domingo. 19.05.2024
José María Aznar y Muamar Gadafi, en Trípoli, donde viajó de forma oficial en 2003 el expresidente del Gobierno español.
José María Aznar y Muamar Gadafi, en Trípoli, donde viajó de forma oficial en 2003 el expresidente del Gobierno español.

En una conferencia en la escuela de negocios de la Universidad de Columbia, Aznar ha defendido la labor de Gadafi al tiempo que ha recordado que este dirigente "no es estúpido". "Lleva en el poder desde 1969, cuando yo era un bebé. Pero en 2003 pensó: esta gente -Estados Unidos- invadió Irak y ahora puede venir aquí y a lo mejor hacen el cambio de régimen en Libia", ha afirmado.

En esta misma línea, ha recordado que el líder libio ha apoyado "todos los esfuerzos" del mundo occidental contra el terrorismo, además de abandonar "todos los programas de armas" nucleares, biológicas y químicas. "Y se convierte en un amigo extravagante, pero en un amigo, al tomar estas decisiones, y la consecuencia de ello es que los países occidentales le atacan", ha señalado.

A lo largo de su intervención en esta conferencia, que quedó grabada en una cámara de seguridad, Aznar ha alertado de las consecuencias que, a su entender, pueden derivarse de la actuación de la OTAN en Libia. "Si decides apoyar a los rebeldes sin saber quiénes son y no apoyar a Gadafi, debes ser cuidadoso, porque, si no, tu credibilidad está acabada", ha asegurado.

El ex presidente del Gobierno también acusó a Occidente de hipocresía en los movimientos democráticos de Oriente Próximo al recordar que los dictadores de Egipto, Hosni Mubarak, y Túnez, Ben Alí, eran "teóricamente amigos" de Estados Unidos y de Europa, pero ambos les han dicho 'Adiós, amigo mío'". A cambio, "los manifestantes en Siria e Irán han pedido ayuda a los países occidentales y Estados Unidos y Europa no han hecho nada".

Los amigos extravagante