miércoles. 19.06.2024
ENTREVISTA A INéS SABANéS | COPORTAVOZ DE EQUO

"No contribuiré a encanallar todavía más la política"

Isabel G. Caballero | Sabanés se niega a contribuir al "ruido permanente" en el que, a su juicio, se ha convertido la política. La dirigente de Equo hace un llamamiento para que, "más allá de las broncas de cada cual, hagamos un cordón capaz de salvaguardar el valor político". (Fotos: Prudencio Morales)

sabanes-2
Fotos: Prudencio Morales.

Nuevatribuna | Isabel G. Caballero | La plataforma ‘Convocatoria por Madrid’ en la que se integra Equo, partido que usted representa, trabaja por una candidatura de unidad popular para las elecciones autonómicas en Madrid. ¿Cuál va a ser la fórmula jurídica que se adopte?

Equo quiere construir espacios capaces de sumar y de ganar

Inés Sabanés | Todavía no se está pensando en formulas jurídicas, el debate jurídico y los debates de fórmulas son, en mi criterio, los últimos debates. Ahora hay que conformar un espacio común que tenga la voluntad de programa, métodos, primarias, código ético etc. y trabajando a ver qué capacidad tiene, porque es una plataforma abierta a todo el mundo, donde están partidos, ciudadanos, colectivos etc., y se trata de ampliarlo al máximo.

¿Pero cuáles son las opciones que se barajan?

No se ha pensado todavía en la fórmula jurídica, las opciones son las de toda la vida: coalición, agrupación, partido, etc., pero no se ha abordado este debate.

Lo que sí se ha abordado ya son los ejes programáticos. Desde Equo, ¿en qué se quiere hacer hincapié? ¿Qué aporta Equo como partido ecologista?

Hay un primer elemento muy importante que aporta Equo, no solo a este proceso, sino a todos en los que hemos venido participando, es decir, la voluntad de trabajar en común y de construir espacios capaces de sumar y de ganar. Y eso sin líneas rojas, nada más que un programa compartido y abierto a la ciudadanía, un método democrático de primarias y un código ético. Entiendo que eso es un valor importante porque es una voluntad de creer que la dignidad de la gente, que los problemas y los conflictos están por delante de cualquier otra cuestión que nos puede afectar a los partidos, a las siglas; es decir, poner por delante la voluntad de cambio y la voluntad de cambiar la Comunidad de Madrid. Eso como marco general. Como marco específico, que se construye en común y que todo el mundo aporta. Equo Madrid quiere compartir y quiere aportar en la idea de un cambio de modelo en la Comunidad de Madrid después de 20 años de urbanismo especulativo, de crecimiento infinito, de despilfarro energético y de todo tipo. Entender que la línea de cambio de modelo para buscar una región sostenible, capaz de generar empleo digno, es una línea esencial en el cambio y que además, en nuestro criterio, es también la única posibilidad de generar empleo ya que significa apostar por la investigación, por las renovables, por la rehabilitación de viviendas, por la cultura, por el cuidado de las personas, en sectores estratégicos para generar empleo. Creemos que es una estrategia de urgencia en este momento.

¿Y es reversible ese proceso que está liderando el PP? Pensamos en operaciones como la ‘operación Chamartín’, la ‘operación Campamento’, pero también el proceso de privatización de la sanidad, de la educación… en donde se firman contratos a muchos años vista.

Hay que ver cada uno, efectivamente. Hay algunos que tienen más compromisos, otros están más abiertos, pero habría que someterlos todos a la voluntad y la información ciudadana, porque dar por válido que hacer de forma oscura lo que los gobiernos piensan y quieren hacer y que va a afectar a la vida del ciudadano en el futuro, sin consulta, es algo que deberíamos de desterrar por un principio de democracia básica.

¿Hablamos también de posibles auditorías?

