viernes. 19.07.2024
NUEVATRIBUNA.ES 21.09.2010

¿Recuerdan aquello de la Cenicienta es un ejemplo para nuestra vida por los valores que representa. Recibe los malos tratos sin rechistar, busca consuelo en el recuerdo de su madre.?

¿O aquello otro de Un hombre y una mujer son una cosa, dos hombres es otra cosa y dos mujeres es otra cosa, como supongo que un trío también será otra cosa.?

¿O cuando dijo que si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera, nunca pueden dar dos manzanas.?

¿O que el planeta está al servicio del hombre, no el hombre al servicio del planeta.?

¿Cómo no recordarlo? Son algunas de las gloriosas frases dichas por la esposísima de José María Aznar, la que llegó a ser concejala de Medio Ambiente sin ninguna razón de peso sino simplemente por ser la mujer del ya ex presidente del Gobierno.

Si algo hay que agradecerle es que periódicamente nos sorprenda con sus famosas perlitas, que como en la ocasión que nos toca resultan insultantes. Y es que Botella ha calificado a los “sin hogar” como una “dificultad añadida” para mantener limpio el distrito centro de la ciudad. Vamos, poco menos que son ‘basura’, con lo que se ha quedado tan pancha.

¿Y cómo soluciona nuestra singular Botella la limpieza de las calles de Madrid? Dice que lo mejor sería “cambiar los hábitos” de la ciudadanía para que no ensucien tanto y para que no estén tirados en la calle (añadimos nosotros) pidiendo limosna, porque eso, afea y mucho el paisaje urbanístico.

Pero es que, además, hay que recordarle a la señora Botella que cuando habla de la contaminación en Madrid y dice que hay dos tipos de particulas, las producidas por los hombres, que son las peligrosas, y las naturales, que son las que han llegado de África, empiece por aplicarse el cuento y dejé el fumeteo ya que sus cigarrillos también son contaminantes.

Para Ana Botella, los indigentes son basura