#TEMP
domingo 29/5/22
OPINIóN | HECTOR MARAVALL GóMEZ-ALLENDE

"Ganemos" y la izquierda alternativa

Una parte de la izquierda estamos sumidos en el debate de cual será el mejor camino para desalojar en los ayuntamientos a los actuales gobiernos de la derecha. 

ada

Una parte de la izquierda estamos sumidos en el debate de cual será el mejor camino para desalojar en los ayuntamientos a los actuales gobiernos de la derecha. Sin duda una reflexión necesaria, pero que debería evitar la visión cortoplacista y pensar en un futuro algo mas amplio. Y desde luego no caer en autoengaños de pensar que estamos ante la formula mágica para construir unas nuevas mayorías municipales.

“Ganemos”, debe ser sobre todo un instrumento de convergencia política y social de propuestas y de movilización, para que sean asumidas y defendidas por los partidos políticos progresistas en sus programas y después rigurosamente cumplidas si llegan a gobernar

Porque en estos tiempos lo que esta en juego no es solo si vamos a lograr unas nuevas mayorías progresistas en las Corporaciones Locales, sino también si vamos a ser capaces de dar un nuevo impulso a nuestro sistema político para fortalecer la  democracia.

En esa dinámica han surgido, con parecidas denominaciones, lo que podríamos llamar la vía “GANEMOS”, como instrumento aglutinador de colectivos sociales dispuestos a lograr una mayoría alternativa a los gobiernos de la derecha.

Es cierto que en el ámbito municipal los diversos movimientos sociales han jugado muchas veces un papel importante, sobre todo para crear un ambiente favorable a alternativas progresistas y a movilizar el voto ciudadano a su favor. Las asociaciones de vecinos, las AMPAS, algunos Colegios y Asociaciones de Profesionales, grupos ecologistas, los sindicatos, etc. han estado detrás o delante de proyectos de renovación progresista de nuestros pueblos y ciudades. No es por tanto algo que se haya inventado ahora, al amparo del 15-M y movilizaciones similares.

Lo radicalmente nuevo es que una parte de esos colectivos  sociales no aspira solo a las propuestas y a la movilización social sino sobre todo al protagonismo político de la alternativa de cambio. En otras palabras quieren presentar candidaturas, ganar y después, se supone, gobernar los Ayuntamientos. Es decir ocupar el papel y la función que hasta ahora venían ejerciendo los partidos políticos.

Más aun, el discurso de muchas, no todas, pero muchas, de las gentes que están participando en las asambleas y actuaciones de “Ganemos” es marcadamente antipartidos, recurriendo de forma más o menos explicita al discurso de “la casta”. E incluso a veces hasta algun@s intervinientes casi tienen que pedir disculpas por pertenecer a un partido (por cierto de izquierda y casi siempre de la izquierda a la izquierda del PSOE) y se buscan el subterfugio vergonzante de que ell@s están ahí a titulo personal. Y ese es un camino peligroso para la democracia y para la izquierda.

Estamos ante un deseo de cambio de consecuencias importantes e imprevisibles, que buscaría desplazar a los partidos, por supuesto  de la izquierda, porque a la gente de la derecha ni se les pasa por la cabeza tal aventura y podríamos preguntar ¿Quién y cómo se va a gestionar la alternativa a los partidos de la izquierda?

Por otra parte, a algunos o a bastantes, les esta pasando con “Ganemos”, lo mismo que con “Podemos”. Se deslumbran y en lugar de abrir una seria y rigurosa reflexión sobre a qué déficits  de la democracia responde el fenómeno “Podemos” y que cambios hay que afrontar en el comportamiento de las fuerzas políticas, tiran por la calle de en medio y echan por la ventana “el niño y el agua sucia”. Ahora nuestros males y nuestras impotencias en el ámbito municipal se van a resolver montando “Ganemos” en todas partes.

Pues en algunos sitios es posible y hasta deseable que así sea y en otros muchos, la mayoría, no.

Lo malo es que una parte, no menor, de IU, sumida en el desconcierto, abrumada por la irrupción de Podemos, en plena crisis de identidad y confianza, se ha subido a ese carro.

En mi opinión la formula “Ganemos”, debe ser sobre todo un instrumento de convergencia política y social de propuestas y de movilización, para que sean asumidas y defendidas por los partidos políticos progresistas en sus programas y después rigurosamente cumplidas si llegan a gobernar.

Tenemos que pensar que una alternativa real a la derecha solo se podrá construir, en la inmensa mayoría de los pueblos y ciudades, con la convergencia del PSOE, IU, otras fuerzas de izquierda alternativa, Equo, Compromis, A Nova, Chunta… y desde luego Podemos. Convergencia que en general se produciría tras las elecciones municipales y solo en contados lugares, especialmente en pequeños municipios, con carácter previo.

Lo importante aquí y ahora es lograr programas de cambio progresista con los que se comprometan y que recojan, con mayor o menor precisión, las fuerzas políticas de la izquierda. Y es en ese proceso de elaborar y presentar las alternativas de cambio donde los movimientos sociales y desde luego los sindicatos, pueden y deben jugar un papel decisivo.

Debemos ser muy conscientes de que la derecha tiene un solidísimo suelo electoral y no va a ser fácil ganarles en las urnas. De ahí que sería nefasto cometer errores estratégicos que fragmentaran el voto progresista, que desconcertaran a la ciudadanía que quiere un cambio o que no lograran la movilización electoral.

La formula estrictamente electoral “Ganemos” podría convertirse en muchos lugares en un espejismo que no trascienda mucho mas allá del actual espacio de las izquierdas alternativas y así no se gana a la derecha. Tenemos que lograr entre ocho y diez millones de votos y esos desde luego no están, ni por asomo, en el ámbito en el que se mueven la mayoría de los diversos “Ganemos”.

No se trata, por supuesto, de  menospreciar o de inhibirse ante las iniciativas “Ganemos”, todo lo contrario. Los “Ganemos” tienen mucho y muy positivo trabajo que realizar en estos meses de elaboración de programas ilusionantes de transformación, de preparar el terreno para posteriores alianzas de gobierno, de lograr un voto masivo por el cambio y después ser un factor de control y presión para que los programas sean cumplidos.

"Ganemos" y la izquierda alternativa