En los 20 últimos años se ha cambiado unas 14 o 15 veces la ley del suelo 

En términos económicos sí y en términos territoriales también. En los 20 últimos años, si no recuerdo mal, se ha cambiado unas 14 o 15 veces la ley del suelo, a la carta, por intereses, sin que nunca en este tiempo se haya desarrollado un mandato de un plan de estrategia territorial para el futuro de esta región. El actual modelo nos ha llevado donde nos ha llevado, no solo paro, sino una expulsión clara de nuestras principales capacidades, de nuestra gente más joven que tendría que jugar un papel esencial y que ahora mismo no tienen un espacio en la construcción de esta región. ¿El tiempo? No vamos bien de tiempo, pero creo que sí hay que plantear como una primera medida situar como elemento esencial la transición de un modelo hacia una región sostenible, creadora de empleo, solidaria, igualitaria que recupere todo lo que hemos perdido en servicios, en derechos, en oportunidades. Me parece vital.

¿Y para ello es necesario un amplio acuerdo político?

Amplio, pero no tanto como un acuerdo político en términos aritméticos como estamos acostumbrados, atropelladamente, como se hacen las cosas. Esto no es una cuestión de aritmética parlamentaria, de sumas y restas, esto es una cuestión política, de emergencia, una cuestión de poner en común toda la capacidad para devolverle capacidades a nuestra región. Hablamos de actores políticos, sociales, de colectivos, de gentes, de profesionales, de investigadores, de médicos, profesores, de todo aquello que pueda aportar realmente una estrategia común, capaz de recuperar el empleo, el futuro y las expectativas. No es solo lo que un programa pueda decir, sino años donde las ‘mareas’, la blanca, la verde, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, Juventud sin Futuro…, no son solo reivindicaciones y resistencia en la calle. Han puesto alternativas, han puesto explicaciones de modelos viables y posibles para recuperar el valor de la sanidad pública, todo lo que ha sido un patrimonio común, igual han hablado los de la plataforma por el mantenimiento del agua pública y la privatización del Canal, la universidad, todo lo que hay en el fondo de nuestra comunidad y nuestra región, todo un movimiento que no solo ha resistido sino que ha aportado mucho valor de propuesta. Saber organizar todo esto es iniciar un camino de mayorías para pensar en los intereses de la mayoría.

Volviendo a su formación, ¿a qué cree que se debe que Equo, como partido ecologista, no haya cuajado en el electorado?

El ruido permanente en el que se ha convertido la política no favorece reflexiones y procesos que han de ser necesariamente un poco complejos

Sí que hemos andado un camino muy importante en regeneración democrática, en métodos, en primarias, en debates que ahora todo el mundo asume pero que en 2011, cuando nosotros iniciamos el camino, no eran debates que estuvieran en la calle ni en los medios y creo que somos parte de que este debate se haya abierto. Cada vez los partidos se plantean menos el seguir únicamente los criterios cerrados, de partidos cerrados y de los aparatos de los partidos. Algo en positivo creo que, junto con otros, hemos aportado, en todo momento de una crisis que es económica, democrática, pero también que es un cambio de época, es casi civilizatoria. Nuestra aportación es esencial para el cambio, lo es, pero se ha visto o se ha entendido, o mucha gente no quiere entender o lo quiere minimizar como una parte complementaria de un programa electoral. Nuestra cuestión es de fondo, el cambio de modelo que nosotros planteamos, que tiene elementos de radicalidad y de transformación muy importantes, encaja también en la crisis que estamos viviendo, pero quizá tenemos que darle espacio y tiempo de reflexión necesario para que la gente acabe por ver que la ecología política, también en lo inmediato, es una urgencia para el cambio. El saberlo trasladar a la vida cotidiana de la gente es en lo que nos tenemos que esforzar. Tarde o temprano tendremos que reconocer que la política necesita espacios de reflexión y de complejidad. Es verdad que es más efectiva y más efectista la política más mediática pero lo que es complejo lo es y necesita tiempo, tranquilidad, espacio para el debate y quizá eso ha faltado, no tanto que nos haya faltado a nosotros sino porque el ruido permanente en el que se ha convertido la política no favorece reflexiones y procesos que han de ser necesariamente un poco complejos. No se cambia de la noche a la mañana un sistema político que ha funcionado todos estos años, con partidos cerrados, bloqueados, sin apertura a la ciudadanía, con una democracia absolutamente limitada. Tengo la convicción absoluta que lo que se plantea desde la ecología política encaja con una de las contradicciones más importantes de este siglo y que acabará por tener visibilidad ante la gente. Es un tiempo que se acaba. Lo decía el manifiesto ‘Última llamada’, firmado por un montón de actores políticos y sociales que pone sobre la mesa el debate de la presencia de la lucha contra el cambio climático y todo lo que supone el colapso ambiental al que estamos sometiendo a nuestro entorno. Quizá todavía estamos a tiempo de plantear otra solución, otra forma de vida y desde luego tener un planteamiento más global.

