miércoles 1/12/21

Los cuchillos asoman en Sol y Cibeles

Nuevo episodio de la eterna guerra Gallardón-Aguirre a cargo de sus primeros espadas. Manuel Cobo y Francisco Granados se lanzan pullas tras conocerse la suspensión de militancia del vicealcalde.
> Un año de sanción para los 'amotinados'
NUEVATRIBUNA.ES / I.G.C. 28.01.2010

Esperanza Aguirre no perdona. Aunque la presidenta de la Comunidad de Madrid se está prodigando poco en declaraciones tras conocerse la suspensión de militancia de Manuel Cobo --sólo se limitó a decir que "ha tenido tiempo para retractarse y no lo ha hecho”--, su consejero Francisco Granados ha tomado la voz cantante para criticar que Alberto Ruiz-Gallardón mantenga en su cargo al vicealcalde, al que Génova ha quitado su carné de militancia durante un año por las gruesas declaraciones vertidas en un diario por la guerra de poder en Caja Madrid.

El consejero de Presidencia, Justicia e Interior y secretario general del PP de Madrid aseguró este jueves que si él fuera alcalde no tendría como portavoz a una persona suspendida de militancia en el partido. El mensaje, lanzado desde la sede del Gobierno regional en la madrileña Puerta del Sol, cruzó las calles de la capital cual cuchillo destinado a clavarse en el Palacio de Cibeles, donde, en paralelo, Cobo ofrecía su correspondiente rueda de prensa tras la reunión del consejo de Gobierno del Ayuntamiento.

La animadversión entre ambos viene de largo. La relación se enconó cuando Cobo optó a la secretaría general del PP de Madrid. La batalla fue cruenta y el número dos de Gallardón sufrió una humillante derrota para mayor gloria de Aguirre. Pero el asunto que puso a ambos en pie de guerra fue la trama de espionaje en Madrid: Cobo como víctima espiada y Granados como supuesto cerebro del chusco grupito de espías.

El vicealcalde no pretende pasar página a este episodio. Si lo de la suspensión de militancia parece importarle bien poco (no recurrirá la decisión), los seguimientos a su persona y a su familia siguen tramitándose en los tribunales. Él tampoco olvida y como respuesta a los requerimientos de Granados para que se marche por la puerta de atrás, Cobo precisó que nunca aceptaría nada del consejero, el mismo –recordó- que nombró a personas como Sergio Gamón –imputado por el caso del espionaje a su persona y ex responsable de Seguridad de la Comunidad de Madrid- para estar bajo sus órdenes.

"En ningún momento me tendría a mí ni de portavoz ni de nada. Yo no sería nada con el señor Granados. Sé que no me nombraría nada y yo no aceptaría nada". Vamos, que no le da ni los buenos días.

Granados no quiso entrar a valorar la sanción impuesta al vicealcalde, para quien un solo día de suspensión es ya “malo, pero sí se encargo de recordar que en ningún caso se deberían haber producido esas declaraciones contra la presidenta regional, de la que, entre otras cosas, dijo que le parecía de “vómito”, su actuación en Caja Madrid.

¿REPETIRÁ COBO EN LAS LISTAS PARA 2011?

La incógnita que sobrevuela ahora es saber si Cobo repetirá en las candidaturas de 2011. Preguntado por ello, el vicelacalde aseguró que va “a seguir jugando en este equipo porque es donde quiero jugar” y defendió su permanencia en el cargo recordando que la sanción “no dice que tenga que dejar mis cargos, con lo que me permite legalmente ejercer la representación del grupo político

Granados también se refirió a este asunto y aseguró que la suspensión de militancia “no inhabilita a nadie para ir en una lista electoral”. No obstante, a renglón seguido, advirtió de que “habrá que ver cuál es el comportamiento de esta persona en el futuro”, al tiempo que recordó que la competencia para elaborar las listas la tiene Ignacio González, en calidad de presidente del comité electoral.

Por su parte, el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, explicó que la decisión se tomará “cuando llegue el momento”, si bien precisó que en la elaboración de las candidaturas se tendrá en cuenta la actuación de Cobo: “Evidentemente, todo pesa”, dijo.

Quizá, González y Granados olvidan el aviso hecho por Mariano Rajoy en ese discurso que pasará a la historia del PP bajo el lema no habrá próxima vez, en el que el presidente del partido dejó claro que la última palabra para la elaboración de candidaturas la tiene Génova, o sea él mismo.

Los cuchillos asoman en Sol y Cibeles
Comentarios