viernes. 19.07.2024
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 17.3.2010

Uno de los detenidos es el diputado foral de Alava de Administración Local y Equilibrio Territorial, Alfredo de Miguel, del Partido Nacionalista Vasco.

De Miguel ha sido detenido a las siete de la mañana por la Ertzaintza en su domicilio de Vitoria por orden del Juzgado de Instrucción número cuatro de la capital vasca, según fuentes del Departamento de Interior. Ha sido trasladado a la sede judicial, donde ahora presta declaración. El sumario es secreto.

Entre los otros detenidos se encuentra Alfonso Arriola, actual asesor del Tribunal Vasco de Cuentas Públicas (TVCP) y que fue director del Parque Tecnológico de Álava y dirigente del renovado PNV en el territorio. También figura Koldo Otxandiano, ex director gerente del Instituto foral de Bienestar social.

El octavo detenido es el ex concejal del PNV en el Ayuntamiento de Vitoria y miembro del Araba Buru Batzar (ABB) del PNV, Aitor Tellería.

El diputado general de Alava, Xabier Aguirre, ha dicho en una comparecencia ante la prensa que espera que Alfredo de Miguel presente su dimisión en caso de que salga imputado con cargos del Juzgado. Según sus palabras, en la operación también podría haber sido detenida la mujer del diputado alavés. Aguirre ha indicado que tuvo conocimiento a las nueve de la mañana de la detención del diputado de Administración local por orden judicial y ha asegurado que desconoce el motivo concreto que ha dado lugar a la detención.

El diputado general de Alava se ha puesto a "entera disposición" de la Justicia para colaborar "en todo lo que considere necesario y sirva para esclarecer" lo ocurrido. Aguirre ha indicado que lo primero, en estos casos, es mantener la presunción de inocencia, "cuando menos hasta que podamos hablar con él". No obstante, ha advertido de que, si se demostrase cualquier tipo de responsabilidad, "la mas mínima" por parte del diputado, defenderán la aplicación "con todo rigor" de la Ley y procederán a la depuración de las responsabilidad a las que hubiere lugar.


La corrupción salpica al PNV