Respecto a la plataforma que está impulsando Tania Sánchez…

Bueno, por aclarar, la plataforma es abierta, sale de la voluntad de muchos actores políticos y sociales, está Tania Sánchez, estamos Equo Madrid y hay mucha gente, Por un Mundo más Justo, colectivos…

Bien, Tania es la cara más visible, la suya también, no en vano fue en su momento la política mejor valorada en Madrid por delante incluso de Esperanza Aguirre, eso es un mérito…. (Inés se ríe). Le quería preguntar cómo va a ser el proceso de primarias, métodos, tiempos… Estamos a solo 100 días de las elecciones.

Candidaturas de unidad popular en los ayuntamientos tendrían que tener su correlato con algo similar y compartir objetivos en la Comunidad

Este fin de semana hay un encuentro donde se verán los tiempos, la manera, los procesos de primarias que en cualquier caso serán modelos parecidos a los que se han trabajado en Ganemos Madrid, porque la primera voluntad de decir, ‘estaría bien que una candidatura de unidad también estuviera en la Comunidad’, sale del propio Ganemos Madrid. Y yo pienso que candidaturas de unidad popular en los ayuntamientos tendrían que tener su correlato con algo similar y compartir objetivos en la Comunidad. Ahora se trata de poner las piezas de un proyecto con un programa común y abierto a la gente y abordar el modelo de primarias, dialogar y ver cómo esta todo el panorama político en Madrid, si estamos todos, si falta alguien, si alguien más quiere y puede estar.

¿Va a presentarse a las primarias en Ganemos Madrid para la candidatura a la alcaldía de la capital?

Estoy decidiendo todavía. En principio, le tengo que dar una vuelta…, pero no demasiado en primera línea.

Cuando hablamos de candidato a primarias estamos hablando de cabeza de cartel.

Ser cabeza de cartel no está en mis cálculos 

Bueno, pues en ese caso, ahora mismo, mi decisión… creo que quizá podría jugar un papel, pero ser cabeza de cartel no está en mis cálculos. No digo que lo descarte al cien por cien, pero no está en mis cálculos.

Y qué me dice de las conversaciones con Podemos y su posible convergencia con la Plataforma Convocatoria por Madrid.

Creo que el diálogo tiene que existir y además de forma natural y de forma clara y honesta, hay que plantearlo.

¿Pero se ha abierto ya una línea de negociación con Podemos?

No se ha abierto, pero es una idea en la que se lleva tiempo trabajando. Personalmente, con la gente de Podemos, hablo cada vez que tengo ocasión. Una cosa son los diálogos oficiales, pero este debate ya se ha tenido en Ganemos Madrid. Es verdad que costó un poco buscar la fórmula que todos compartiéramos y superar la idea de que pudiera parecerse a una especie de acuerdo por arriba. Creo que eso se ha resuelto y lo importante es que sea una candidatura verdaderamente ciudadana, que sea abierta, que no sea una suma de partidos ni de actores políticos. Ahora mismo, un diálogo formal y oficial  con Podemos, no se ha producido todavía. Imagino que hay tentativas, más informales, pero creo que hay que insistir en la idea de que lo importante es la Comunidad de Madrid y luego, cada uno, tomará sus decisiones.

¿Qué valoración hace sobre la posible candidatura de Tania Sánchez tras el episodio de Rivas y su salida tan bronca de IUCM?

