lunes. 27.05.2024
NUEVATRIBUNA.ES / ISABEL G.CABALLERO 06.05.2010

Comienza la cuenta atrás para las elecciones autonómicas en Madrid y los dos grandes partidos empiezan a barajar posibles candidatos. Mientras el PSOE mantiene la incógnita sobre quiénes serán sus cabezas de cartel a la presidencia y al ayuntamiento de la capital evidenciando la pugna entre la Ejecutiva federal y la regional capitaneada por Tomás Gómez, el PP se mantiene en un discreto silencio en torno a sus dos cabezas visibles Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz-Gallardón.

La estrategia seguida por los dos dirigentes madrileños del PP es mantener su mando en plaza y su disposición a ofrecerse como cabezas de lista. Así se han manifestado hasta ahora la presidenta regional y el alcalde de Madrid, dispuestos a repetir candidatura si así lo quiere su jefe de filas, Mariano Rajoy. Después de la pataleta protagonizada por Aguirre y Gallardón para engrosar las listas del PP nacional en las últimas generales, ambos parecen haber aprendido la lección y esperarán con calma la decisión que tome Génova.

Sin embargo, su futuro político empezará a esclarecerse en las autonómicas y municipales de 2011, un año antes de que se celebren elecciones legislativas. Y no parece que ninguno haya tirado la toalla en su empeño por conseguir un escaño en el Congreso de los Diputados. Para Aguirre, la principal dificultad reside en que un presidente autonómico no puede a su vez tener un acta de parlamentario en la Cámara baja, mientras que en el caso de Gallardón como alcalde, la ley sí lo permite. De ahí partió el encontronazo entre los dos cuando la ‘lideresa’ amenazó con dejar la presidencia si Rajoy llevaba en su lista de 2008 a Gallardón.

Pasada la tormenta, las quinielas se disparan. En el PP empiezan a correr rumores de todo tipo siendo quizá el qué más se está escuchando en los últimos meses la posibilidad de que Aguirre se vaya a la alcaldía de Madrid lo que posibilitaría además que fuera diputada en el parlamento nacional.

Fuentes consultadas por nuevatribuna.es avanzan como bastante probable que Aguirre sustituya a Gallardón en el Palacio de Cibeles y que éste sea –ahora sí- número dos de Rajoy en la lista de Madrid para las generales de 2012. De acertar en este pronóstico, la pregunta que asalta la mente de todos es quién sustituirá a la lideresa en la candidatura del PP a las autonómicas. Entre los nombres que se han barajado hasta el momento está el del vicepresidente regional Ignacio González pero cada vez cobra más fuerza otra de los escuderos más fieles de Aguirre: Juan José Güemes.

Las incógnitas sobre su inesperada dimisión como consejero de Sanidad el pasado mes de marzo siguen en el aire y las especulaciones han sido muchas y variadas. Que si se iba por desavenencias con la lideresa; que si la razón estaba en posibles vinculaciones con la Gürtel; que si su cuestionada gestión al frente de la sanidad madrileña le ha dejado tan tocado que era mejor quitárselo de en medio para no dañar más la imagen del Gobierno; o que su marcha se había debido al trasplante de hígado al que fue sometido su suegro Carlos Fabra en el Hospital 12 de Octubre, turbio asunto del que se ha informado en estas mismas páginas.

Como verán, hay para todos los gustos, tanto, que la última especulación de la que se habla en Génova 13 es su posible candidatura a la presidencia de la Comunidad de Madrid. A ello respondería, según las mismas fuentes, su precipitada retirada del primer plano político con el objetivo de ganar tiempo y limpiar su imagen bastante quemada. De ser cierto, con ello Aguirre mataría dos pájaros de un tiro y pasaría a controlar comunidad y ayuntamiento dado que Güemes sigue siendo –dicen sus más cercanos- una de las personas de la máxima confianza de la lideresa.

En contra están las versiones que argumentan que el ex consejero está acrecentando su presencia en la empresa privada. Primero como presidente del Centro Internacional de Gestión Emprendedora de IE Business School -cargo que anunció nada más conocerse su salida del Gobierno- y ahora como miembro del consejo de administración de Zinkia, compañía especializada en productos de entretenimiento y creadora de la serie 'Pocoyó'.

En fin, en política todo es posible y Güemes podría abandonar sus actuales tareas en la empresa privada si es llamado para liderar la candidatura a la presidencia de la Comunidad de Madrid.

Entre tanto, surgen otras incógnitas: ¿Qué será del vicealcalde Manuel Cobo? La respuesta parece clara: “Irá allí donde vaya Gallardón”, así que a lo mejor le espera otro escaño de ‘premio’ por los exabruptos dirigidos a la lideresa en la batalla de poder librada en Caja Madrid. ¿Y Ana Botella? La vicealcaldesa seguirá posiblemente en el ayuntamiento, escalando puestos y haciendo ‘rodaje’ para, quién sabe, ser ella misma alcaldesa de Madrid algún día de estos.

El futuro de Aguirre, Gallardón y Güemes