#TEMP
miércoles 25/5/22

Ni crisis económica ni reforma laboral: el Falcon es la estrella

Cuando falta una semana para las elecciones europeas, Europa sigue ausente. La crisis, como arma arrojadiza entre los dos grandes partidos, ha sido desplazada por la polémica en torno al avión militar. Y de la reforma laboral, mejor ni hablar por si pasa factura en las votaciones. Sólo Izquierda Unida la ha incluido en el guión de sus mítines de campaña para expresar su rotundo rechazo.
> La bronca más tonta de la campaña
NUEVATRIBUNA.ES - 31.5.2009

El PP, de quien cabría esperar ningún escrúpulo para exigir la reforma del mercado laboral que apadrina la gran patronal, CEOE, está demasiado ocupado contando los aviones militares en los que se ha embarcado el presidente del Gobierno para acudir a mítines socialistas. El Falcon se ha convertido en su caballo de batalla favorito porque le permite, además, aplicar el ventilador para tratar de desviar las acusaciones de presuntos abusos y corrupción en dirección contraria a la de sus miembros imputados en Gürtel. Sabe, por la experiencia de la historia reciente, que sólo extendiendo el velo de la sospecha sobre los socialista podría desanimar a sus votantes. Por eso insiste en elevar a categoría de escándalo lo que sólo tiene la dimensión de una anécdota y por eso acudirá son sus lamentaciones a la Junta Electoral Central.

El PSOE no tiene ningún interés en sacar la reforma laboral a relucir porque le pondría enfrente a los sindicatos, que ya han anunciado su radical oposición, y a la parte más a la izquierda de su electorado. Sólo sería posible plantearla en el contexto del diálogo social que Zapatero ha intentado relanzar en un encuentro de carácter privado con los líderes sindicales y empresariales. Pero tanto CCOO como UGT han advertido de que no creen oportuno que se intente cerrar acuerdos sobre temas de tanta trascendencia hasta después del 7-J. En definitiva, lo que no quieren es servir de coartada electoral para acabar firmando cualquier cosa de forma precipitada.

IU es, hoy por hoy, la única fuerza política que no tiene problemas para hablar de la reforma laboral en todos sus actos electorales. Lo ha hecho desde la noche de la "pegada de carteles" dejando claro que no está dispuesta a aceptarla. Este domingo, el coordinador general, Cayo Lara, ha instado a la movilización si la reforma se lleva a cabo y ha recalcado que el neoliberalismno lo defienden tanto el PP como el PSOE y que esto "es lo que ha traído los beneficios a la banca", provocando que "el 50 por ciento del comercio del mundo se mueva en paraísos fiscales".

De momento, y a la espera de que canten las urnas, los sondeos que se han publicado este domingo, los últimos antes de las elecciones, reflejan la insatisfacción de los votantes por la total ausencia de Europa en la campaña. Las encuestas castigan a todos los partidos, sin excepción, por la elevada abstención que pronostican. En términos de victoria/derrota, sale perdiendo el PSOE que se mueve en la banda de centro-izquierda, mucho más fragmentada que la derecha. Ésta sólo tiene que elegir entre Oreja o Mayor o, dicho de otra manera, sólo tiene una opción que además tiene la "virtud" de conciliar a la ultraderecha más rancia con la derecha supuestamente menos radicalizada de Mariano Rajoy. Al fin y al cabo, todos beben de la misma fuente: el franquismo, que gracias a su cabeza de lista ha salido a relucir con tanta frecuencia en esta campaña.

Esta semana, y a menos que ocurra un milagro, seguiremos a vueltas con el Falcon por obra y gracia del PP y su recurso a la Junta Electoral Central (JEC) por considerar que el uso del avión oficial por el presidente del Gobierno para acudir a los mítines del PSOE vulnera la ley que fija un tope de gasto de los partidos en las campañas electorales.

El PSOE no se queda atrás. El ex presidente del Gobierno Felipe González ha instado a publicar los informes de las veces que cargos del PP también lo utilizaron para fines partidistas o privados, ya que incluso les ha acusado de haber hecho "abuso y no uso" para llevar a "sus amiguetes" y para "lo que les dio la gana".

¿Será también el tema estrella del nuevo debate televisivo entre Juan Fernando López Aguilar y Jaime Mayor Oreja? Lo veremos. La cita es este lunes, a las diez de la noche, pero en esta ocasión en Antena 3 en lugar de TVE.

Ni crisis económica ni reforma laboral: el Falcon es la estrella
Comentarios