miércoles. 17.04.2024
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 25.6.2009

La finalidad es evitar que la línea de atentados que piensa seguir la banda terrorista provoque fracturas en el polo soberanista que pretende impulsar. Según las citadas conclusiones, a las que ha tenido acceso TVE, ETA "ajustará la lucha armada al nivel de lucha que el pueblo requiere" y ofrecerá "parones de seis meses para ver resultados".

Esta información hace referencia al proceso de consulta interna que ETA ha llevado a cabo desde el final del último alto el fuego entre los distintos sectores de la organización terrorista, incluidos los huidos de la Justicia y refugiados, que están localizados principalmente en Latinoamérica, donde suman un centenar, y los presos de la banda en España y Francia.

Sin embargo, los Servicios de Información interpretaron desde un principio esa consulta como un método de la dirección de ETA para cohesionar a sus miembros, sobre todo en un momento en el que arreciaban las críticas internas por el modo en el que se había decidido romper el alto el fuego.

De hecho, el ex jefe del "aparato militar" de ETA Garikoitz Aspiazu, "Txeroki", se mostró contrario a las primeras conclusiones de la consulta y, aprovechando el vacío de poder que dejó la detención del "número uno" de la banda, Francisco Javier López Peña, "Thierry", el 20 de mayo de 2008 en Burdeos, habría ordenado ampliar el debate hasta obtener un posicionamiento mayoritario a favor de atentar y forzar nuevas negociaciones a través de asesinatos, informaron a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista.

La banda terrorista ETA ya anunció el 25 de mayo pasado en una entrevista al diario "Gara" antes del verano pondría fin a un proceso interno "reflexivo y asambleario" cuya finalidad consistía en "fijar una estrategia político-armada eficaz".

ETA, DE NUEVO "EL CATALIZADOR"

Según las conclusiones citadas por TVE, la inmensa mayoría de los etarras han apostado por continuar con la violencia para conseguir una nación vasca. En este estrategia "político-armada", ETA volrerá a erigirse en "el catalizador que el Estado vasco necesita para dar un salto estratégico en la actual situación".

En cuanto a la parte "política" de su estrategia, los terroristas apuestan por una "alianza popular nacional" que debería tomar forma en un polo soberanista, donde se integren agentes sociales y políticos, y que se denominaría Euskal Herria Bai, sometida en todo momento a las directrices de la organización terrorista.

ETA seguirá matando pero con treguas estratégicas sólo en Euskadi