martes 19/1/21
EXIGEN LA CONSTITUCIÓN DE CUATRO GRUPOS PARLAMENTARIOS

Las exigencias de los socios territoriales de Podemos encallan la negociación con el PSOE

El líder del PSOE rechaza que Podemos pueda contar con cuatro grupos parlamentarios en el Congreso tal y como exige la formación morada como condición a ulteriores acuerdos.

Iglesias junto a representantes de Compromís-Podemos, En Marea y En Común Podem.
Iglesias junto a representantes de Compromís-Podemos, En Marea y En Común Podem.

“No contemplamos otro escenario que no sea de cuatro grupos parlamentarios”. Así de tajante se mostró este martes Pablo Iglesias en un mensaje dirigido al líder del PSOE al que advierte de que no contar con su apoyo en este punto dificultará ulteriores acuerdos con los socialistas.

El secretario general de Podemos compareció en rueda de prensa en la sede de la formación en Madrid tras reunirse con sus socios territoriales en Cataluña, Comunidad Valenciana y Galicia con los que coincidió en situar como condición previa para futuros acuerdos con el PSOE la conformación de cuatro grupos en el Congreso, un extremo que sigue siendo rechazado por Pedro Sánchez en vísperas de que se constituya la Mesa de la Cámara baja.

Así lo manifestó el propio Sánchez durante su intervención ante los parlamentarios socialistas, reunidos por primera vez en el Congreso después de las elecciones del pasado 20 de diciembre. El secretario general del PSOE rechaza la petición de Podemos porque, a su juicio, el Congreso debe abordar asuntos de índole nacional y corresponde al Senado dirimir los asuntos de carácter territorial.

EL PSOE RENUNCIÓ EN 1982 A TENER TRES GRUPOS

Sánchez recordó que en el año 1982 el PSOE ya renunció a tener tres grupos parlamentarios y finalmente agrupó en uno solo a los socialistas vascos y a los catalanes. Fue a propuesta de UCD en la etapa en la que los socialistas consiguieron 202 escaños. Antes, en la legislatura de 1979 a 1982, el PSOE sí disfrutó de tres grupos diferenciados: el grupo socialista vasco, que incorporaba a los diputados de Navarra, con 6 miembros, donde estaba Carlos Solchaga; el grupo socialista catalán con 17 diputados y que tenía de portavoz al asesinado por ETA Ernest lluch; y el propio grupo socialista con 98 diputados.

El secretario general del PSOE ya apuntó este lunes que veía "muy complicado" apoyar esta aspiración del partido de Pablo Iglesias, que quiere disponer de cuatro grupos, correspondientes a las candidaturas con las que se presentó a las elecciones generales: Podemos, Compromís-Podemos en la Comunidad Valenciana, En Marea en Galicia y En Común Podem en Cataluña. Sin embargo, este martes ha sido más claro en su rechazo.

En este contexto, fuentes socialistas siguen confiando en que Podemos se avenga a estudiar fórmulas para la inclusión de sus confluencias en el Grupo Mixto, por ejemplo, conformando subgrupos diferenciados y con ciertas singularidades en cuanto a los tiempos de intervención. Tampoco cierra la puerta a una reforma del Reglamento del Congreso de los Diputados, tal y como adelanta el diario Público.

PODEMOS RECHAZA UNA ALIANZA CON CIUDADANOS

Pero además, no es este el único punto en el que discrepan ambas formaciones de izquierda. A Pablo Iglesias tampoco le gusta la idea de conformar una alianza en la que se incluya a Ciudadanos tal y como viene proponiendo Sánchez al reiterar que su voluntad de tender la mano "a izquierda y a derecha es máxima". En ese sentido ha defendido que el PSOE es el "único partido que tiene capacidad de diálogo" y ha explicado que su intención es ocupar el espacio "central" del tablero político. Para ello, ha avanzado, no van a "teñir" es espacio de "líneas rojas" ni "maximalismos", sino que van a "intentar materializar la expresión de esa voluntad del pasado 20 de diciembre en favor del cambio".

Por su parte, Iglesias ha alejado la posibilidad de que puedan apoyar la formación de un Gobierno liderado por el PSOE si este cuenta también con el beneplácito de Ciudadanos, y ha instado al candidato socialista a elegir si se pone de acuerdo con el PP y el partido naranja o con su formación. "Las dos cosas a la vez son muy difíciles", ha dicho.

Las exigencias de los socios territoriales de Podemos encallan la negociación con el PSOE
Comentarios