#TEMP
jueves. 30.06.2022

Garzón tiene "serios indicios" sobre la responsabilidad penal de cargos del PP

El juez rechaza la personación del Partido Popular en la causa que investiga, en un auto que Génova ya ha anunciado que va a recurrir. La portavoz del Grupo Popular en el Congreso ha pedido el nombre de las personas implicadas en la presunta trama de corrupción.
> El PP presenta su recurso contra el juez
> Correa sobornaba a funcionarios y autoridades
NUEVA TRIBUNA.ES / AGENCIAS - 13.2.2009

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón anticipa, en el auto en el que rechaza la personación del Partido Popular (PP) en la causa que investiga la presunta trama de corrupción en administraciones de Madrid y Valencia desmantelada en la denominada "Operación Gürtel", que "existen serios indicios de que personas vinculadas a esa formación política podrían tener responsabilidad en esa causa o en aquellas otras que se incoen tras la inhibición que se acordará por razón de aforamiento de algunas de ellas".

En el auto de dos páginas hecho público este viernes, contra el que cabe recurso ante la Sala de lo Penal, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 afirma que la resolución mediante la que se inhibirá de la causa "se producirá una vez concluya el análisis policial/pericial de los documentos y datos obtenidos en la investigación, al menos parcialmente". Entonces, la investigación correspondería al Tribunal Supremo en caso de que los imputados fueran miembros del Gobierno y diputados en el Congreso y de los Tribunales Superiores de Justicia de Madrid o Valencia, respectivamente, si ocuparan estos cargos a nivel autonómico.

Garzón seguiría adelante con el resto de la causa

Según explicaron fuentes jurídicas, la inhibición de la causa en favor del Supremo o los respectivos tribunales superiores de justicia se referiría exclusivamente a la parte de la investigación que afectara a los aforados, por lo que el juez continuaría instruyendo el resto de la causa.

El instructor, que no cita a ningún cargo público concreto, explica que el postulante, en referencia al PP, "no puede ostentar" la condición de parte personada en la causa. De este modo, evita entrar a decidir sobre la recusación presentada contra él por el PP, que pretendía apartarle de la instrucción alegando su "enemistad manifiesta" y "animosidad" contra el partido.

Según el juez, la personación del PP en este sumario, que por ahora es secreto, resulta "absolutamente incompatible, como tampoco puede serlo a título de imputado por tratarse de una persona jurídica". De igual modo, cree "prematuro" que se pueda considerar a esta formación como "responsable civil subsidiario" y añade que como acusación popular "no reúne los requisitos exigidos legalmente para decidir en este momento".

Garzón, que dio traslado el jueves al fiscal para que le presentara informe sobre esta cuestión, asegura que con este auto no provoca "ningún perjuicio, al menos jurídicamente hablando" al Partido Popular (PP) sino, en su caso, a "las administraciones o instituciones a las que pertenezcan las personas afectadas, alguna de ellas ya imputada".

"El PP quiere saber"

Es lo que decía este viernes, antes de que se conociera el nuevo auto del juez, la portavoz parlamentaria del PP. La razón es precisamente que si se comprobara que entre los implicados hay algún funcionario o alto cargo, como afirmaba el auto de Baltasar Garzón que se hizo público el jueves, la competencia ya no sería del juez de la Audiencia Nacional.

Por eso, la dirigente popular ha aseverado en declaraciones a Antena 3 que “si hay de verdad altos cargos que pueden ser aforados, es decir que deberían ser juzgados por otros tribunales, él perdería la competencia. Yo espero que haga las cosas a su tiempo y que no retrase el conocimiento de quién está implicado" y ha añadido que espera que las motivaciones de Garzón para no dar la lista de nombres no sean, precisamente, el intento de evitar su pérdida de competencia.

Sáenz de Santamaría se ha atrevido incluso a aventurar que “probablemente no sea competente”. “Yo creo ha dicho- que no está capacitado para investigar y que debe ceder el puesto a otro juez". El PP se escuda en una supuesta “parcialidad” de Garzón, desde que se publicó la foto del juez cazando con el ministro de Justicia el mismo fin de semana en el que se destapó la presunta trama de corrupción, para contrarrestar el escándalo que se ha abatido sobre el partido. Tras presentar un escrito de recusación contra el magistrado, Sáenz de Santamaría ha opinado este viernes que otro de los motivos para que un juez diferente asuma la investigación es "que quede garantizada su imparcialidad y su independencia, sin ningún velo de sospecha". "Para que nadie tenga ninguna duda de que el juez que está investigando lo hace porque tiene el fin de perseguir la ley y no de perseguir a nadie más", ha añadido.

Sáenz de Santamaría también ha aprovechado para arremeter contra Mariano Fernández Bermejo por acudir a la cacería cuando ya había personas “en calabozos policiales", un acto que ha definido como "ni ético, ni estético ni políticamente correcto". "Cuando uno ve esas fotos tiene la sensación de que uno apunta y el otro dispara", ha ironizado. Y ha continuado criticando que el ministro respondiera que durante esta sesión de caza sólo se habló de cetrería: "No sé a qué tipo de cetrería o a qué tipo de piezas se refería". Y ha rematado manifestando: "Más vale que tuviera más habilidad negociadora con todas las huelgas que tiene anunciadas".

Tampoco ha pasado por alto el inicio de la campaña para las próximas elecciones gallegas y, al defender la honorabilidad de Mariano Rajoy, ha señalado que el líder del PP ha pasado por los despachos de todas las administraciones públicas "sin mover una silla". "Ya podría aprender el señor de la Xunta, Touriño, de esos comportamientos", ha concluido.

"Gravedad" para el funcionamiento institucional

Por su parte, el portavoz del Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados, José Antonio Alonso, ha exigido a Mariano Rajoy que rectifique el "mensaje claramente demoledor" por el cual anunció que su partido suspendía la interlocución sobre el Pacto por la Justicia mientras el Ministerio sigua encabezado por Fernández Bermejo. Para Alonso, esta actitud equivale a "decirle" al presidente del Gobierno a quien "tiene que poner" en el cargo, lo cual es "incomprensible e irracional".

Asimismo, Alonso ha alertado sobre la "gravedad" que supone para el buen funcionamiento institucional el hecho de que el Partido Popular "meta al Gobierno, a los policías y a los jueces" en una "confabulación" en su contra. Además, ha expresado su plena confianza en la Administración de Justicia y, en concreto, dijo no tener "ningún motivo para dudar en lo más mínimo" de la actuación del juez Baltasar Garzón.

En declaraciones a Onda Cero, Alonso ha subrayado el "problema interno de falta de autoridad y cohesión interna" que vive la formación liderada por Mariano Rajoy y ha llamado la atención sobre la estrategia del primer partido de la oposición de “cargar las culpas" contra los dirigentes socialistas sobre un "problema" que se ha originado en su "casa".

Preguntado por la coincidencia del responsable de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, y el magistrado de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón en la cacería, el portavoz parlamentario ha mostrado su confianza en el ministro, quien "ha explicado claramente que ni habló de ese asunto ni de ningún otro con el juez". "El Ejecutivo no habla con los jueces de asuntos en concreto, ni interfiere para nada en la actividad judicial", ha aseverado y ha terminado con una recomendación al PP que, en su opinión, “tendrá que lidiar con esos problemas". "No se puede cargar contra las instituciones del Estado como hizo el otro día y contra el partido del Gobierno que no tiene nada que ver".

Garzón tiene "serios indicios" sobre la responsabilidad penal de cargos del PP
Comentarios