viernes. 14.06.2024
NUEVATRIBUNA.ES 23.01.2010

El debate sobre inmigración sube de tono con el cruce de acusaciones entre Gobierno y PP a cuanta del empadronamiento de los inmigrantes irregulares y la polémica en los municipios de Vic y Torrejón.

Las declaraciones de los últimos días –donde el PP ha incurrido en serias contradicciones- han avivado la confrontación política de un asunto que parecía aparcado en la agenda de la oposición, teniendo en cuenta la reciente reforma de la Ley de Extranjería y el hecho de que el PP no planteó ninguna modificación respecto al padrón, cosa que sí ha hecho ahora.

Lejos de evitar la controversia, el vicesecretario general del PP, Javier Arenas, volvió este sábado a las andadas denunciando los, a su juicio, “errores” del Gobierno en política de inmigración. En este sentido recordó la regularización de inmigrantes que acometió en 2005 el entonces ministro de Trabajo, Jesús Caldera, y criticó al PSOE por haber abanderado el “papeles para todos” y por “hablar de inmigración legal e ilegal como si fuese lo mismo”.

Arenas consideró necesaria la “integración” pero con matices: los inmigrantes, “bienvenidos todos pero deben compartir los derechos y obligaciones de la Constitución Española”, dijo volviendo a apostar (como ya hiciera el PP en la campaña de las elecciones generales de 2008) por el contrato de integración. La propuesta también fue hecha días atrás por la portavoz popular en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, y está en línea con lo planteado por CiU en el llamado ‘carné por puntos’ que se traduce en ‘premiar” a los inmigrantes que demuestren mayor voluntad de integración.

Precisamente la integración es el objetivo de los municipios españoles con más población de inmigrantes. Algunos alcaldes se han manifestado en contra de lo sucedido en Vic y Torrejón y defienden el empadronamiento de todos los extranjeros independientemente de que tengan o no sus papeles en regla.

BONO ROMPE SU SILENCIO INSTITUCIONAL

Dirigentes del PSOE y del Gobierno se han lanzado a criticar el interés electoralista del PP por azuzar el debate sobre la inmigración. El presidente del Congreso de los Diputados, José Bono afirmó que el PP defiende una posición centrada en aumentar “el peso en la báscula electoral”.

En declaraciones a los medios, tras asistir a un homenaje a los abogados laboristas asesinados en la Transición, Bono recordó que “las declaraciones no hay que hacerlas al peso, y menos al peso en la báscula electoral”, y añadió que “los ciudadanos del planeta tienen derechos, con independencia de cuál sea su raza, religión o su lugar de nacimiento”.

En su opinión, “lo que no es posible es atacar un día a aquellos que reconocen estos derechos y al día siguiente defender la posición contraria”. Además, recordó que “los derechos de los seres humanos están por encima de los derechos electorales, aunque a veces no lo parece”.

GRIÑÁN CRITICA LA DEMAGOGIA DEL PP

Las críticas también han llegado por boca del presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, que denunció la “demagogia” del PP en torno a la inmigración y recordó a los populares que el padrón “solamente vale para determinar la población de cada territorio y recibir los recursos para sanidad y educación en función de esa población”.

“Donde hay más población, tendrá que haber más recursos para la sanidad y la educación”, por lo que si no se cuenta a los inmigrantes que no están en situación regular, “no recibirán esos recursos”, manifestó el dirigente socialista, quien calificó de “absolutamente ridícula” la postura del PP, al que instó a que cumpla la Ley.

Según Griñán, que participó este sábado en el Comité Provincial del PSOE de Málaga, “dicen que aquí no cabemos todos, lo comparto, pero -como subrayó- en los años en que gobernó el PP llegaron más de tres millones de inmigrantes”.

Criticó que el Partido Popular “utilice todo” para “hacer política de oposición” y “lo más escandalosamente hipócrita lo estamos viviendo con la inmigración”.

A su juicio, la inmigración debería ser un asunto que “tuviéramos todos en el Pacto de Estado, como hizo José Luis Rodríguez Zapatero”, añadiendo que “no se pueden poner permanentemente en cuestión aquellos elementos que anudan el lazo social y que nos hacen una sociedad más sólida y más cohesionada”.

DE LA VEGA CALIFICA A RAJOY DE “OPORTUNISTA”

Por su parte, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, tachó de “oportunista, ocurrente y contradictoria” la propuesta Mariano Rajoy sobre la posibilidad de que los inmigrantes, aunque no estén empadronados, se puedan beneficiar de servicios básicos, como sanidad y educación.

Así lo criticó en una rueda de prensa en Palma, tras haberse reunido con los máximos representantes del Govern balear, donde, además, consideró que las declaraciones del líder de los 'populares' sobre este asunto “resumen muy bien” la forma de hacer oposición de su partido.

En este sentido, entendió que es “oportunista porque se apunta a todo para desgastar” y para conseguir un “puñado de votos”, ocurrente porque presenta propuestas que no poseen “lo más mínimo de análisis”, y, finalmente, contradictoria ya que “hoy dice una cosa y mañana otra”.

El PP encona el debate sobre inmigración