#TEMP
sábado 28/5/22

Los piropos de Sarkozy a Zapatero, un jarro de agua fría para Mariano Rajoy

ISABEL G. CABALLERO
Plena sintonía, en lo político y en lo personal, entre el presidente francés y el jefe del Ejecutivo español que en pocos días ha pasado de ser "poco inteligente" a "brillante".

Contra el terrorismo, las mafias y el tráfico de drogas
España y Francia refuerzan su colaboración en materia de inmigración, seguridad y defensa y en la lucha contra ETA.
NUEVATIBUNA.ES 28.04.2009

A Zapatero no ha podido salirle mejor la cumbre hispano-francesa que ha finalizado este martes en Madrid. Y no sólo por el alcance de los acuerdos políticos alcanzados, sino también por la sintonía personal que han demostrado tener el presidente del Gobierno español y Nicolás Sarkozy.

En una muy concurrida rueda de prensa conjunta en La Moncloa, a la que también asistieron los ministros Rubalcaba, Chacón, Moratinos y Garmendia, ambos mandatarios no escatimaron elogios. “El mejor amigo de España. El más fiel”, dijo Zapatero. “Vas a poder contra con nosotros como socios y como amigos”, respondió el presidente de la República francesa.

El “malentendido” sobre las supuestas declaraciones de este último calificando a Zapatero de político “poco inteligente” han quedado zanjadas a lo grande: “José Luis es muy brillante, es muy joven y corre demasiado rápido”. Así se sacudió el galo la polémica que él cifra en un “mediocre debate de politiqueo en Francia”, y que, según dijo no ha surgido en las conversaciones mantenidas estos últimos dos días: “Nos conocemos muy bien. No vamos a caer en la trampa”.

Tanto es así que Sarkozy enumeró algunas de las cuestiones que comparten recordando con mucha ironía que están de acuerdo en retirar la publicidad de las televisiones públicas (por aquello que se ha dicho de que la idea se la copió Zapatero al mandatario francés), y que además tienen a sus esposas, Carla Bruni y Sonsoles Espinosa, como “buenas consejeras” en temas relacionados con la cultura.

“El aprecio hacia Francia y hacia Sarkozy es profundo, intenso, sincero, sentido y para siempre”. Una ‘declaración de amor’ en toda regla de Zapatero que se ve ahora crecido frente a las críticas de Mariano Rajoy. Y es que al líder del PP no le salió tan lucido su encuentro con Sarkozy recordemos, gran amigo de Aznar- con el que no debe compartir precisamente la “brillantez” del presidente español.

Quizá Rajoy recuerde todavía con cierto rencor la puesta en escena del ahora presidente de la República francesa en un mitin del PP poco después de ser designado por Aznar como su sucesor. Fue en Madrid, y los militantes populares se dejaron las manos en aplausos para su invitado de oro lo que eclipsó y mucho al gallego. Pero lo de Zapatero ha podido dolerle aún más, después de oír al francés afirmar con rotundidad que el Gobierno español “no es el culpable” de la crisis económica, todo lo contrario a lo que el presidente tiene que escuchar en cada Pleno del Congreso.

"ESPAÑA ESTARÁ EN EL G-20"

El agradecimiento del matrimonio Sarkozy por el trato recibido en su visita de Estado a España “no es un cumplido”. El presidente de Francia dijo sentirse “conmovido” y “emocionado” por la acogida que le han hecho los Reyes, las Cortes (horas antes visitó el Congreso de los Diputados) y el mismo Zapatero con el que “es un placer trabajar”, afirmó. En ese sentido, el jefe del Ejecutivo español consideró que el “aprecio” profesado por España a la figura de Sarkozy “colma esta creciente relación” entre los dos países.

“Estará en Nueva York porque tiene derecho”, afirmó Sarkozy preguntado sobre la participación de España en la próxima cumbre del G-20. “El mundo necesita una España que ejerza su responsabilidad a nivel internacional”, añadió. A su juicio, el asunto “está zanjado”, también para Zapatero que espera que la presencia de España en ese foro “se consolide” para el futuro.

En fin. Parabienes, halagos y plena colaboración en materia de seguridad e inmigración, así como cara a la presidencia española de la UE que comienza en enero de 2010, ponen el broche final a esta cumbre que terminó con almuerzo en la sede del Gobierno español. Eso sí, por un lado, Zapatero y Sarkozy, por otro sus esposas, Sonsoles y Carla. Bon voyage.

Los piropos de Sarkozy a Zapatero, un jarro de agua fría para Mariano Rajoy
Comentarios