martes. 16.07.2024
NUEVATRIBUNA.ES / I.G.C 17.06.2009

Si el próximo otoño se cumplen las previsiones y en el referéndum de Irlanda gana el ‘sí’, el Tratado de Lisboa entrará en vigor en toda la Unión Europea, lo que supondrá entre otras cosas que a España le corresponderá tener 54 diputados en el Parlamento de Estrasburgo y no 50 como tiene ahora. El PSOE y el PP andan enzarzados en un baile de cifras cuyos cálculos difieren unos de otros respecto al número de europarlamentarios que les caerán de más.

El PP salió vencedor en los comicios del 7 de junio obteniendo 23 escaños frente a los 21 del PSOE. Los primeros cálculos hechos del recuento del voto del CERA (Censo Electoral de Residentes-Ausentes) difieren según vengan de Ferraz o de Génova.

Mientras que los socialistas prevén sumar 2 diputados más (quedando con 23) y 1 más para el PP (que pasaría a tener 24), los populares afirman que alcanzarán la cifra de los 25 (es decir, se apuntan dos) y sólo uno al PSOE que quedaría con 22. Ambos coinciden en cualquier caso que la coalición de CiU se apuntará un 1 escaño más.

Estas previsiones ya fueron avanzadas por Mariano Rajoy y José Luis Rodríguez Zapatero en las reuniones que han mantenido esta semana con sus respectivas ejecutivas y ahora se está a la espera de aclarar cuál de las dos partes llevará razón.

Posiblemente, antes de acabe esta semana, se publicarán oficialmente los datos del recuento del voto emigrante. Fuentes del Partido Popular avanzaron que los socialistas habrían obtenido 95.796 votos frente a 47.050 del PP, es decir que sólo votó el 13,9% del censo. A la espera de que sea ratificado por la Junta Electoral Central el recuento, la dirigente socialista Elena Valenciano destacó que el PSOE había ganado el voto exterior y subrayó el trabajo realizado por su partido con este colectivo.

Los cuatro escaños de la discordia