Hago un llamamiento a que, más allá de las broncas de cada cual, hagamos un cordón capaz de salvaguardar el valor político

No me gusta nada la deriva que toman determinados debates, esa forma de abordar los temas, de igualarlo todo, a mí me espanta y como no tengo la obligación de estar metida porque guardo distancia pues puedo elegir no tener que buscar titulares ni espacios en cada momento. No entro en ese tema, porque yo provengo como todo el mundo sabe de IU, tengo un respeto de lo que de base ha sido la trayectoria de muchísima gente que ha luchado mucho, tengo gente conocida y amigos y gente con la que no me he llevado tan bien pero es irrelevante. Ahora mismo, lo que yo comparto con Tania es lo único relevante a efectos de que yo me manifieste. Ella entró con otra gente y con otros muchos compartimos la voluntad clara de construir algo común en la Comunidad de Madrid. A mí, si en este algo común para ganar Madrid se juntan los de Tania u otros actores políticos, gente que viene de IU, gente que viene de no sé donde, a mí, eso me da igual. Lo importante es esa voluntad que compartimos y que a la hora de la verdad las cosas se resuelven si compartimos un método, un proceso de elección, un código ético y una forma de hacer el programa, luego veremos el papel que juega cada cual. Soy muy consciente que hay una situación de mucha tensión a la que yo no voy a contribuir, todo lo contrario, hago un llamamiento a que, más allá de las broncas de cada cual y las valoraciones de cada cual, hagamos un cordón capaz de salvaguardar el valor político, no sobre la nada, sino sobre principios básicos que podemos compartir.

Pero ahora, desde la distancia, cómo ve la situación de IU Madrid, en bronca permanente, una organización fracturada.

Desde la distancia veo que tengo la obligación de no abonar un conflicto que a mí no me parece bueno para nadie, más allá de que yo tuviera mis diferencias o las tenga, desde la distancia lo veo con absoluta distancia, soy capaz de dirigirme con respeto a toda la trayectoria de una fuerza política, percibir que hay una bronca monumental que deseo que se resuelva y no abonar con mis palabras y con mi actitud que eso sea peor.

¿Qué le parece la posible candidatura de Luis García Montero, también en contraposición al candidato elegido por el PSOE con un perfil de hombres de letras?

La idea de que no se pueda componer un espacio común en la Comunidad de Madrid no me gusta

Le conozco mucho, a Luis, como a mucha gente de su entorno, le tengo mucho aprecio y una buena valoración. Otra cuestión es que a mí me parezca más acertado o menos. Es una decisión política en todo caso legítima y es la suya. La idea de que no se pueda componer un espacio común en la Comunidad de Madrid no me gusta pero tampoco tengo ninguna base para afirmar que está descartado totalmente, tendré que escuchar a Luis a ver cuál es su planteamiento, cómo ve el diálogo con los demás. Sé que es muy seductor y rentable hablar de candidatos todo el rato, seguir con el rollo de la política presidencialista, yo ya me alejé de la política convencional buscando otros espacios, no me interesa este tema visto así. También le tengo mucho aprecio a Gabilondo y le conozco, no tanto como a Luis, pero he llegado a un punto en que las lecturas, las valoraciones, hay que hacerlas por el tipo de política que se compromete, en los acuerdos democráticos de apertura de primarias, de limpieza y de proyecto que representan. En eso es en lo que yo me voy a pronunciar, entre otras cosas porque no tengo nada en contra, pero no juzgo a priori y me voy a fijar sobre todo en la capacidad de entendimiento, sobre las bases de qué políticas defienden, qué compromisos democráticos y códigos éticos para el conjunto de sus listas. Para tener una valoración más cercana o más crítica tengo que ver no solo la foto sino la película entera. Los que tienen que juzgar ahora son los propios militantes y la ciudadanía. Estamos en un momento de mucha convulsión, que todo hay que mirarlo con una cierta distancia, que hay que respetar los ritmos, las convulsiones y no convulsiones del resto, preocuparse en mantener claramente tus propios principios para que en aquello que coincidas hacer una cierta interlocución que sea en beneficio de la ciudadanía. No contribuiré en encanallar la política todavía más. Mi obsesión es el cambio en Madrid, que la gente pueda vivir mejor y esta especie de retroalimentación que tenemos entre periodistas y políticos creo que no lo entiende la gente y yo no voy a contribuir.

