domingo. 26.05.2024
NUEVATRIBUNA.ES 24.04.2010

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón presentó anoche ante el Tribunal Supremo un escrito en el que recusa al magistrado de este órgano Luciano Varela -que instruye la causa contra él por una presunta prevaricación cometida al investigar las desapariciones del franquismo- al considerar que manifiesta "interés directo en el procedimiento y parcialidad en el mismo" por haber orientado el contenido del escrito de acusación presentado por Manos Limpias.

Por ello, solicita a la Sala de lo Penal del Supremo que acuerde la sustitución de Varela como instructor de esta causa "y el nombramiento de uno nuevo, por el turno que corresponda", según el escrito al que ha tenido acceso Europa Press.

El abogado de Garzón, Gonzalo Martínez-Fresneda, manifiesta en su escrito la "satisfacción" del juez de la Audiencia Nacional tras la decisión ayer de Varela de expulsar de la causa a Falange Española de las JONS, si bien añade que con la aceptación del segundo escrito de acusación de Manos Limpias, una vez corregido siguiendo las directrices del instructor, se está vulnerando gravemente su derecho de defensa.

El documento, presentado a primera hora de hoy ante la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, explica que fue el pasado jueves, cuando se dio a la defensa una copia de los primeros escritos de acusación de Manos Limpias y Falange -en los que se solicitan 20 años de inhabilitación para el juez-, cuando esta parte pudo "valorar el auténtico significado y relevancia" de las últimas decisiones del instructor Varela.

"En el caso que nos ocupa, el excelentísimo instructor ha mostrado su interés en que las partes acusadoras mejoraran su escrito de acusación; una de ellas lo ha hecho, la otra no. Con esta decisión, el excelentísimo instructor ha tomado partido a favor de uno de los contendientes en el pleito, por lo que ha de ser recusado", subraya la defensa.

OPORTUNIDAD ATÍPICA

A continuación, el abogado de Garzón insiste en los argumentos incluidos en el escrito que remitió ayer al alto tribunal solicitando la nulidad de las actuaciones por considerar que la decisión de Varela de pedir a las acusaciones populares que enmendaran sus escritos supone dotarles de una "oportunidad atípica y extraprocesal".

Así, insiste en que no se trata de que los escritos adolecieran de falta de algún presupuesto formal. "Muy al contrario, el excelentísimo instructor advierte vicios en el contenido material de ambos escritos de acusación, en sus razonamientos de cargo, en el discurso material de fondo por el cual las partes personadas modelan, articulan y formalizan nada menos que una acusación contra el reo".

Por ello, la intervención de Varela "no sólo es material sino que es parcial, por vulnerar de forma clara y decisiva la imprescindible neutralidad e imparcialidad que debe presidir la labor de un instructor", añade.

"Y si el perjuicio consiste en facilitar la incorporación a los autos de unos escritos de acusación que sustituyan a unos iniciales que el propio juez considera presentados con defectos materiales de argumentación, entonces la conducta sobrepasa los límites en los que se ha de mover un proceso justo con todas las garantías", agrega Martínez-Freneda.

En el caso de Manos Limpias, en el que las correcciones solicitadas han afectado a dos tercios del escrito inicial, según esta parte, la "labor de expurgación por la cual se le indica a unas acusaciones lo que tienen que decir o no decir en un escrito de acusación (...) es insólita en la labor de un juez instructor, y ha de tenerse por radicalmente nula".

ALUSIONES A FILESA

También critica la defensa de Garzón que Varela justificara su decisión de pedir correcciones aludiendo al "caso Filesa", en el que se excluyó del juicio a una de las acusaciones populares por haber formulado un escrito de acusación defectuoso.

"Pero ciertamente en aquella ocasión no se trató de rectificar a la parte responsable del escrito inane, ni se le concedió un plazo extraordinario para que presentase otro, o subsanara contra el reo el defecto, o redactara el escrito de forma más hábil o sensata. Eso es lo que no se puede hacer", sentencia la defensa de Garzón.

Varela expulsó ayer de esta causa a Falange Española y de las JONS tras haber expirado, sin resultado, el plazo que le dio el pasado miércoles para que subsanara los errores formales del escrito de acusación que presentó contra el juez.

En una breve providencia, el magistrado señalaba que, no habiendo sido atendido su requerimiento se tiene al procurador de Falange "por precluido en su derecho a formular acusación y apartado de la querella" con los efectos del artículo 274 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Dicho artículo señala que el particular querellante "podrá apartarse en cualquier tiempo quedando, sin embargo, sujeto a las responsabilidades que pudieran resultar por sus actos", por lo que no se descarta la exigencia de las mismas a los responsables de Falange.

Varela ordenó también a Manos Limpias eliminar determinados párrafos de su escrito por entender que incluían hechos ajenos al objeto del procedimiento, si bien el sindicato de funcionarios sí presentó ayer un escrito corregido. A este respecto, el instructor "da por cumplimentado el requerimiento efectuado".

> PDF: Recurso de Garzón

Garzón recusa a Varela por "interés indirecto en el procedimiento y...