#TEMP
martes. 28.06.2022
ESTUDIO DE LA FUNDACIÓN ALTERNATIVAS

El voto de centro ideológico es decisivo para la victoria electoral del PSOE o del PP

El ‘centro’ existe y además es determinante en el resultado electoral de los comicios generales en España. Así lo reflejan los distintos estudios demoscópicos realizados desde la década de los ochenta y, sobre todo, a partir de 1993.

> PDF: Estudio sobre el centro ideológico en España

nuevatribuna.es | 16.02.2011

Quien gane el ‘centro’ gana las elecciones generales. Esta es la principal conclusión del estudio El significado y el contenido del centro ideológico en España realizado por el catedrático de Ciencia Política de la Universidad Pompeu Fabra Mariano Torcal para la Fundación Alternativas.

Este estudio, realizado sobre la base de los sondeos elaborados por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), demuestra que el voto de centro no sólo existe sino que además es determinante ya que supone entre un 20-25% del electorado en España. “Una gran parte de la ciudadanía y del electorado se ubica en esta posición en toda Europa y también en España convirtiéndose en sí misma en un área de disputa electoral básica”, dice Torcal.

En una escala del 1 al 10 (unfold scale) de todo el espectro ideológico español, donde el 1 es la extrema izquierda y el 10 la extrema derecha, la posición 5 representa el porcentaje más elevado de voto desde el año 1982 -y sobre todo a partir de 1993- hasta las últimas elecciones generales celebradas en 2008.

Desde 1996, con la primera victoria del PP, el partido de la derecha ganó esta posición sobre el PSOE, pero no fue hasta el año 2000, con el partido liderado por José María Aznar consiguió la mayoría absoluta, cuando se plasmó la brecha: 43% de los votantes de centro se decantaron por el PP y sólo el 21% lo hizo por el PSOE. En 2004, las cifras se invirtieron, siendo el 54% para el PSOE y el 26% para el PP. En 2008, los socialistas recogieron el 40% de los votos de ‘centro’ y el PP el 24%.

Con estos datos empíricos, Torcal demuestra que el votante del centro ideológico determina siempre la victoria de uno de los dos grandes partidos, eso sí, descontando los efectos del abstencionismo, que siempre terminan por castigar a los socialistas.

Según este politólogo, para que el PSOE o el PP ganen ese espacio ideológico pueden poner en marcha dos tipos de estrategia. O bien acercarse a las posiciones medias de esos votantes o bien activar mecanismos de rechazo de los votantes a las otras opciones resaltando y atribuyéndoles un tono más conservador o radical.

Es decir, el PSOE puede optar por mantener opciones progresistas pero destacando el carácter meramente conservador del PP, o a la inversa, que el PP opte por posiciones más moderadas al tiempo que se intenta tildar de extrema izquierda al PSOE, su rival político. Esta opción es sin duda menos rentable para los socialistas dado que el PSOE tiene competidores a su izquierda (como Izquierda Unida) que le pueden restar votos en base a esa supuesta moderación ideológica, mientras el PP no tiene ese problema a nivel estatal ya que no tiene nadie a su derecha nadie que le pueda quitar votos en esa dirección si elige una estrategia más moderada de centro.

Y ¿cómo es el votante de centro? Pues, según este estudio, en cuestiones morales como la religión se acerca más a los posicionamientos de la izquierda, mientras que en temas como la territorialidad del Estado está más cerca del PP. Según la encuesta postelectoral de 2008 los votantes de centro son ciudadanos que se caracterizan sistemáticamente por tener un mayor interés por la campaña electoral. Esto echa por tierra el mito de que el ‘centro’ es “el reducto de la no respuesta, la falta de conocimiento o la supuesta falta de significación de los conceptos de izquierda y derecha”. Es más –subraya Torcal en su estudio- “no se ha observado que estas posiciones se distingan por unos niveles menores de educación, de información política o de interés por la política”.

Aún resultando difícil de determinar que pasará en 2012, sobre la base de los sondeos realizados hasta ahora y en opinión de algunos politólogos, la situación podría asemejarse al año 2000, donde hubo un claro castigo al PSOE que se tradujo en una altísima abstención entre su electorado. Si a eso se añade la posibilidad de que el PP (cuyo votante es mucho más fiel que el del PSOE) gana el centro ideológico, el resultado podría ser una mayoría absoluta para el partido de la derecha en España.

El voto de centro ideológico es decisivo para la victoria electoral del PSOE o del...
Comentarios