lunes. 24.06.2024
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 16.3.2010

El vicepresidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Fernando de Rosa, ha remitido un escrito a la Comisión Permanente de este órgano en el que anuncia que se aparta del procedimiento que se sigue por la posible suspensión cautelar del juez de la Audiencia Nacioanl Baltasar Garzón, tras ser admitidas contra él tres causas criminales en el Tribunal Supremo. En su escrito, justifica su decisión "con el fin de preservar la independencia del órgano de gobierno de los jueces" y "pese a no existir ninguna razón de peso" que impida su participación en este asunto.

Garzón había recusado a tres vocales del CGPJ, De Rosa, Margarita Robles y Gemma Gallego, por "enemistad manifiesta". De los tres, sólo Gallego se ha negado a apartarse de las deliberaciones.

La iniciativa de Garzón fue respondida por los abogados que se querellaron contra el juez de la Audiencia Nacional por los que cobros que supuestamente recibió de la Universidad de Nueva York, Antonio Panea y José Luis Mazón, solicitando la abstención de otros tres vocales a los que consideran proclives a la causa del magistrado. Concretamente, alegan que José Manuel Gómez Benítez, Pío Aguirre y Miguel Carmona mantienen una "amistad estrecha" con Garzón. La Comisión Permanente del Consejo ha rechazado apartarlespor considerar que los abogados Panea y Mazón son "personas ajenas" que no pueden tenerse como parte en la tramitación de este expediente administrativo. Según los querellantes, tanto Gómez Benítez y Carmona, que fueron elegidos a propuesta del PSOE, como Aguirre, que fue nombrado por iniciativa del PP, mantienen una relación de amistad con el juez que les impiden participar en las decisiones que tendrá que adoptar el Consejo sobre el futuro del titular del Juzgado Central de Instrucción número 5.

La Comisión Disciplinaria ha rechazado también que se reabran las diligencias disciplinarias contra Garzón por los cobros de Nueva York. El asunto de los cursos patrocinados por el Banco Santander es objeto de una de las querellas contra el juez que están admitidas a trámite en el Tribunal Supremo.

El presidente de la Audiencia Nacional, Ángel Juanes, por su parte, ha considerado este martes que no existe ninguna conspiración de magistrados en el Tribunal Supremo, hacia el que ha dicho tener "el máximo respeto" al igual que a la figura de Garzón, a quién ha manifestado además su "afecto personal". "Creo el Derecho y en el ordenamiento jurídico, y creo que las respuestas jurídicas que se den al caso serán eso, respuestas jurídicas, dentro del derecho a la presunción de inocencia que tiene cualquier persona", ha añadido.

Juanes ha eludido pronunciarse sobre si la eventual suspensión cautelar de Garzón constituiría un ataque a la independencia de los jueces, tal y como alega este magistrado: "No se puede hablar de hipótesis, cuando eso ocurra será el momento de hablarlo, y aún no ha ocurrido". Tampoco le extraña que Francisco Correa pueda personarse en la causa abierta contra Garzón por las escuchas porque "desde el punto de vista jurídico" cualquier persona supuestamente ofendida por el delito tiene derecho a personarse y "tenemos que actuar con arreglo a la legalidad aunque en ocasiones no nos guste".

Sobre las quejas por desigualdad de trato manifestadas por el juez de Murcia Fernando Ferrín Calamita, que fue suspendido con tan sólo la admisión a trámite contra él de una querella en el Supremo, Juanes ha opinado que "cada uno ve las cosas desde su perspectiva", pero "no hay un caso igual a otro, y no se pueden establecer esos parangones de una forma tan general". "Sus razones tendrá, es una estimación suya que yo no comparto", ha concluido.

Dos de los tres vocales recusados por Garzón se apartan del debate sobre su...