sábado. 18.05.2024
I.G.C. | NUEVATRIBUNA.ES � 11.02.2009

José Antonio Labordeta volvió a deleitar a su público con ese humor campechano que le caracteriza. El ex diputado de la Chunta Aragonesista estuvo ayer en Madrid para presentar su libro ‘Memorias de un beduino en el Congreso de los Diputados’, en un acto, celebrado en el Círculo de Bellas, y presentado por su amiga y periodista Pepa Bueno, que contó además con la presencia de la ministra de Defensa, Carme Chacón.

El libro relata las vivencias de Labordeta, en los ocho años que estuvo como diputado (2000-2008), desde la óptica de un beduino, el personaje que crea y con el que se desdobla el protagonista. Más que unas memorias, el libro recuerda a “un cuaderno de viajes”, resaltó Chacón, quien calificó al cariñosamente apodado como abuelo, de hombre “amable”, “respetuoso”, “parlamentario culto”, “íntegro”, y en definitiva, “buena gente”.

En la presentación del libro, que terminó con muchas personas esperando a que Labordeta les estampara una dedicatoria en su ejemplar, salieron a relucir anécdotas graciosas contadas por el protagonista, aún a costa de saber que no era políticamente correcto hacerlas públicas.

Así, y con la sonrisa cómplice de la ministra, relató cuando José Bono �entonces ministro de Defensa- le pidió que, en calidad de diputado, le acompañara a uno de los viajes relámpago (de 48 horas) que realizaba periódicamente a Afganistán, invitación que declinó Labordeta, quien recomendó al ministro que fuera con la diputada Uxue Barkos. No, no, una mujer no, dice que le contestó Bono� Y poco después, Zapatero nombraba a Chacón como la primera mujer al frente de Defensa.

También salió a relucir el exabrupto que soltó un día Labordeta desde la tribuna del Congreso. “¡A la mierda, joder!”, gritó a modo de reproche a la bancada popular, entonces en el Gobierno. Corría la segunda legislatura de José María Aznar con mayoría absoluta, años de plomo para las minorías parlamentarias que tuvieron oportunidad de hermanarse mucho con los diputados socialistas.

Amigos como el republicano Joan Tardá, el senador del PNV, Iñaki Anasagasti, el Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, la vicepresidenta del Congreso, Teresa Cunillera, la actriz Pilar Bardem y el actor Jordi Dauder, Premio Goya a la mejor interpretación masculina de reparto por su interpretación en la goyarizada ‘Camino’, fueron algunas de las personas que quisieron acercarse para saludar a Labordeta, en una de sus fugaces visitas que hace a la villa y corte, antes de regresar a su Zaragoza querida, una ciudad �dice con cariño y sorna- “mucho más civilizada que está”.

El ‘beduino’ Labordeta presenta sus memorias de diputado del Congreso