#TEMP
domingo. 26.06.2022

Rajoy compromete su destino con su apoyo a Camps y su silencio sobre el caso Gürtel

En medio de nuevas revelaciones sobre el caso Gürtel y la presunta financiación irregular del PPCV, el líder 'popular' ha dado un espaldarazo al presidente de la Generalitat valenciana. Atrás queda la prudencia que le llevó a decir, antes de las vacaciones, que habría que esperar a lo que dijera la justicia para la designación de candidatos de cara a las próximas elecciones municipales y autonómicas.
> Más pruebas sobre financiación ilegal del PP valenciano
NUEVATRIBUNA.ES - 02.09.2010

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha insistido en que el presidente de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps, "debe ser" nuevamente el candidato del partido en las elecciones autonómicas de mayo del año que viene.

Rajoy, que llevaba tiempo sin comparecer en rueda de prensa, ha aprovechado la reunión extraordinaria del Comité de Dirección que se ha celebrado en Toledo para decir públicamente lo que hace unos días declaró a una agencia de noticias: que Camps sigue siendo su hombre en Valencia por mucho que la instrucción del sumario del caso Gürtel sugiera que la elección es poco recomendable. Desde que comenzó la cascada de revelaciones sobre las implicaciones de los miembros del Consell y de la cúpular del PP valenciano -Camps incluido- en la trama de corrupción masiva, el presidente nacional de los 'populares' se ha movido en una deliberada ambigüedad dando pie a interpretaciones para todos los gustos.

A finales de julio, coincidiendo con el cierre del anterior curso político, Rajoy dijo, al referirse al proceso de designación de candidatos para las próximas elecciones autonómicas y municipales, que en el caso del partido en la Comunitat Valenciana había que esperar a la actuación de la Justicia. Dos días después, Francisco Camps le desafió abiertamente al nombrar a Paula Sánchez de León directora de la campaña del Partido Popular de la Comunitat Valenciana.

A la vuelta de las vacaciones, Rajoy anunció que no abriría el nuevo curso en Valencia sino en Málaga, un gesto que parecía indicar un cierto distanciamiento respecto al dirigente valenciano. Camps, ni corto ni perezoso, organizó una cena en Teulada, en uno de los escenarios de Gürtel, y proclamó: "No hay quien me mueva".

Este miércoles, Rajoy ha señalado que el partido nombrará a los candidatos a los comicios autonómicos "cuando toque", pero ha querido dejar claro que Camps "debe ser el candidato del PP a las próximas elecciones" en Valencia. A la pregunta de si el presidente valenciano será el candidato del PP digan lo que digan los tribunales sobre su imputación en el 'caso Gürtel', Rajoy se ha limitado a responder que ya ha dicho "todo lo que tenía que decir sobre este asunto".

Y en relación a las informaciones publicadas acerca de una posible financiación ilegal del PP valenciano, Rajoy se ha remitido al comunicado que difundió el partido en la región en el que aseguraba que su financiación "es absolutamente legal" y que "ha sido convenientemente fiscalizada anualmente por los órganos competentes".

Si finalmente Camps resulta imputado -aunque sólo sea por cohecho impropio como ya dejó caer el Tribunal Supremo cuando propinó un fuerte varapalo al Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana por haber archivado el caso de los trajes, a Rajoy se le presentará una papeleta complicada. El líder del PP no acaba de despegar en las encuestas a pesar del desgaste sufrido por Zapatero. Según el útimo sondeo de primeros de agosto del CIS, Zapatero despierta "poca" o "ninguna" confianza en el 78,9% de los sondeados, en tanto que Rajoy suscita la misma opinión al 84,6%. La SER, que ha inaugurado temporada con un pulsómetro, da al PP 8 puntos de ventaja sobre el PSOE y mientras que la nota de Zapatero es de 3,6, Rajoy le supera sólo por una décima: 3,7.



Rajoy compromete su destino con su apoyo a Camps y su silencio sobre el caso Gürtel
Comentarios