lunes. 17.06.2024

Los pactos en Euskadi, dilema para Zapatero y apoyo "trampa" de Rajoy

ISABEL G. CABALLERO
¿Pactará el PSE con el PP para investir a Patxi López? De hacerlo, el PSOE se puede encontrar con un ‘papelón’ en Madrid donde peligran sus alianzas con el PNV, lo que dará pábulo al adelanto electoral que busca el PP.
> MINUTO A MINUTO DE LA JORNADA ELECTORAL

El presidente da vía libre a López
Al Gobierno central, ha dicho Zapatero, sólo le corresponde garantizar la colaboración con el Gobierno vasco elegido por su Parlamento y sus propios pactos, aseguró, son una "tarea distinta" de lo que suceda en Vitoria.
NUEVATRIBUNA.ES - 02.03.2009

El PNV podría retirar su apoyo al PSOE en Madrid si José Luis Rodríguez Zapatero prima su “antivasquismo” y “antinacionalismo”. Esta la advertencia que ha hecho el senador peneuvista, Iñaki Anasagasti, ante un posible acuerdo PSE-PP-UPyD para conformar un gobierno de “frentismo españolista”.

La tarta electoral en el País Vasco deja abierto un abanico de posibilidades. Tanto Juan José Ibarretxe como Patxi López optarán a la investidura pero ambos necesitan apoyos de otras fuerzas políticas para lograrlo. Más fácil lo tiene el socialista, que suma mayoría absoluta con los apoyos de Antonio Basagoiti (PP) y Rosa Díez (UPyD), cuyas formaciones han mostrado su disposición de respaldarle. Pero, ¿a cambio de qué? Esa es precisamente la encrucijada en la que se encuentra Zapatero, más ahora con la euforia de López y el compromiso de Ferraz de no desautorizarle en su determinación de formar gobierno.

El PP podría mantener su exigencia de quedarse con algunas consejerías. (Ya apuntaron por Educación e Interior). Pero el PSE no parece estar por la labor. Más probable será que López conforme un gobierno en solitario, un gobierno ciertamente vulnerable con el que los populares podrían jugar a su antojo dejándole tirado cuando les conviniese, si no siempre. Eso temen muchos socialistas.

“Un pacto con el PP es imposible, es antinatura. Pienso que Zapatero prefiere buscar fórmulas de concertación con el PNV y CiU en Madrid. Creo que la ‘operación’ de López no la acaba de ver clara”. Así se pronuncia un dirigente peneuvista que no se atreve a vaticinar en qué va a quedar la aventura en la que se ha embarcado el PSOE en el País Vasco.

Mantiene este dirigente que la crisis económica y el número de parados, que irá en ascenso en lo que queda de año, pone al presidente del Gobierno en una situación sumamente delicada que le obligará a mantener alianzas en el Congreso, con vistas ya a los presupuestos generales del año que viene.

Pero “no se trata solo de los Presupuestos. Se trata de las votaciones en la Mesa del Congreso, de las Proposiciones de Ley, de los Proyectos de Ley, de las Comisiones de investigación, de las recusaciones a los ministros. Y eso, ante la presidencia semestral española de la Unión Europea”, ha recordado también Anasagasti.

Con CiU, las relaciones quedaron rotas con la conformación del gobierno tripartito de José Montilla. Los nacionalistas catalanes limitaron desde entonces su apoyo en Madrid a las leyes beneficiosas para Cataluña. Lo mismo podría hacer el PNV, poniendo así ante las cuerdas a un PSOE al que se le presenta una difícil legislatura por delante al no tener mayoría absoluta.

Precisamente es ahí donde parece querer llegar el PP de Mariano Rajoy. En el principal partido de la oposición se ha decidido desempolvar la teoría de un adelanto de las generales por la que ya apostó en la pasada legislatura. Así que, el hipotético apoyo del PP en Euskadi puede salirle más caro al PSOE de lo que parece a primera vista y situar al PP en una posición de fuerza en el Congreso empujando para que se produzca dicho adelanto si la crisis económica va a peor. Y parece que va a peor. La victoria en Galicia refuerza además esta tesis, mantienen fuentes del PP.

De momento y, tras un lunes de resaca y ejecutivas, comenzarán las rondas de contactos, de doblete en el caso de los nacionalistas ya que, por una parte, Ibarretxe se reunirá con los candidatos de cada partido y el PNV lo hará con otros representantes de las fuerzas políticas parlamentarias.

Nadie quiere hacer de momento mucho ruido, las negociaciones se harán “con discreción”, dicen en Euskadi.

Los pactos en Euskadi, dilema para Zapatero y apoyo "trampa" de Rajoy