#TEMP
domingo 22/5/22

La receta de Aguirre: reformar el mercado laboral, “obsoleto y franquista”

La presidenta de la Comunidad de Madrid lo tiene claro: serán las recetas liberales y "aznaristas" las que nos saquen de la crisis económica y no Zapatero que está “arruinando” a los españoles con su "política de subsidio" y gasto público.

El "todopoderoso" Ignacio González
La desaparición de la Consejería de Cultura, Turismo y Deportes, engorda el elenco de responsabilidades políticas del vicepresidente del Gobierno autonómico.
NUEVATRIBUNA.ES / I.G.C.

Nada de trama Gürtel, nada de espionaje al vicepresidente Ignacio González. Hoy no tocaba. “He venido a hablar de la crisis”, afirmó Esperanza Aguirre a su entrada en el Pleno de la Asamblea de Madrid. A hablar de la crisis y de la política económica del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que está “arruinando” a los españoles”, y a proponer, ya de paso, algunas propuestas para impulsar la actividad económica en la región que dejaron perpleja a la oposición.

En un pleno monográfico celebrado este miércoles en el Parlamento regional que contó con la presencia de representantes de CCOO y UGT sentados en la tribuna de invitados- mientras trabajadores de la empresa ARCELOR-MITTA se manifestaban a las puertas de la Asamblea en el madrileño barrio de Vallecas, la presidenta madrileña acusó a la izquierda de defender el dogma de un “mercado laboral franquista y obsoleto”.

Elevado déficit exterior. Serios problemas de competitividad. Rigidez del mercado laboral. Una elevada presión fiscal. Carestía de las fuentes energéticas. Problemas en la educación y un exceso de burocracia. Esto es en resumen las causas que están detrás de la crisis económica y de las elevadas cifras de desempleo a juicio de Aguirre.

Con el objetivo de “ampliar el plan de austeridad”, la jefa del Ejecutivo regional anunció la supresión de la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte, cuyo consejero Santiago Fisas ha entrado en la lista del PP para las elecciones europeas, y propuso una serie de medidas fiscales como la bonificación del 20% del Impuesto de Matriculación a quienes compren un vehículo en la Comunidad; la eliminación del recargo autonómico del Impuesto de Actividades Económicas; y la rebaja en un punto en el IRPF para todos los compradores de vivienda nueva.

Con un discurso que el diputado de Izquierda Unida Gregorio Gordo comparó con un ‘debate sobre el estado de la nación’, la presidenta madrileña desgranó la batería de iniciativas para reactivar el empleo y la economía poniendo el acento en la necesidad de reformar un mercado laboral “obsoleto”, repitió.

Aguirre citó en varias ocasiones al gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, para defender sus propuestas como la reforma del mercado laboral, un marco laboral que “nos convierte en la mayor fábrica de parados” de Europa, afirmó. En ese punto, Aguirre arremetió contra los Grupos del PSOE y de IU: “Su dogma es el marco laboral franquista”, dijo, lo que indignó a la bancada de la oposición.

Pero si su discurso tuvo un tono institucional con pocas propuestas, el portavoz del Grupo Parlamentario Popular, David Pérez, dedicó su intervención a atacar a Zapatero y acusarle de la situación y de la cifra de parados que ya alcanza en España los 4.010.000, de ellos 459.000 en Madrid. Para ello desplegó las portadas de todos los periódicos del pasado fin de semana en un laborioso trabajo de hemeroteca sobre lo que dijo o no dijo el presidente del Gobierno hace un año.

La trifulca partidista por la crisis se trasladó así del Congreso de los Diputados a la Asamblea de Madrid. La portavoz del PSOE, Maru Menéndez, calificó de indecente la actitud del Gobierno regional, inmerso en sus “líos internos” e instalado “en una suerte de cuanto peor, mejor”.

La dirigente socialista consideró que “las políticas ultraliberales y neocon han fracasado” y acusó al PP de tener “recetas ocultas” como acabar con las negociaciones de convenios colectivos, flexibilizar aún más la contratación, facilitar y abaratar los despidos, impulsar una nueva oleada de privatizaciones a costa de los servicios públicos esenciales, y “atacar” a los sindicatos y a los empleados. “Esas son sus recetas contra la crisis, las mismas que nos han llevado a la crisis”, sentenció.

Para la portavoz de IU, Inés Sabanés, Aguirre planteó con “toda claridad” lo que pide cuando habla de reformas estructurales como el “despido casi gratuito”. A su juicio, el discurso de la presidenta estaba más dirigido a los empresarios, al lanzar un “mensaje de alarma con los costes laborales” en lugar de dirigirse a los trabajadores que “no son parte del problema”.

La receta de Aguirre: reformar el mercado laboral, “obsoleto y franquista”
Comentarios