#TEMP
martes. 16.08.2022

Las imágenes meten miedo, por lo que significan y por lo que presagian. Son jóvenes estudiantes y no tienen calefacción en su instituto. El invierno ha sido crudo, se ha hablado de frío siberiano, de temperaturas muy bajas, que también afectaban al levante, por tanto acudir a clase y no disponer de calefacción, es algo que paraliza a cualquiera, aunque sean jóvenes. Protestar por ello es algo absolutamente natural y lógico. Hacerlo bajo el grito de 'Los ladrones a prisión y el dinero a educación', es algo que sale de la boca de cualquier persona bien nacida.

Los estudiantes protestaban por la falta de profesores, la falta de material escolar, la falta de los medios básicos para estudiar, folios, agua, luz, calefacción…, y lo hacen en una Comunidad donde el partido gobernarte ha mostrado su lado más genuino desde hace tiempo, ahí están las tramas, y el jurado popular que absuelve del delito de cohecho pasivo impropio, y los grandes eventos, la formula 1, el Cabanyal…, llevan gobernando décadas y en las elecciones de 22 M han obtenido el 49% de la representación.

El 51% de la población valencia no ha votado al gobierno actual. Los hijos de esa población ausente del gobierno son los que han alzado la voz. Los hijos de esa población ausente son los que han helado nuestro corazón al volver a ver en su rostro el miedo, el estupor, por las agresiones desmedidas e injustificadas. Una imagen olvidada, o que queríamos olvidar. Los hijos de esa población, son un rayo de esperanza. Su gesto de dignidad es una enseñanza para los mayores. Su protesta por la ausencia de calefacción en su instituto es un gesto que les honra porque están defendiendo el derecho a una educación pública, de calidad, porque están defendiendo un futuro mejor. Su futuro y su lucha, es el anuncio de una primavera que tiene que venir.

Primavera valenciana
Comentarios