda para mofa de muchos y escarnio de otros la metedura de pata del líder del PP, en vísperas del desfile de este año (al que también acudirá), sino que además le reprocha sus habituales periodos de “descanso”.

Y es que Rajoy se va de puente, lo que es criticado por este periódico, sobre todo porque también se tomó unas “minivacaciones” el último fin de semana de septiembre y el primero de octubre, recuerdan. “Tres semanas” sin convocar a su comité de dirección en Génova 13 y con la que le está cayendo a Zapatero -dirán muchos- por la crisis económica, la huelga general, y el resbalón de las primarias en Madrid.

La verdad es que últimamente Rajoy se prodiga poco y decide a su antojo si hace o no declaraciones en sus actos públicos. Depende del día; de sí ha salido alguna información nueva de Gürtel o de Camps; de si Aguirre y Gallardón vuelven a la greña; o de si en Asturias los populares amenazan con una rebelión si se les impone a Cascos como candidato a las autonómicas de 2011. Rajoy sólo habla del paro, la deuda, los impuestos y el Váyase señor Zapatero de Aznar adaptado a su discurso.

Rajoy, de relax, antes del "coñazo" del desfile