#TEMP
sábado. 13.08.2022

La declaración de Camps ante la Justicia pone de los nervios a sus partidarios

El presidente de la Generalitat Valenciana ha asegurado tras declarar durante 45 minutos como imputado en el denominado "caso Gürtel" que está "muy satisfecho y contento" a pesar de que el juez del TSJCV ha mantenido los cargos que pesan sobre él. Las facturas de los trajes siguen sin aparecer.
> La contraofensiva de Camps
> Costa no desmiente "los trajes" pero dice que son previos a sus cargos
> Los imputados en Madrid recurren sus fianzas
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 20.5.2009

El jefe del Consell llegó sobre las 8.50 horas de este miércoles al Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) para declarar a partir de las 10.00 horas como imputado por un presunto delito de cohecho en relación con el "caso Gürtel". A las puertas del TSJCV le esperaban los tres vicepresidentes del Consell, Vicente Rambla, Gerardo Camps y Juan Cotino, así como la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, que había llegado unos minutos antes.

Camps ha saludado a un pequeño grupo de simpatizantes que le ha recibido en la puerta y ha entrado al Tribunal para reunirse con sus abogados. En ese momento, se han producido algunos altercados en las inmediaciones del tribunal. Unos treinta miembros de la CNT e Intersindical Valenciana han desplegado una pancarta de unos tres metros de longitud, aludiendo a la presunta implicación de Camps en la trama de corrupción. Los simpatizantes del presidente de la Generalitat, por su parte, han tratado de retirarla y el incidente ha desembocado en un cruce de cánticos. En la puerta del TSJ se repetía lo de "Presidente, presidente" y justo enfrente cantaban "amiguito", "caradura" y "Camps a la presó" (Camps a la prisión). Unos gritaban "Te quiero un huevo"; los otros respondían con "Yes, we Camps". La Policía Local ha acabado interviniendo cuando simpatizantes y críticos del dirigente valenciano han amagado con llegar a las manos a raíz de una nueva pancarta. Esta vez decía: "Camps, dimite". De fondo, asomaban enormes bigotes.

Mientras, Camps declaraba ante el juez José Fors. El magistrado investiga un presunto delito de cohecho, es decir, si el presidente valenciano recibió o no trajes por valor de 12.000 euros pagados por Orange Market, filial de la empresa "Special Events" de Francisco Correa, cabeza de una trama de corrupción que ha salpicado a varios miembros del PP. En Valencia, por el momento, se investiga un presunto delito de cohecho tras descartarse previamente la financiación ilegal o el tráfico de influencias insinuados antes por el juez Garzón.

Por primera vez, Camps ha dado explicaciones. No lo había hecho hasta ahora, aludiendo siempre a que el día era hoy y el lugar el TSJ. La defensa del jefe del Consell trató de lograr la nulidad del proceso, pero tampoco lo consiguió. Eso si, el presidente del Consell no aportó las facturas de los trajes que supuestamente le regaló Correa y que echarían por tierra una de las principales acusaciones en las que se sustenta su imputación.

El TSJCV, a través de un comunicado, ha especificado que el procedimiento "sigue su curso". De esta forma, se mantienen como imputados tanto el presidente de la Generalitat como el secretario general del PPCV y el portavoz "popular" en las Corts, Ricardo Costa, y el ex vicepresidente y ex conseller Víctor Campos, que declararon el martes, y el actual jefe de Protocolo de la Diputación de Valencia, Rafael Betoret, que también compareció este miércoles.

La declaración de Camps ante la Justicia pone de los nervios a sus partidarios
Comentarios