Lo que parece claro es que la situación política de Madrid es complicada en el sentido de que, según muestran los sondeos, serán necesarios pactos a la izquierda o a la derecha para poder gobernar  y la imagen es que la izquierda en Madrid tiene varios frentes. Si el objetivo es desbancar al PP después de muchos años de gobiernos de la derecha, usted misma lo ha señalado, es necesaria esa confluencia. ¿Cómo ve el panorama electoral tras las elecciones de mayo?

Madrid no tiene un problema de aritmética electoral tiene un problema político

Madrid no tiene un problema de aritmética electoral tiene un problema político. Esa lectura de pactos a la derecha, a la izquierda, qué vamos a hacer… Llevamos 20 años así y muchos más en el Ayuntamiento de Madrid con una política estable, de partidos políticos estables según se juzga ahora, de partidos con capacidad de alianza y así llevamos 20 años retrocediendo y perdiendo capacidad. Toda esta expresión que está habiendo no tiene que ser objetivamente ni mala ni que desestabilice, posiblemente es distintas formas de encontrar caminos que muchos de ellos son necesarios y que unos llevan un ritmo y otros otro. Yo desde luego intentaré ir en la primera línea del cambio político y de una forma de entender las organizaciones políticas mucho más como movimientos que como partidos establecidos. Llevamos muchos años perdidos pero las cosas complejas necesitan su tiempo, ojala que las cosas vayan más rápido pero yo estoy convencida que, de esta especie de convulsión que está habiendo en la política, seguramente se sacarán mejores cosas, de democracia interna y para la gente, si sabemos mirar hacia fuera. Asimilar diversidad y complejidad con caos es un planteamiento que le interesa a quien le interesa, a mi no, le interesa a quien lleva ganando 20 y 30 años y al PP en este caso. Reconozco la dificultad de cooperación política para ir al cambio en la democracia, en la regeneración democrática, en cooperar en lugar de confrontar, en buscar fórmulas distintas de relacionarse entre los partidos, conozco la complejidad pero no voy a asumir de ninguna manera que abordar esas complejidades que tienen las distintas partes sea algo que desestabilice porque las estabilidad de estos años nos ha llevado a donde nos ha llevado, la supuesta estabilidad del sistema a lo que nos ha llevado es a una situación de despilfarro, a una falta de expectativa, a un modelo insostenible en todos sus términos, a la pérdida de derechos y servicios sociales.

¿Entonces para usted no es negativa la fragmentación de la izquierda?

Tengo la convicción de que estos movimientos que se están produciendo en Madrid, servirán para ganar Madrid

En primer lugar, la diversidad no es fragmentación. Ganemos Madrid es diverso y es un movimiento de fragmentación de muchas partes y se está construyendo un espacio común. Hay otras cosas que son más complejas, sí, lo del conflicto, la ruptura de IU. Como dice Isaac Rosa, “todo arde bajo la lupa”, depende quién es el que mueve la lupa, la pone aquí, la pone allí y porqué y en qué momento, quién agranda y hace más feas o más bonitas las cosas. No quiero eludir ninguna responsabilidad pero soy optimista en cualquier caso, tengo la convicción de que estos movimientos que se están produciendo en Madrid, servirán para ganar Madrid, que va a haber cambio en Madrid. Y, en segundo lugar, que de todo este camino que hemos andado, no exento de dificultades, de tensiones, lejos de pensar que se van a producir quiebras irrenunciables, lo veo como un camino de transformación del propio sistema político institucional que ha sido blindado y cerrado, hay que hacerlo abierto y poner a la gente controlando y participando y que haya una profunda transformación ciudadana. Insisto que, de repente, en este país se ha descubierto el debate de las primarias que se llevan haciendo… vamos un poco por detrás de lo que debería ser el siglo XXI. Ha habido cosas muy interesantes, ha habido movimientos muy potentes, ha habido una ruptura de la ciudadanía y un tener que reajustarse toda la forma de hacer política, desde las gentes de la calle, desde los movimientos, 15M, plataformas, han hecho aflorar muchísimas cosas y que la gente ya no solo hace política en las instituciones, se ve en las calles continuamente y se ve en la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, y se cambian leyes y normas y se presiona… No puedo ser pesimista ante este panorama. Lo que espero es que quienes en este momento actuamos más de actores políticos sepamos leer el momento político en el que estamos.

"No contribuiré a encanallar todavía más la política"