miércoles. 24.04.2024
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 19.6.2009

La mujer de Eduardo Puellés García y dos hijos del fallecido tuvieron que ser evacuados al hospital de Basurto para ser atendidos por facultativos médicos ante el estado en el que se encontraban tras conocer la noticia del atentado. Al parecer, la mujer fue la que alertó de que su marido podría ser la víctima de la explosión registrada esta mañana en Arrigorriaga, según manifestaron testigos presenciales. Eduardo Puelles tenía 49 años de edad y había nacido en Barakaldo. Ingresó en el Cuerpo Nacional de Policía en 1982 y ascendió a inspector de policía en 2002.

Fuentes de la investigación han confirmado que se ha tratado de un atentado mediante bomba lapa. Se calcula que contenía entre kilo y medio y dos kilos de explosivos y había sido colocada al lado del depósito de gasolina, lo que ha provocado el incendio que ha seguido a la explosión. Además del coche que ha estallado, otros cuatro vehículos estarían afectados por el atentado, ocurrido en el barrio San Isabel, cerca del barrio de La Bilbao.

Interior precisó que el estallido se produjo a las nueve y cinco en un vehículo situado en un parking exterior de este barrio. Inmediatamente después, la Ertzaintza acordonó la zona para proceder a su inspección y la de los coches aparcados en las cercanías. En cuanto a la autoría, se sospecha que corresponde a un comando de "legales", es decir, de terroristas no fichados por las Fuerzas de Seguridad.

El Parlamento vasco ha aplazado la sesión plenaria que tenía convocada para hoy y ha convocado una Junta de Portavoces para analizar la situación después del atentado.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que se encuentra asistiendo al Consejo Europeo, ha suspendido el encuentro bilateral con el primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt, que tenía previsto mantener esta mañana.

Hace sólo tres días el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, se reunía con el consejero vasco de Interior, Rodolfo Ares, y ambos acordaban que toda la investigación sobre la lucha antiterrorista procedente de Francia fuera trasladada a la Ertzaintza.

Ares ha expresado su "más enérgica condena" ante el atentado que ha costado la vida al inspector del Cuerpo Nacional de Policía, Eduardo Antonio Puelles García, y ha pedido a la sociedad vasca "una condena serena y pacífica". En una comparecencia en Vitoria, Ares ha afirmado que la víctima era una persona que "tenía la misión de defender los derechos y libertades" de la ciudadanía vasca y ha mostrado su solidaridad a la familia. Además, ha informado de que el lehendakari, Patxi López, está proponiendo a la Junta de Portavoces iniciativas y propuestas de condena y repulsa, y ha apuntado que en el pleno habrá "una declaración unitaria". El consejero, tras su comparecencia, se ha dirigido al lugar del atentado.

Con esta son nueve las personas asesinadas por ETA desde la ruptura de la tregua el 30 de diciembre de 2006. El último atentado mortal, antes del de este viernes, tuvo lugar en Azpeitia en la persona del constructor Ignacio Uria Mendizabal, asesinado el 3 de diciembre en esta localidad guipuzcoana.

ETA mata a un policía con una bomba-lapa