sábado 28/11/20
"INSUFICIENTE, INSOSTENIBLE, INEFICAZ"

Duras críticas de las organizaciones ecologistas a la reforma eléctrica

Las organizaciones ecologistas ha criticado la reforma eléctrica, aprobada este viernes por el Consejo de Ministros al considera que "va en contra del interés general" y porque será ineficaz para conseguir un sistema eléctrico beneficioso en el futuro, además de por favorecer a las grandes empresas eléctricas.

Así, Ecologistas en Acción considera que el nuevo sistema eléctrico debería estar basado en el ahorro, la eficiencia, la soberanía energética y las energías renovables. En este sentido, reclama una "necesaria" y profunda reforma del sector eléctrico y energético distinta a la aprobada por el Gobierno que, en su opinión "no es más que un parche para un problema que no se solucionará sino otro tipo de enfoque".

Además, critica que la reforma actual no afronta los grandes problemas del mercado eléctrico, como la "enorme" dependencia del exterior; la "incoherencia que supone el déficit de tarifa junto a beneficios similares o superiores de las grandes eléctricas"; la falta de incorporación de todos los costes asociados a las diferentes tecnologías; o la progresiva implantación de generación distribuida y autoconsumo, junto con la deseable futura implantación de microrredes inteligentes.

Por ello, denuncian que esta reforma atiende "únicamente a parámetros económicos cortoplacistas" pero que, aún así, la factura seguirá creciendo y añade que no dice nada de los costes de generación eléctrica. A su juicio, mientras las grandes empresas de generación de electricidad no disminuyan sus beneficios hasta límites razonables, los consumidores seguirán pagando "precios abusivos" destinados a engordar dichos beneficios.

Para Ecologistas, la reforma debería incrementar la autosuficiencia energética, que contribuiría a rebajar la factura de 40.000 millones de euros anuales de importación de combustibles; implantar políticas de ahorro y reducción de consumo y de fomento de las energías renovables; establecer un plan urgente de cierre de las centrales nucleares y de las térmicas de carbón.

Por su parte, Greenpeace critica la subida del 3,2 por ciento en el recibo de la luz porque es una "huida hacia adelante" del Gobierno realiza una huida hacia adelante al no corregir los fallos estructurales del sector ni el control olopólico de las eléctricas sobre el precio de la energía en el mercado de producción, ni soluciona el problema de los costes externos (sociales y ambientales) de cada fuente de energía utilizada.

No abandona las energías sucias

A su juicio, el Ejecutivo tampoco ha querido afrontar el abandono de todas las energías sucias y su sustitución por energías renovables y la eliminación de todas las subvenciones (directas e indirectas) a los combustibles fósiles y a la energía nuclear, al tiempo que carga contra las energías renovables y "solo beneficia a las grandes empresas eléctricas".

La organización ecologista considera que la normativa carece de visión estratégica de futuro y aleja a España de los objetivos europeos de lucha contra el cambio climático, energías renovables y eficiencia energética, ya que por ejemplo, mantiene la moratoria a las energías limpias. Por ello, acusa al Gobierno de utilizar el déficit de tarifa como "simple excusa" para justificar nuevos recortes retroactivos a las energías renovables

Para la responsable de la campaña de Energía y Cambio Climático de Greenpeace, Julio Barea, "esta reforma parece salida de los despachos de Iberdrola" mientras la ciudadanía "ha sido ignorada bajo la inaceptable falta de transparencia que ha tenido la elaboración de esta reforma".

Por este motivo, Greenpeace propone una planificación energética de largo plazo que marque la senda para avanzar "lo más rápidamente posible hacia un sistema energético inteligente, eficiente y 100% renovable".

Mientras, Amigos de la Tierra ha lamentado que la reforma no ahonde un cambio de modelo energético y ha anunciado que seguirá trabajando para conseguir poner la energía en las manos de la ciudadanía con campañas de educación e incidencia política para demostrar que un cambio de modelo energético es posible.

A este respecto, el portavoz de la ONG, Héctor de Prado, ha manifestado que la reforma está "mal planteada" y no progresa hacia un modelo energético dirigido hacia el basado en el "interés ambiental y el interés general", sino que demuestra que el Ejecutivo está junto a sus "interlocutores favoritos" como la Asociación Española de la Industria Eléctrica (UNESA) y lamenta que "ni siquiera se haya hecho una pequeña mención a la tan esperada medida".

Duras críticas de las organizaciones ecologistas a la reforma eléctrica
Comentarios