viernes. 24.05.2024
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 23.3.2010

Unas 250 personas se han agolpado este martes a las puertas de los Juzgados de Vía Alemania de Palma para aguardar la llegada del ex presidente del Govern balear, Jaume Matas, quien nada más hacer acto de presencia ha sido abucheado con gritos de "Matas, zoquete, devuelve el palacete".

Un cordón policial evitaba que los ciudadanos congregados se aproximasen a la entrada trasera del edificio judicial, por donde ha accedido a pie el ex presidente balear, acompañado por su mujer, Maite Areal, y uno de sus abogados, Rafael Perera. A su llegada, ha sido recibido con gritos de 'chorizo y corrupto'.

La multitud, entre la que se encontraban jóvenes de EU, se ha congregado a los dos lados de la calle Parellades, con numerosas pancartas entre las que podía leerse 'Bienvenido mister Matas', y una caricatura de grandes dimensiones con la cara del ex jefe del Ejecutivo balear, y otra que hacía alusión a uno de los guardias de seguridad de los juzgados.

El ex presidente, ataviado con un traje de chaqueta y pantalón negros, ha llegado en un Toyota Yaris de color gris tras ser recogido por su abogado en la vivienda que posee en el casco antiguo de Palma, conocido como palacete, y cuya adquisición, rehabilitación y equipamiento se encuentra bajo investigación judicial dentro del caso Palma Arena, por el que está citado a declarar Matas así como su esposa, su cuñado y ex tesorero del PP Fernando Areal y el ex conseller del Govern y ex presidente del Consejo asesor de Endesa, Fernando Reus.

Fernando Areal ha comenzado su declaración en torno a las 9.10 horas tras haber accedido a los Juzgados por la puerta delantera, en contra de lo que estaba acordado para los cuatro encausados. El imputado aparece implicado en las investigaciones relacionadas con los servicios prestados por Nimbus al PP. Se intenta averiguar si varios organismos públicos del Ejecutivo autonómico adjudicaron sin concurso público diversos contratos a Nimbus, que organizó parte de la campaña electoral del PP de cara a las elecciones de ese año, y si esta empresa emitió facturas falsas con sobrecostes sin justificar, cobrando a cambio a 'precio coste' la organización de la campaña electoral del PP para los comicios autonómicos y municipales de 2007.

Areal habría sido la persona que presuntamente sufragó con dinero negro -unos 70.000 euros en tres pagos- parte de la campaña electoral, de acuerdo a las investigaciones y al testimonio arrojado por el director de la agencia, Miquel Romero. Respecto a este tema, el ex tesorero de la formación, que también será interrogado por este extremo, ya aseguró ante el juez que "ni un sólo euro" del sobrecoste que sufrió la construcción del velódromo palmesano "llegó al PP", y defendió que Matas desconocía que fuera Nimbus la empresa que asumió parte de la gestión de la campaña electoral.

El PP cruza los dedos ante la declaración de Matas en el juzgado