#TEMP
domingo. 26.06.2022

José Joaquín Ripoll, el viejo enemigo de Camps, promete guerra

El líder del PP de Alicante no fue a la junta directiva para apoyar al presidente de la Generalitat porque no quiso. Ripoll ni se excusa ni da explicaciones, las rencillas con Camps por la Gürtel vienen de lejos.
> Camps se siente "Juan sin miedo"
NUEVATRIBUNA.ES / I.G.C. 13.05.2010

José Joaquín Ripoll se la tiene jurada a Francisco Camps y además no lo oculta. Tras el plantón dado por los dirigentes del PP de Alicante en la junta directiva regional celebrada el miércoles para escenificar el respaldo al presidente de la Generalitat, el líder alicantino no se ha mordido la lengua y aunque no ha explicado en profundidad las razones de su espantada ni tiene intención de excusarse ni de pedir disculpas.

En declaraciones a los medios durante la Cumbre por la Exportación en la Oficina de Armonización del Mercado Interior (OAMI) de Alicante, el presidente de esta Diputación ha dicho que no tiene “excusas” que justifiquen su ausencia porque lo hizo “conscientemente”. Ripoll ha asegurado que los miembros del PP alicantino que, al igual que él, decidieron no acudir a Valencia, lo hicieron “de forma voluntaria” y que los motivos ya han sido trasladados a la dirección nacional en Madrid.

Por el momento no ha dicho más pero amenaza con dar argumentos más contundentes más adelante, quizá a la espera de cómo se vayan sucediendo los acontecimientos.

El enfrentamiento con Camps viene de largo. Ripoll fue una de las voces más críticas por el cese temporal Ricardo Costa ya que pidió que las responsabilidades fueran mucho más allá del ahora ex secretario general. De esta forma, el alicantino se desmarca de la postura oficialista marcada tanto en Madrid como en Valencia por la trama Gürtel lo que no deja de preocupar en Génova.

“TRES TRAJES NO ES CAUSA SUFICIENTE PARA EMPAPELARLO”

Desde la dirección nacional, Esteban González Pons sigue intentando aplacar los ‘fuegos’ valencianos. El vicesecretario de Comunicación del PP decía este jueves que los militantes de su partido no se merecen que sus dirigentes se “enreden” en “complejas batallas internas propias de oligarquías poco democráticas”,

González Pons se manifiesta “íntimo” amigo de Camps y asegura que no hay “un plan B” para sustituirle como candidato: “Sólo hay un plan A que es que Camps es el candidato a la presidencia de la Generalitat Valenciana”, afirmó.

El dirigente popular volvió a insistir en que el presidente valenciano no está imputado y mostró su convencimiento de que el procedimiento “se archivará antes de que se le impute” porque no cree que exista “una razón para continuar” con él. “Da la sensación de que le regalen a un presidente autonómico, que no le han regalado, tres trajes de Milano, que es una tienda normal tirando a baja, no es causa suficiente para empapelarlo”, concluyó.

José Joaquín Ripoll, el viejo enemigo de Camps, promete guerra
Comentarios