jueves. 20.06.2024
NUEVATRIBUNA.ES 24.02.2010

Nacho Uriarte ha sido imputado por conducir borracho en la calle Serrano de Madrid. El dirigente popular es presidente de Nuevas Generaciones del PP y diputado nacional (Rajoy le incluyó en la lista para las elecciones de 2008) además de vocal de la Comisión de Seguridad Vial del Congreso de los Diputados (lo que tiene su guasa), cargo, éste último, del que ha dimitido -como no podía ser de otra manera- después de que la policía le pillara totalmente ebrio (no se sabe muy bien qué es lo que celebraba) el viernes pasado cuando dió positivo en un control de alcoholemia tras encontrarse involucrado en un accidente.

La dirección del partido no ha tardado en reaccionar. Su dimisión ha sido fulminante. En una sonrojante nota remitida a los medios, Génova asegura que Uriarte “lamenta y reconoce los hechos acontecidos” y asegura que se trata de un “error humano” por lo que “asume su responsabilidad” pidiendo a la portavoz del Grupo Parlamentario del PP, Soraya Sáenz de Santamaría que le cese como vocal de dicha comisión.

Pero el “error” de Uriarte traerá cola. Niño mimado de Esteban González Pons, marianista y gallardonista hasta la médula, el líder de los cachorros del PP es enemigo acérrimo de Esperanza Aguirre. La presidenta del PP de Madrid ya intentó por todos los medios que no saliera elegido presidente de NNGG, puesto que ella quería destinar a uno de sus más fieles escuderos, Pablo Casado.

Quizá ahora los aguirristas lo tengan más fácil para quitársele de en medio. De hecho, algunos sectores de la organización juvenil llevan tiempo exigiendo a Uriarte que convoque un Congreso Nacional. ¿Querrán relevarle? Pues esta es la suya.

El líder de los 'cachorros' del PP imputado por conducir borracho