jueves. 13.06.2024
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 28.1.2010

Las declaraciones realizadas este jueves por el líder 'popular' a Telecinco, desmarcándose de la decisión adoptada por el Comité de Derechos y Garantías marca distancias respecto a la dirección del partido en Valencia que el miércoles, antes incluso de que se conociera el 'castigo' impuesto a Ricardo Costa por su comunicado leído en los pasillos de les Corts cuando había sido cesado en su cargo, ya lo consideraba "excesivo". Es el término que utilizó el actual secretario general, Antonio Clemente, cuando fue preguntado por la mañana por esta cuestión.

Poco después, cuando ya había trascendido la noticia, el presidente de la Diputación de Valencia y líder del partido en esta provincia, Alfonso Rus, consideró "injusta" la sanción e incluso llegó a alabar a Costa como posible 'conseller'. Rus, uno de los 'barones' valencianos más próximos a Francisco Camps, es conocido sin embargo por su escasa simpatía hacia el ex secretario general. En cuanto a lo que opina el propio protagonista, fuentes de su entorno han anunciado ya su intención de presentar un recurso contra la propuesta de suspensión y para ello presentará un pliego de descargo con sus alegaciones.

Otro elemento que destacan es que la propuesta del instructor del expediente no inhabilita a Costa para que pueda volver a formar parte de las candidaturas electorales. Si cumple el año de suspensión que pretende Génova, en octubre de 2010 recuperaría su condición de militante (una vez descontados los tres meses que ya lleva suspendido) a casi seis meses de las próximas elecciones municipales y autonómicas. La dirección regional del PP tendría tiempo para incorporarle a las candidaturas de 2011.

La sanción impuesta a Costa abre una nueva brecha entre Génova y el PP...