#TEMP
domingo. 26.06.2022

El PNV cambia la estabilidad en todo el Estado por el gobierno de Euskadi

Los nacionalistas se muestran dispuestos a facilitar la gobernabilidad de Zapatero en lo que queda de legislatura si los socialistas renuncian a la Lehendakaritza. PNV y PSE no alcanzan ningún acuerdo en la reunión celebrada hoy en Bilbao con Ibarretxe y a la que no ha acudido Patxi López.
> Órdago del PNV
> "No es un golpe institucional. Es un golpe ciudadano"
NUEVATRIBUNA.ES / I.G.C. - 05.03.2009

El Partido Nacionalista Vasco ha iniciado este jueves la ronda de contactos con las distintas fuerzas políticas para formar gobierno tras las elecciones del 1 de marzo.

Los primeros en ser recibidos en la sede central del PNV, en Bilbao, han sido los socialistas Jesús Eguiguren, presidente del PSE-EE; Rodolfo Ares, secretario de Organización; y los tres secretarios provinciales: José Antonio Pastor (Vizcaya), Txarli Prieto (Álava) e Iñaki Arriola (Guipúzcoa). Patxi López no acude a este encuentro, en el que sí estarán presentes Juan José Ibarretxe y el presidente del Euzkadi Buru Batzar, Iñigo Urkullu.

Tras las declaraciones de los últimos días, ambos partidos no han llegado a ningún acuerdo en un encuentro que ha durado 45 minutos. En rueda de prensa posterior, Urkullu ha explicado que ha ofrecido al PSE "un gran acuerdo que dé estabilidad institucional no sólo a Euskadi, sino que también tenga su correspondencia en la estabilidad de otras instituciones, incluso del Estado", en clara referencia a los apoyos en el Congreso de los Diputados.

Durante el encuentro, el PNV también ha propuesto al PSE iniciar un "proceso de negociación y diálogo" para llegar a un "gran acuerdo", pero, según Urkullu, la "preocupación" de los socialistas está "en la Lehendakaritza, y a partir de ahí ya se verá". El presidente del PNV ha señalado que los socialistas le han transmitido que "una vez que tengan el lehendakari, no tendrían problema en ofrecer esto mismo que está ofreciendo el PNV", lo que ha calificado de "ejercicio de cinismo político" y de "trampa política".

El PNV no está dispuesto a sacrificar a Ibarretxe ni renunciar a la lehendakaritza. Tampoco los socialistas ceden en este punto, López ha insistido desde el mismo domingo que intentará formar gobierno aunque sea en minoría, para lo que necesita los votos de al menos los 13 parlamentarios del PP. Mañana se sabrá si el PSE se queda con el escaño 25 por el voto emigrante. De ser así, ya no sería imprescindible el voto del único diputado con el que cuenta Unión, Progreso y Democracia (UPyD) la formación que lidera la ex socialista Rosa Díaz.

"Es evidente que con las posiciones que están manifestando en la prensa (el PNV) es muy difícil que sirva en algo o que avance en algo esta reunión. Yo dije que íbamos a acudir porque es lo que corresponde, pero que tampoco íbamos a renunciar por nuestra parte a hablar con el resto de partidos políticos para buscar esos apoyos si el PNV no los tiene", ha dicho López en una entrevista a la cadena Ser, donde también ha cerrado la puerta a un posible acuerdo con los peneuvistas.

El candidato socialista se estaba refiriendo a las declaraciones realizadas por Urkullu, que calificó de "golpe institucional" la intención del PSE de acceder a la lehendakaritza. Los nacionalistas defienden su derecho a gobernar al haber ganado las elecciones con 30 escaños de los 75 del Parlamento de Vitoria. La mayoría es de 38 escaños.

Respecto a un hipotético apoyo del PP, el líder de los socialistas vascos ha asegurado que esto no supondrá un “frentismo”, como denuncia el PNV. "El frentismo no lo hacen las siglas, lo hacen las políticas y las decisiones". No obstante, López reconoce que “habrá que utilizar toda la diplomacia para buscar acuerdos con todas las fuerzas".

El PSE ya ha cerrado reuniones con el resto de fuerzas políticas, excepto con el candidato del PP, Antonio Basagoiti, cuyo encuentro se celebrará la próxima semana.

El PNV cambia la estabilidad en todo el Estado por el gobierno de Euskadi
Comentarios