lunes. 24.06.2024

La oposición se ha echado en tromba contra el PP por la propuesta formulada esta semana por Esperanza Aguirre para crear en el próximo curso un Bachillerato de Excelencia para los alumnos que hayan obtenido mejores resultados en la ESO.

Así, la Comunidad de Madrid contará el curso que viene con un centro para impartir un Bachillerato de Excelencia dirigido a los "mejores alumnos", aquellos que terminen 4º de ESO con Mención Honorífica, que se consigue con una nota en el expediente académico de más de un 8 de media y con un 7 o más en la Prueba de Conocimientos y Destrezas Indispensables (CDI) de 3º de ESO.

Será un centro específico, con cuatro grupos de unos 20 alumnos aproximadamente cada uno, y se darán dos modalidades: Ciencias y Tecnología, por un lado, y Humanidades y Ciencias sociales, por otro. Asimismo, los profesores que trabajen en él recibirán un complemento salarial.

La secretaria de Educación del PSOE, Cándida Martínez, ha señalado que “el PP va desvelando poco a poco sus auténticas intenciones en materia educativa. Ayer el copago, hoy la segregación del alumnado”. A juicio de la dirigente socialista, la propuesta “es ineficaz y desgraciadamente ahonda más en la política de dividir el alumnado, precisamente en una Comunidad Autonómica en la que los recortes presupuestarios en educación y la creciente privatización son un problema para todos los alumnos, incluidos los que tiene mejores rendimientos”.

Para el candidato socialista a  la Comunidad de Madrid, Tomás Gómez, lo importante apostar por la excelencia dando más recursos a la educación para que Madrid deje de ser la región que menos invierte por alumno de toda España. “Para trabajar por la excelencia es importante que no seamos la última comunidad de todo el país en inversión en educación, que haya más recursos, más plantilla, no destruir los equipos de orientación, mejorar las infraestructuras y disminuir las ratios por alumno”, ha declarado.

Desde la secretaría de Estado de Educación y Formación Profesional también se ha criticado esta propuesta porque transmite “una idea segregadora del sistema educativo”, en palabras de Mario Bedera, para quien la medida responde a la etapa preelectoral “n los que siempre se produce algún exceso".

El que ha aportado una nota de humor a la polémica –si bien se ha mostrado rotundamente en contra- ha sido el portavoz de IU en el Ayuntamiento de Madrid, Ángel Pérez, al asegurar que es "algo así como que sólo su Excelencia haga el bachillerato". Además, entiende que la idea pone de manifiesto que el actual bachillerato "no sirve" e implica criterios de "elite".

Pese a las críticas, el Gobierno regional mantiene su intención de crear este tipo de centros. Así lo destacó la consejera de Educación de la Comunidad de Madrid, Lucía Figar, ha explicado que la propuesta tiene como objetivo "llevar al niños al máximo de sus talentos y capacidades y eso implica dar a quien va más rezagado los recursos específicos, pero también para quienes tienen un talento extraordinario". "No se trata de darles más medios y oportunidades", ha aclarado.

Asimismo, ha explicado que esta iniciativa se dará "mayoritariamente" entre los alumnos de enseñanza pública, aunque ha aclarado que su intención no es "cerrar" este Bachillerato de excelencia a los que procedan de los centros privados y concertados. "Será gratuito, va a empezar en septiembre y es absolutamente voluntario", ha asegurado, para concluir que "si hay más demanda que oferta se hará una prueba de ingreso".

Por su parte, el consejero de Presidencia, Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados, ha insistido en que la idea busca la "mayor calidad posible" en la educación madrileña y que "no hay mayor polémica" al respecto.

Desde el Ayuntamiento de Madrid, el alcalde Alberto Ruiz-Gallardón, ha dicho que apoya "incondicionalmente" la propuesta del Bachillerato de Excelencia ya que considera que la educación en la excelencia está destinada a "enriquecer la Nación".

El PSOE acusa a Aguirre de querer “segregar” al alumnado